Share
EEUU

Más miembros de la caravana centroamericana ingresan a Estados Unidos a través del puerto de entrada en San Ysidro

CFRUZAN


Las personas hacen fila para cruzar a EEUU en julio para comenzar el proceso de solicitud de asilo en el puerto de entrada de San Ysidro, cerca de Tijuana. 

(Associated Press)

Después de más de un mes de espera en Tijuana, más miembros de la caravana de migrantes de América Central han sido admitidos en EE.UU. a través del puerto de entrada de San Ysidro para solicitar asilo.

Aunque algunos miembros de grupos protegidos, como hombres y mujeres LGBTQ, ya han ingresado a Estados Unidos, la mayoría de los solicitantes de asilo de la caravana tuvieron que esperar debido a un retraso. La mayoría huye de la violencia o la pobreza en sus países de origen.

Carlos, de 24 años, un inmigrante de Honduras que no quiere que se publique su apellido por temor a que afecte negativamente su solicitud de asilo, puso su nombre en la lista de espera el 29 de noviembre.

Todos los días, llaman a entre 40 y 100 nombres del lado mexicano del puerto de entrada de San Ysidro.

Anuncio

El nombre de Carlos fue llamado el 27 de diciembre, pero no estaba cerca para escucharlo.

Como la mayoría de los miembros de la caravana, Carlos vive en un refugio temporal para migrantes en las afueras de Tijuana, que se encuentra a 30 minutos en auto de San Ysidro.

“Estaba muy preocupado y no podía hacer nada al respecto”, dijo.

Afortunadamente, encontró a un voluntario de Santuario Caravana, una organización que ha estado proporcionando transporte gratuito a los migrantes entre El Barretal y San Ysidro.

Anuncio

Carlos llegó al puerto de entrada a las 6:30 de la mañana del viernes y esperó hasta que los organizadores anunciaron el siguiente grupo de nombres a las 9:15 a.m. A pesar de estar ausente el día anterior, los organizadores garantizaron su lugar en la lista.

Las autoridades mexicanas de inmigración lo escoltaron junto con un grupo de dos docenas de migrantes a Estados Unidos, donde lo entrevistarán para ver si los funcionarios creen que tiene un temor creíble de persecución en su país de origen, el primer paso en el proceso de asilo.

El transporte entre El Barretal y San Ysidro ha sido un problema para los solicitantes de asilo desde que el gobierno mexicano trasladó a los miembros de la caravana al refugio.

Cientos se negaron a abandonar el refugio original, que estaba a una corta distancia a pie del puerto de entrada, diciendo que preferirían dormir en las calles en lugar de irse lejos.

Los funcionarios gubernamentales ofrecen viajes gratuitos a las oficinas de inmigración mexicanas, que se encuentran a dos horas a pie de San Ysidro. Los voluntarios de Santuario Caravana solo tienen cinco conductores. Eso deja a los migrantes como Renán Rodríguez, de 42 años, de Honduras, con pocas opciones de transporte.

El viernes por la mañana, Rodríguez tuvo que lidiar con las cosas fuera de El Barretal hasta que recaudó 34 pesos, o $ 1.75, para un viaje en autobús de ida a San Ysidro.

Hay más de 3,000 personas en la lista de espera por delante de él, pero Rodríguez va al puerto de entrada una vez a la semana para asegurarse de que no se pierda su nombre.

Rodríguez estima que tendrá que esperar un mes más antes de cruzar a Estados Unidos a través del puerto de entrada.

Anuncio

Los grupos de defensa han criticado la lista de espera de asilo. Afirman que viola el derecho internacional y de EE.UU., y piden que los solicitantes de asilo sean procesados de inmediato porque están huyendo del peligro.

Varios miembros de la caravana han muerto en Tijuana, incluidos dos adolescentes que fueron apuñalados hasta la muerte. Otra mujer fue atropellada por un conductor ebrio que, según ella, la atacó específicamente.

A finales de diciembre, dos hombres arrojaron un bote de gas lacrimógeno a El Barretal. Nadie resultó herido, pero los migrantes dijeron que el mensaje era claro.

Carlos, el migrante que iba a ingresar a Estados Unidos el viernes 28, viajó desde Honduras con su hermano. Los pandilleros locales amenazaron con matarlos a ambos, dijeron.

Una vez que llegaron a Tijuana, su hermano se negó a esperar. Cruzó ilegalmente el país y fue detenido por Aduanas y Protección Fronteriza. Carlos no ha sabido nada de él desde entonces.

Carlos no quería correr ese riesgo.

“Quiero hacer las cosas de la manera correcta”, dijo. “No quería cruzar así y me arriesgo a que me envíen de vuelta a Honduras”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Anuncio


Anuncio