Advertisement

Más hondureños se preparan para regresar a casa: La caravana ha terminado. ‘Ahora todos están solos’

Más hondureños se preparan para regresar a casa: La caravana ha terminado. ‘Ahora todos están solos’
A las afueras del nuevo refugio de El Barretal en el este de Tijuana, familiares y amigos se despiden de aquellos que han decidido repatriarse voluntariamente a su país de origen. (Nelvin C. Cepeda / San Diego Union-Tribune) (San Diego Union Tribune)

Después de salir de sus hogares en Honduras hace ocho semanas y llegar a Tijuana a mediados de noviembre con el sueño de solicitar asilo en Estados Unidos, cinco miembros de la caravana de migrantes centroamericanos decidieron regresar a casa el 6 de diciembre.

En los últimos días, camionetas del Instituto Nacional de Migración de México han estado llevando a los migrantes desde el refugio de El Barretal a las oficinas de inmigración, donde pueden iniciar el proceso de repatriación voluntaria. A principios de diciembre, un grupo de migrantes se despidió de sus compatriotas hondureños con abrazos y canciones populares. Un alto funcionario mexicano le dijo a una organización de noticias que cerca de 1,000 miembros de la caravana ya se han regresado a Honduras.

Advertisement

El sueño de la caravana era moverse en grandes grupos a través de áreas peligrosas para protegerse mutuamente de los criminales y contrabandistas, y eventualmente llegar a la frontera México-Estados Unidos donde podrían buscar asilo y obtener un empleo estable.

Muchos viajaron 2,800 millas, en su mayoría a pie, a través de condiciones brutales y tenían la impresión de que sería sólo cuestión de días antes de que pudieran cruzar la frontera hacia Estados Unidos, como al cruzar a Guatemala y México.

Advertisement

"No hay futuro en México", dijo David Lemus, de 17 años, de Honduras, al abordar una camioneta que lo llevaría a las oficinas de inmigración mexicanas.

La salida del jueves 6 de diciembre tuvo un tono más reflexivo ya que los que se quedaron en Tijuana debatieron qué hacer a continuación. Nery y Dania Melgar, hermanos que se hicieron muy amigos de Lemus durante su viaje a la frontera, fueron más directos en su evaluación de la situación.

"La caravana se acabó", dijo Nery Melgar, de 22 años. "Ahora todos estamos solos".

Dania Melgar, de 26 años, podría unirse a Lemus si no consigue pronto un permiso de trabajo mexicano. Se inscribió hace dos semanas y se le está acabando la paciencia.

Advertisement

"Si no lo consigo mañana, me voy a ir", dijo. "¿Qué voy a hacer aquí sin un permiso de trabajo? Aquí nos dan comida, pero no hay nada que hacer".

Más de 6,000 miembros de la caravana llegaron a Tijuana en noviembre. El 6 de diciembre, cerca de 2,500 personas fueron registradas en el refugio El Barretal y entre 300 y 500 se quedaron fuera del ahora cerrado refugio del complejo deportivo Benito Juárez.

¿Dónde están los 3,000 restantes? Eso depende de a quién le preguntes.

Rodolfo Hernández, presidente del Consejo Estatal de Migrantes de Baja California, dijo a los medios locales que "nadie sabe dónde están".

David León, Coordinador Nacional de Protección Civil de México, dijo que 1,000 han regresado a su país y otros 1,000 han intentado cruzar a Estados Unidos. El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos disputó esas cifras el jueves 6, pero no proporcionó cifras propias.

Un representante del Instituto Nacional de Migración de México dijo al periódico Union-Tribune de San Diego, que se encuentran en un período de transición con el nuevo gobierno y que la única persona autorizada para compartir información es el jefe de la agencia. El representante esperaba que la información estuviera disponible el viernes 7 de diciembre.

En El Barretal, la mayoría de los migrantes están solicitando permisos de trabajo en México. Quieren quedarse en el país a largo plazo o ahorrar dinero mientras esperan a que les llamen a su número como parte de una larga lista de espera de solicitantes de asilo.

Mientras tanto, un par de migrantes emprendedores han establecido pequeños negocios dentro del refugio.

Advertisement

"Una vez que obtenga mi permiso de trabajo, me iré", dijo Héctor Lorenzo, de 30 años, de Honduras.

Lorenzo gana alrededor de $300 pesos al día vendiendo cigarrillos. Es un vendedor nato.

"Fuma, fuma", gritó mientras la gente caminaba el jueves. "Estos curan el cáncer, y si no, te matan más rápido."

Brenda Rodríguez, de 40 años, de Guatemala, vende empanadas a 10 pesos cada una. Hizo que su hijo le enviara 2,000 pesos, con los que compró sartenes, una pequeña estufa y los ingredientes necesarios. El jueves vendió 50 empanadas en poco más de una hora.

"Se siente bien trabajar", dijo. "Nos relaja".

Rodríguez trabaja con una mujer hondureña que conoció en su viaje a Tijuana. Las dos se convirtieron en compañeras de viaje y amigas íntimas. Dijo que estaba triste al ver que la caravana ya no está junta.

Otro empresario es Daniel Martínez, de 19 años, que ha estado cortando el pelo de la gente desde Honduras. Cobra 40 pesos por corte de pelo y no quiere decir cuántos ha hecho porque no quiere que la gente sepa cuánto dinero tiene.

El jueves, cuatro jóvenes hicieron cola esperando un corte de pelo mientras Martínez terminaba de darle a un adolescente su corte más popular, "La Bomba".

La Bomba, es un afeitado cerrado en los costados y en la nuca con la parte superior larga. Parece que estalló una bomba.

Martínez planea quedarse en México y cortar cabello. Tal vez abrir su propia barbería.

Cuando algunos migrantes salieron de El Barretal el jueves, otros llegaron.

Yair Enrique, de 33 años, fue uno de los rezagados que decidió dormir fuera del ahora cerrado refugio Benito Juárez. Trató de dormir bajo una sábana de nylon el jueves por la noche, pero la lluvia lo mantuvo despierto. Sus mantas y ropa de cama estaban empapadas y arruinadas, dijo.

En Honduras, Enrique era un sastre que se especializaba en hacer ropa fina como sacos y vestidos de traje. Tuvo que cerrar su tienda porque las pandillas locales exigían "dinero a cambio de protección", comentó.

Tiene familia en Houston y le gustaría trabajar como sastre en Estados Unidos. Enrique es el número 1,634 en la lista de espera de asilo. El jueves por la mañana la lista era de 1,226.

Cada número representa a 10 personas, por lo que Enrique tiene que esperar a que más de 4,000 personas crucen primero. Las autoridades de inmigración de Estados Unidos admiten entre 40 y 100 personas cada día.

Enrique está feliz de esperar. De alguna manera, dijo, la caravana logró su propósito.

"El objetivo era llegar aquí", afirmó. "Ahora que estamos aquí, la gente puede elegir por sí misma qué hacer".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement