Advertisement

Miles de casas incineradas frente a árboles que permanecieron intactos: el camino del monstruoso incendio de Paradise

Miles de casas incineradas frente a árboles que permanecieron intactos: el camino del monstruoso incendio de Paradise
Vista aérea de la destrucción causada por el incendio de Camp en Paradise, cerca de Clark Road. El Camp Fire ha quemado más de 7,000 estructuras en el Paradise. (Carolyn Cole / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Conduciendo hacia Paradise en la tarde del 8 de noviembre, Jonathan Pangburn estaba menos preocupado por las llamas que ardían en el bosque que por el humo. Negras y gruesas columnas de humo se extendían sobre la carretera como una niebla peligrosa, reduciendo la visibilidad a menos de tres pies.

Como miembro del equipo de manejo de incidentes del Departamento de Forestación y Protección contra Incendios de California, Pangburn conoce las señales: humo gris significa vegetación. Humo negro significa casas, posiblemente cuadras de toda la ciudad. El fuego de Camp ya no era solo un incendio forestal.

Advertisement

"Fue una conflagración urbana", dijo Pangburn. "Fue el encendido de estructura a estructura lo que propagó el fuego a través de esta comunidad".

Ubicada en las estribaciones de la Sierra, en una elevación que favorecía los pinos Ponderosa, Paradise podría haber parecido susceptible a los estragos de un incendio forestal. Pero Pangburn se dio cuenta de que el incendio de Camp había cambiado su carácter al entrar a la ciudad, y en esa revelación había la esperanza de evitar que tragedias como esta volvieran a suceder.

Advertisement

Los incendios que se propagan de casa en casa generan una fuerza propia. Las ascuas, emitidas por el viento, encuentran hojas secas, encendiendo una estructura y luego a otra, y el ciclo se perpetúa cuadra tras cuadra. Si se logra romper ese ciclo y el fuego se detiene, puede minimizarse la gravedad de la destrucción.

En Paradise, sin embargo, nunca ocurrió eso. El espacio defendible y las estructuras afectadas no podrían haber evitado que la tormenta de fuego se propagara por las partes bajas.

Lo más revelador fueron los árboles. La mayoría de los pinos que albergaban a esta comunidad aún tenían sus copas intactas. Las agujas, amarillentas por el intenso calor, no se quemaron, evidencia de que los vientos de esa mañana habían impulsado el fuego tan rápido que no tuvieron la oportunidad de subir a los árboles. Pero como fuego de superficie, destruyó las casas que yacían en su camino.

"No sé si se pudo haber hecho algo para salvar Paradise", dijo Pangburn. "Fue uno de los comportamientos de fuego más intensos que he presenciado".

Advertisement

Más de una semana después, con 79 muertes y unas 700 personas desaparecidas, más de 10,000 casas destruidas y 150,000 acres consumidos, Pangburn dice que hay oportunidades en esta destrucción.

"El incendio en Camp ha sido el incendio forestal más destructivo en el estado de California, y no queremos volver a experimentar esto", dijo. "Tenemos que aprender de esto para que nadie más tenga que sufrir por semejante infierno".

Extraer enseñanzas de la tragedia nunca es fácil, especialmente cuando esas lecciones se conocen desde hace años.

El humo llena el cielo mientras el incendio de Camp arde a lo largo de la bifurcación norte del río Feather. (Carolyn Cole / Los Angeles Times)
El humo llena el cielo mientras el incendio de Camp arde a lo largo de la bifurcación norte del río Feather. (Carolyn Cole / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

"Nuestro problema es que somos una sociedad que tiene una percepción absolutamente definida de los incendios forestales", dijo Jack Cohen, quien se retiró del Servicio Forestal de los Estados Unidos, donde trabajó durante 40 años como científico investigador de incendios.

Argumenta que esa percepción se basa en el mito y el miedo y se complica por una narrativa en curso que atribuye conflagraciones como la de Camp a factores tales como el cambio climático, los bosques descuidados y la invasión urbana en áreas rurales.

Cada uno de esos factores ha desempeñado un papel en la prolongación de los incendios recientes, pero no es necesario eliminar esos factores por completo para minimizar las pérdidas. Hay pasos que se pueden tomar para proteger hogares y comunidades, dijo, pasos que requieren cooperación y voluntad política.

Demonizar los incendios forestales

El primer paso, dijo Cohen, es abordar la desinformación sobre los incendios forestales.

Advertisement

Durante décadas, los estadounidenses se han desasociado de la realidad del fuego. Smokey Bear fue demasiado exitoso en demonizar incendios forestales. Aunque se piense lo contrario, hay un momento y un lugar y un conjunto de circunstancias que hacen que los incendios sean benéficos para el paisaje.

Pero el video de las llamas que surcan las paredes del cañón y las fotografías de los bomberos que se levantan como siluetas heroicas contra una pared de llamas anaranjadas perpetúan la creencia de que el fuego es un flagelo y un enemigo. La realidad es más matizada.

La gente ve lo que cree, y eso evita el cambio a un enfoque eficaz y fácilmente disponible para prevenir estos desastres", dijo Cohen.

El fenómeno en Paradise que describió Pangburn (el fuego que se propaga de estructura a estructura, las copas de los árboles intactos) no es exclusivo de ese incendio.

Los expertos en incendios han documentado este comportamiento de las llamas en todo el oeste, más recientemente después de las tormentas de fuego que devastaron el norte de California en 2017.

A pesar de esto, la percepción popular es que los incendios forestales avanzan a través de estas comunidades como un muro de llamas. De hecho, las brasas pequeñas y ardientes, las tiras de fuego que vuelan por el aire durante el incendio son la causa principal de los incendios de estructuras.

"Cuando observamos las grandes llamas pero no las marcas de fuego, perdemos de vista qué fue lo que lo provocó y prestamos atención al espectáculo", dijo Cohen.

Miles de millones de estas ascuas vuelan por los barrios, aterrizan en techos inflamables, en la vegetación alrededor de la estructura y en las canaletas de lluvia llenas de hojas y ramas.

Las llamas grandes, por otro lado, son menos eficaces para encender estructuras porque se mueven rápidamente, a menudo consumen sus combustibles en aproximadamente un minuto o menos en una ubicación, y se mueven tan rápido que no logran consumir las estructuras.

Sin embargo, frente a los incendios forestales cada vez más severos y mortales en todo el país, Cohen sostiene que es posible disminuir la vulnerabilidad del desarrollo urbano frente a estos eventos.

"Los incendios extremos e incontrolados son inevitables", dijo, "pero ¿eso significa que estos desastres nos van a afectar siempre así? No. Tenemos grandes oportunidades como propietarios para evitar que nuestras casas se enciendan durante incendios forestales".

Examinando los códigos de fuego del estado

La evaluación de Pangburn (que el fuego de Camp, en Paradise, era una conflagración urbana, estructura a estructura) abre la puerta a los conductistas del fuego para que consideren las fortalezas y debilidades de los códigos estatales para proteger la propiedad en entornos rurales propensos al fuego.

El mandato en California, según lo establecido en la Sección 4291 del Código de Recursos Públicos, es claro: se debe mantener un perímetro de "espacio defendible" de 100 pies en "tierra cubierta con material inflamable".

Si bien el requisito de 100 pies es apropiado, es importante comenzar a pensar más cerca de la estructura y trabajar en círculos concéntricos, dijo Cohen.

"Tenemos que cuidar todo desde cinco pies de altura", dijo, "para que cuando se queme, no produzca suficiente calor para encender la estructura o produzca suficientes llamas para entrar en contacto con la estructura".

Advertisement

El objetivo es distinguir entre incendios estructurales e incendios forestales y comprender que las comunidades pueden separarse de los incendios forestales.

No tenemos que vivir en búnkeres de municiones, dijo Cohen, y no tenemos que eliminar completamente toda la vegetación del perímetro, solo debemos asegurarnos de que los incendios que se producen dentro de los 100 pies no tengan tanta fuerza como para encender otros objetos.

Un perímetro defendible también brinda a los residentes más opciones de seguridad a medida que se acerca el fuego.

Cohen se refiere a la historia del personal médico y los pacientes del hospital en Paradise que se refugiaron en un hogar. Subieron al techo con mangueras y retiraron las agujas de pino de las canaletas de lluvia para poder sobrevivir.

"Una casa que no se quema es el mejor lugar para estar durante un incendio", dijo.

Sin embargo, el requisito de 100 pies en California se detiene en la línea de la propiedad, lo que crea una situación donde las casas se pueden construir una al lado de la otra dentro de ese perímetro.

Si varias casas comparten este perímetro, entonces cada casa es una fuente potencial de ignición, y los propietarios no pueden crear un espacio defendible más allá de su línea de propiedad si eso significa invadir la propiedad de otra persona.

"Todo lo que se necesita es que una casa se incendie, y el calor y las brasas ponen a las otras casas en peligro", dijo Pangburn.

Cal Fire es responsable de hacer cumplir los requisitos del código 4291, pero tratar de inspeccionar cada propiedad, distribuida en más de un millón de acres, es una tarea monumental, dijo Pangburn.

Cambiando la dinámica social

Si Paradise y las otras comunidades destruidas por el incendio de Camp deben reconstruirse, entonces la conversación debe abordar el papel que los vecinos desempeñan colectivamente para protegerse a sí mismos y a su entorno.

La física del fuego no cambiará, dijo Cohen, "pero la dinámica social puede. Requiere cooperación y planificación".

Paradise no pudo haberse salvado, pero sus lecciones tienen el potencial de ayudar a otras comunidades cuando el próximo incendio inevitable comience a arder.

A raíz de los incendios urbanos principales —las conflagraciones que destruyeron Chicago y San Francisco, un incendio de 1973 que destruyó un vecindario de Boston, un incendio de 1982 que destruyó cuatro cuadras en Anaheim— las reformas llevaron a códigos de construcción y leyes de zonificación más estrictos, requisitos de seguro y sistemas avanzados de protección contra incendios.

Los expertos en incendios, como Cohen y Pangburn, esperan que la devastación de Camp lleve no solo a la reforma sino a una mayor comprensión de lo que significa vivir en un paisaje propenso a incendios y devastado por la sequía.

No se puede confiar completamente en las agencias de bomberos para mantener el fuego alejado de las casas o evitar que las casas se enciendan.

"El trabajo del bombero es contener el incendio", dijo Cohen. Depende de la comunidad mantenerse a salvo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement