Anuncio
Share
EEUU

Dicen haber sido engañadas las familias que pagaron grandes sumas en el escándalo de las universidades

escandalo

William “Rick” Singer abandona el tribunal federal de Boston luego de ser acusado de conspiración para extorsionar, conspiración de lavado de dinero, conspiración para estafar a Estados Unidos y obstrucción de la justicia el 12 de marzo de 2019. (Scott Eisen / Getty Images)

(Getty Images)

La madre de Yusi Zhao dice que creía que estaba ayudando a estudiantes necesitados en Stanford -no comprando la admisión de su hija- cuando pagó $6.5 millones a una fundación controlada por William “Rick” Singer, el consultor de admisiones universitarias.

Un día después de que el Times identificó a los Zhao’s, originarios de Beijing, como la fuente del enorme pago que empequeñeció la cantidad que Singer generalmente cobraba a los padres por su esquema de admisiones, la madre de Zhao publicó una declaración a través de un abogado en el que afirma que la familia era víctima del engaño de un estafador que los convenció de que estaban haciendo una donación generosa a través de una organización benéfica legítima.

“La señora Zhao se ha dado cuenta de que ha sido engañada, que se han aprovechado de su generosidad y de que su hija ha sido víctima de la estafa”, se lee en un comunicado emitido el pasado jueves por Vincent W. C. Law, un abogado de Hong Kong quien dijo ser el representante de la madre.

La ley identificó a la madre sólo como “Sra. Zhao”. Se negó a dar su nombre de pila o el nombre del padre de Yusi Zhao.

Anuncio

El retrato de Singer como un estafador sin escrúpulos que explotó a familias que no están familiarizadas con el sistema universitario de Estados Unidos se ha convertido en un tema común entre algunos de sus antiguos clientes.

La declaración de Zhao’s se hizo eco de otra que se había publicado a principios de la semana pasada sobre otra familia de China que le pagó a Singer $1.2 millones después de que su hija, Sherry Guo, fuera admitida en Yale con la ayuda de Singer. El abogado de Guo, James Spertus, dijo que Singer “se aprovechó" de las familias extranjeras.

El abogado de Singer declinó hacer comentarios.

Ni los Guo’s, ni los Zhao’s, han sido acusados ​​en la extensa investigación que se hizo pública en marzo pasado. Los fiscales federales en Massachusetts han acusado a 50 personas hasta el momento, incluidos 33 padres que supuestamente pagaron sumas de $15.000 a $75.000 por adolescente para exámenes de ingreso a la universidad amañados y de $100.000 a $ 400.000 por lo que Singer llamó su “puerta lateral”.

Anuncio

La puerta lateral, explicó Singer a los padres en las llamadas registradas por el FBI, fue su plan para sobornar a los entrenadores y que les otorgaran los lugares reservados para atletas reclutados.

La familia Guo no sabía que Singer usó la estafa de reclutamiento atlético en nombre de su hija, dijo Spertus. Personas familiarizadas con el tema dicen que Singer fabricó un perfil atlético para Zhao donde la presentó como una navegante de vela competitiva.

Singer, quien se declaró culpable de cuatro delitos graves y está a la espera de una sentencia, admitió ante el tribunal que utilizó a su organización benéfica, Key Worldwide Foundation, para cobrar los pagos de los padres y otorgar sobornos a los entrenadores y otras personas presuntamente involucradas en su operación.

Spertus dijo que “a causa de los problemas culturales no se provocó ninguna señal de alerta” cuando Singer negoció el pago de $1.2 millones con la familia de Guo. Sus padres no hablan inglés y “creían al 100 por ciento que el pago era una donación caritativa”, dijo el abogado.

En los documentos de la corte se hace referencia a Guo, pero no se nombra como una estudiante cuya familia le pagó a Singer $1.2 millones después de que fue admitida en Yale a fines de 2017.

Los fiscales no han dicho por qué las familias Guo y Zhao no han sido acusadas junto con otros padres que supuestamente formaron parte del plan de Singer.

Para acusar a alguien de fraude, los fiscales deben creer que pueden probar una intención específica de defraudar a otra persona, en este caso, a Yale y Stanford, o a los estudiantes que se presentaron a las escuelas por sus propios méritos, dijo Michael Magner, ex fiscal federal de Nueva Orleans

Si los fiscales no tienen pruebas de que las familias Guo o Zhao intentaron defraudar a las escuelas u otros solicitantes cuando le pagaron a Singer, el argumento de que fueron arrastrados al plan sin saberlo “podría muy bien ser una defensa válida”, dijo Magner, un abogado defensor para el bufete de abogados Jones Walker en Nueva Orleans.

Anuncio

La madre de Yusi Zhao estaba “sorprendida y profundamente perturbada” al conocer la verdadera naturaleza de la fundación de Singer y que el dinero no se destinaba a becas y programas para estudiantes de bajos ingresos, como había creído, dijo Law, su abogado.

Singer solicitó el pago de $6.5 millones a la madre de Zhao luego de que su hija fuera admitida en Stanford en marzo de 2017, dijo Law. Se le dijo a la madre que el dinero se destinaría a becas, equipos deportivos, salarios del personal y programas que ayuden a los estudiantes que de otra manera no podrían asistir a Stanford. Ella pagó a la fundación de Singer en abril de 2017, dijo Law.

“Este acto generoso no sólo se hizo por el bien de la escuela y sus estudiantes, sino que también se hizo por amor y apoyo para Yusi por parte de una madre cariñosa”, dijo Law. El pago se realizó “en la misma forma” que las donaciones que otras familias ricas hacen habitualmente a las universidades, agregó.

E.J. Miranda, portavoz de Stanford, dijo que la universidad nunca recibió $6.5 millones. Singer trasladó $770.000 de su fundación a una cuenta para el programa de vela de Stanford controlado por su ex entrenador, John Vandemoer, según Miranda y los fiscales federales. El dinero llegó en tres pagos, agregó Miranda: dos asociados con estudiantes que no fueron admitidos en Stanford y un regalo de $500.000 vinculado a un estudiante que fue expulsado el mes pasado. Vandemoer se declaró culpable en marzo pasado de un cargo de conspiración por extorsión que surgió de los pagos.

Stanford dijo que expulsó a un estudiante que había presentado una solicitud falsificada, pero Miranda no identificó al estudiante, citando las leyes federales de privacidad.

Una dirección de Beijing vinculada a Zhao es un complejo privado en el frondoso barrio de Shunyi que alberga a muchos chinos ricos, celebridades y extranjeros. Un Bentley, un Tesla y un Ferrari rojo estaban estacionados en el recinto. Un miembro del personal de la casa le dijo a un reportero del Times que no había nadie de la familia y se negó a decir cuándo regresarían.

Guo se mudó de China a California hace cinco años para asistir a la escuela preparatoria católica JSerra en San Juan Capistrano, donde obtuvo altas calificaciones y fue una artista consumada, dijo Spertus, su abogado. Sus altas calificaciones y sus calificaciones en los exámenes fueron especialmente impresionantes, dado que aprendió inglés por ella misma, agregó.

Spertus dijo que Guo podría haber ido a una universidad de primer nivel por sus propios méritos, y que ella había querido asistir a la Universidad de Columbia o la Universidad de Oxford.

Anuncio

“Rick le dijo: ‘No, vas a ir a Yale’”, dijo Spertus. “Y ahora el mundo sabe por qué, tenía conexiones allí que eran ilegales”.

Singer le pagó a una entrenadora de fútbol femenino de Yale $400.000 para hacer pasar a Guo como futbolista reclutada a fines de 2017, a pesar de que Guo nunca había jugado el deporte de manera competitiva, dijeron los fiscales en un expediente judicial. Su condición de atleta reclutada “mejoró significativamente” sus posibilidades de ser aceptada, dijeron.

El entrenador de fútbol, ​​Rudy Meredith, se declaró culpable de fraude y conspiración para cometer fraude.

Spertus dijo que Guo no fue incluida en los correos electrónicos que Singer envió a Meredith en el que le dijo al entrenador que “revisaría” la solicitud de Guo para decir falsamente que jugó para el equipo de fútbol nacional juvenil de China y que fue una de las capitanas del mejor equipo del club del sur de California.

Spertus dijo que las distinciones que establece entre el caso de Guo y los casos que ahora se resuelven en un tribunal federal están subrayadas por el hecho de que su cliente no ha sido acusada.

“Somos muy respetuosos con los fiscales asignados a este caso”, dijo. “Han sido muy cuidadosos y esa minuciosidad distingue el caso de la Sra. Guo de los demás”.

Se negó a decir si Guo había sido entrevistada por los fiscales. La investigación del gobierno está en curso y los fiscales han indicado en documentos judiciales y entrevistas con testigos potenciales en Los Ángeles que esperan culpar a más personas.

El hecho de que el gobierno se haya referido a Guo pero no se haya nombrado en los documentos presentados ante el tribunal sugiere que probablemente no será acusada, dijo Magner, el ex fiscal.

Yale, sin embargo, ha revocado la admisión de Guo, dijo Spertus.

Guo creía que Singer la estaba ayudando a inscribirse en la universidad, pero en realidad, Spertus dijo: “se aprovechó de ella”, de su familia y cobrando una suma muy superior a la que recibió de sus clientes estadounidenses.

“Habría tenido una experiencia universitaria increíble por delante, pero por su deferencia con un consejero de la universidad que le dijeron que la ayudaría”, dijo Spertus.

“Puedes imaginar la tremenda angustia que sentirá por el resto de su vida”.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio