Advertisement

Los partidarios de Trump deberían dejar de decir tonterías sobre el asalto sexual y escuchar a quienes conocen del tema

Los partidarios de Trump deberían dejar de decir tonterías sobre el asalto sexual y escuchar a quienes conocen del tema
Karen Pomer, una activista política local de 63 años, se encuentra al otro lado de la calle de una casa en Santa Mónica donde buscó ayuda hace 23 años después de ser secuestrada y violada a punta de pistola. (Genaro Molina / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

El jueves por la mañana, Karen Pomer y yo regresamos a Virginia Avenue en Santa Mónica, un lugar que tenía muchos recuerdos traumáticos para ella.

Fue en esta cuadra cuando Karen fue violada en su automóvil por un hombre que la secuestró a punta de pistola cuando llegó a su casa una tarde después de un mitin contra la violencia doméstica en octubre de 1995.

Advertisement

Esto fue poco después del juicio por asesinato de O.J. Simpson, quien había abusado de su ex esposa, Nicole Brown Simpson, durante su matrimonio. La violencia conyugal estaba en la mente de todos.

Cuando su violador la apartó, Karen escapó y corrió gritando a la primera casa a la que pudo llegar. Golpeó la puerta pero nadie respondió.

Advertisement

El criminal la recapturó, la llevó de regreso a su automóvil, condujo hasta un callejón al sur de Pico Boulevard y continuó agrediéndola hasta el amanecer.

En febrero de 1996, Karen y yo volvimos a Virginia Avenue.

Ella fue una de las primeras víctimas de violación sobre la que escribí que no solo estaba dispuesta a ser nombrada sino que deseaba ser nombrada. Juntas, decidimos intentar obtener algunas respuestas. ¿Por qué los vecinos no le abrieron la puerta a una mujer que estaba gritando y pidiendo ayuda?

Resultó que estaban demasiado asustados. Los vecinos nos dijeron que llamaron al 911 y pensaron que la policía se haría cargo de las cosas. Pero los oficiales que llegaron al lugar nunca encontraron a Karen. No buscaron en una franja suficientemente amplia de la ciudad; nunca fueron al sur de Pico.

Advertisement

Karen informó de su asalto de inmediato. Ella identificó correctamente a su presunto violador por las fotos de la policía, pero los detectives nunca intentaron capturarlo.

La detective de la policía de Santa Mónica asignada a su caso no solo fue desdeñosa, sino que terminó en la cárcel por dispararle a su novio que estaba casado. Un fiscal le dijo a Karen que no podría ser una víctima porque practica karate.

La forma en que se manejó el caso de Karen fue una mancha en la reputación del Departamento de Policía de Santa Mónica.

Pasarían más de cinco años antes de que el violador, que había estado dentro y fuera de la cárcel por otros delitos, fuera capturado. Ahora está en prisión de por vida por una larga lista de otros delitos graves.

El sistema judicial le falló a Karen. Pero también, realmente, le falló a nuestra sociedad.

Una de las vecinas que nos abrió la puerta en 1996 fue educada pero devastadora con su testimonio.

Ella nos dijo que había leído en las noticias que los gritos provenían de una joven que estaba siendo violada.

"Nos preguntábamos", le dijo a Karen, "¿qué estabas haciendo tan tarde?"

Advertisement

Si no ha experimentado el ardor de culpar a una víctima, es difícil entender cuánto le duele.

Nunca olvidaré la expresión de Karen cuando sus ojos se llenaron de lágrimas.

::

Para aquellos de nosotros que hemos visto lo que parecía una revolución positiva en la forma en que pensamos y hablamos sobre la agresión sexual, las últimas semanas hemos sentido que el tiempo ha retrocedido.

Después de dar fe de la credibilidad de Christine Blasey Ford, quien acusó a Brett Kavanaugh de agredirla sexualmente cuando tenía 15 años y él 17 años, el presidente Trump atacó brutalmente a Ford en uno de sus mítines.

Se burló de su incapacidad para recordar todos los detalles de la noche en que ella dijo que fue atacada por Kavanaugh, quien ahora se encuentra en la Corte Suprema de los Estados Unidos.

"¿Cómo llegaste a casa?", dijo Trump, su voz goteaba sarcasmo. "No me acuerdo. ¿Cómo llegaste allí? No me acuerdo ¿Dónde está el lugar? No me acuerdo ¿Cuántos años atrás fue? No lo sé. No lo sé. No lo sé".

No hay nada inusual en eso. "Es muy extraño tratar de recordar todo esto", me dijo Karen el jueves mientras intentábamos averiguar qué puerta había golpeado la noche de su violación. "Te olvidas de las cosas".

En otro golpe a las víctimas que dan un paso adelante, la primera dama, Melania Trump, le dijo a ABC News durante un viaje a África que las mujeres merecen ser escuchadas, pero solo bajo ciertas condiciones.

"Necesitamos tener pruebas realmente firmes, si acusas de algo. Muestra la evidencia", dijo la primera dama. "Estoy a favor de las mujeres, pero necesitamos mostrar la evidencia. No puedes simplemente decirle a alguien 'fui agredida sexualmente' o 'Tú me hiciste eso'".

Esto no beneficia a las mujeres; esto está del lado de los perpetradores.

Llamé a Gail Abarbanel, quien fundó el Centro de Tratamiento de Violaciones de Santa Mónica hace 40 años. Abarbanel es una defensora de las personas que han sufrido agresiones sexuales y habla con voz suave, y ha sido pionera en la forma en que se trata a los adultos y las víctimas infantiles.

"No sé qué es 'evidencia sólida'", dijo Abarbanel. "La violación es un delito violento, pero la mayoría de las víctimas no tienen lesiones visibles graves. Las lesiones son invisibles, en su mayor parte. Y casi nunca tienen testigos. Casi nunca".


::

Durante las últimas cuatro décadas, Abarbanel ha sido testigo y ha impulsado muchas mejoras en la forma en que los sistemas médico y de justicia tratan el asalto sexual.

"Solía haber tantas prácticas discriminatorias", dijo. "La violación fue un estigma tan grande. Usted era un bien dañado. Los hospitales te categorizaban como de baja prioridad: las enfermeras acudían a la sala de espera y decían "¿Dónde está la víctima de violación?"

"Si denunciaba su violación a la policía, se convertía en sospechosa y podría verse obligada a someterse a una prueba de detección de mentiras o someterse a un examen de violación. Las víctimas serían puestas a prueba, la atención se centraría en su carácter y comportamiento y en su historial sexual. Tenías que demostrar que resististe a tu atacante porque teníamos requisitos de resistencia en nuestras leyes de violación".

Y luego, "una de las cosas más discriminatorias que tuvimos", dijo Abarbanel, "fueron las instrucciones que el juez tenía que dar al jurado: 'La violación es un cargo fácil de hacerlo y difícil de defender, así que examine el testimonio de este testigo con cautela".

"Hemos cambiado mucho", explicó Abarbanel. "Pero es muy difícil cambiar las actitudes privadas y todos estos conceptos erróneos".
¿Qué estaba haciendo tan tarde? ¿Por qué esperó tanto tiempo para reportar esto? ¿Por qué no puede ella recordar cada detalle? ¿Por qué estaba usando eso? ¿Dónde está la 'evidencia dura'?"

Karen Pomer, de 63 años, activista por la justicia social desde hace mucho tiempo, ha seguido luchando por los derechos de las víctimas.

Ella está en el comité organizador para la segunda Marcha #MeToo Survivors, que está programada para el 10 de noviembre en Hollywood. "Por favor, no olvides mencionar eso", dijo.

¿Cómo podría? Tenemos un presidente que se jacta de agredir a mujeres, una primera dama que no tiene una pista sobre lo que es un asalto sexual y un senado que acaba confirmar a un hombre acusado de asalto sexual para que forme parte de la Corte Suprema.

Advertisement

La labor está muy lejos de terminar.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement