Advertisement

Las muertes en Yosemite resaltan el peligro que esconden esas gloriosas publicaciones en Instagram

Las muertes en Yosemite resaltan el peligro que esconden esas gloriosas publicaciones en Instagram
Una pareja el día de su boda, fotografiada en Taft Point, en el Parque Nacional Yosemite de California, en septiembre pasado. Un funcionario del parque afirmó días atrás que dos visitantes murieron por una caída desde el popular mirador. (Amanda Lee Myers)

Era una foto dramática que rápidamente se volvió viral.

Con la puesta de sol sobre el Parque Nacional de Yosemite, un hombre se arrodilló y le propuso matrimonio a su novia en Taft Point, una saliente rocosa alzada precariamente sobre el valle.

Advertisement

Pero solo días después de que la imagen se abriera paso en las redes sociales, Taft Point fue el foco de otro tipo de notoriedad.

Otro hombre y otra mujer subieron a la cima, pero de alguna manera cayeron y encontraron la muerte. Sus cuerpos fueron descubiertos el pasado 25 de octubre, a unos 800 pies por debajo del popular destino de senderismo.

Advertisement

El Servicio de Parques Nacionales actualmente investiga cómo cayó la pareja, pero el incidente reavivó la preocupación por el riesgo que corren las personas en parques como Yosemite, donde las vistas pintorescas son perfectas para subir imágenes a Instagram o Facebook, pero pueden ocultar serios peligros.

En Instagram, las publicaciones de visitantes que escalan a la cima de Taft Point muestran a los excursionistas saltando en el aire, o sentados con las piernas colgando hacia el acantilado. Hay parejas que se abrazan con un atardecer como un telón de fondo, e incluso intercambian votos en trajes y vestidos blancos.

A principios de 2018, un adolescente que visitaba Yosemite desde Jerusalén perdió el equilibrio, cayó y murió mientras intentaba tomarse una selfie en Nevada Fall, una cascada de casi 600 pies de altura, en el río Merced.

La falta de atención y la escasa familiaridad con la topografía han jugado un papel importante en las caídas fatales en Yosemite y otros parques naturales. Pero los expertos afirman que las redes sociales agregaron otro elemento a la mezcla, cuando el abrumador deseo de obtener una crónica de la belleza del medio ambiente vuelve a veces más descuidados a los visitantes.

Advertisement

"Ganar el premio a veces es psicológicamente más importante que el peligro de ese premio", consideró Michael Ghiglieri, coautor de "Off the Wall: Death in Yosemite", un libro de 2007 que narra las desventuras fatales en el parque.

Yosemite es uno de los lugares más fotografiados del mundo, y la familiaridad de esas imágenes puede llevar a los turistas a una falsa sensación de seguridad.

"Mucha gente cuando está en un lugar como Yosemite, donde hay un enorme peligro, no puede simplemente estar allí, tiene que jactarse de ello", expuso Ghiglieri. "Esta idea es similar a la Parca con una cámara", dijo.

Para Ghiglieri y otros, el peligro acecha en Taft Point y otras áreas del parque nacional donde la gente puede caminar hasta el borde de acantilados y cascadas sin rejas para capturar la foto perfecta y envidiable.

Un sitio web produjo consejos de seguridad para tomar selfies en Yosemite. Advierte contra posar para fotos en afloramientos de roca, diciendo que "solo se necesitaría una piedra suelta o una base en mal estado para caer en picada".

La lista de "autofotos negativas" de MyYosemitePark.com también desaconseja posar cerca de cascadas, vida silvestre y ríos. También recuerda a los visitantes que siempre sostengan los cables mientras suben el Half Dome. "Nunca intente hacer una selfie con ellos ni subir los cables si está lloviendo, nevando, granizando o si parece que puede haber tormenta. Tanto los cables como la roca se vuelven muy resbaladizos y traicioneros", explica el sitio web.

Los funcionarios de parques tienen límites en cuanto a lo que pueden hacer para reforzar la seguridad de estos majestuosos espacios al aire libre.

La vocera del Parque Nacional del Gran Cañón, Kari Cobb, afirmó que el parque no instalará una estructura permanente, como una barandilla, después de la muerte o caída de un visitante, ya que ello comprometería la integridad natural del paisaje.

Advertisement

En cambio, los funcionarios envían más guardabosques a los sitios donde los accidentes son más comunes y publican mensajes y advertencias de seguridad en los mapas y en los cabezales de los senderos, detalló. "En última instancia, los visitantes aceptan un riesgo inherente cuando vienen y caminan aquí", consideró.

En el Gran Cañón se registran dos o tres muertes en promedio cada año. Alrededor de 6.3 millones de personas visitaron su vasta extensión en 2017.

Al menos 10 turistas han muerto en Yosemite este 2018, seis de ellos por caídas y otras por razones, como afecciones médicas subyacentes a la falta de agua. Ese número parece tener una tendencia acorde con los años recientes, en los que el parque registró de 13 a 20 decesos anuales. Yosemite recibió a unos 4.3 millones de visitantes en 2017.

Según el recuento de Ghiglieri, hubo 1,002 muertes traumáticas —con más de 300 atribuidas a caídas— en Yosemite desde el siglo XIX.

En mayo, un hombre falleció en Half Dome después de resbalar y caer durante una tormenta en los últimos 400 pies de la subida, donde los excursionistas toman los cables para escalar la cima.

El mes siguiente, dos veteranos escaladores perecieron al caer de la cara de granito de El Capitán, que se eleva 3,000 pies y es un desafío favorito para los escaladores.

En agosto, dos cuerpos, uno de un excursionista y otro de un empleado desaparecido del Servicio de Parques Nacionales, fueron descubiertos en el parque. No está claro cómo perecieron.

Esta experiencia no es exclusiva de los visitantes del parque nacional. El anhelo entre los excursionistas locales para acumular "me gusta" y compartir en Instagram y otras redes sociales generó un aumento significativo en las misiones de rescate de los servicios de emergencia en el Angeles National Forest. Los equipos de búsqueda y rescate del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles realizaron 681 misiones en 2017, el mayor número en cinco años.

Según Ghiglieri, lugares como Yosemite siempre han representado un peligro para los humanos. Pero la cámara del teléfono inteligente agrega un componente extra. "La gran recompensa [de la fotografía] está en conflicto con el nivel normal de precaución con el que nacemos", reflexionó.

Si quiere leer esta historia en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement