Advertisement

Se registra aumento de solicitudes de asilo de inmigrantes en la frontera sur de Estados Unidos

Se registra aumento de solicitudes de asilo de inmigrantes en la frontera sur de Estados Unidos
Evelyn Cepeda, de 30 años, de Tegucigalpa, Honduras, con su hijo Paul Cruz, de 2 años, espera presentar su caso a los funcionarios de inmigración de Estados Unidos. (Gary Coronado / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Al aumentar la presión sobre su posición de imponer más restricciones para limitar las solicitudes de asilo, el gobierno de Trump informó que el número de migrantes que presentaron dichas peticiones en la frontera sur de Estados Unidos ha aumentado considerablemente este 2018.

Un total de 92,959 migrantes solicitaron asilo durante el año fiscal que terminó en septiembre, un aumento del 67% con respecto a las 55,584 solicitudes en el año fiscal 2017, según datos publicados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Advertisement

El aumento se debe en gran parte al incremento en los migrantes que intentan ingresar a Estados Unidos. Pero la proporción de los que que solicitaron asilo también aumentó, del 13% al 18%.

Los datos se dieron a conocer un día antes de que Kevin McAleenan, el comisionado de protección de aduanas y fronteras, se presentara ante un comité de supervisión del Senado, en el que enfatizaría que su agencia carece de los recursos para procesar a los solicitantes de asilo en la frontera.

Advertisement

El aumento en los solicitantes está poniendo gran presión a "la seguridad fronteriza, la aplicación de leyes de inmigración y los tribunales, y otros recursos federales", dijo en un comunicado.

"Dado que la mayoría de estas reclamaciones no tendrán éxito cuando sean juzgadas por un tribunal de inmigración, necesitamos que el Congreso actúe para abordar estas vulnerabilidades en nuestro sistema de inmigración que continúan impactando negativamente los esfuerzos de seguridad fronteriza", señaló.

El gobierno de Trump ha estado presionando para reducir las solicitudes de asilo, que deben basarse en un "temor creíble" de persecución o daño por motivos de raza, religión, nacionalidad, opinión política o membresía en un "grupo social particular".

En junio, el exfiscal general Jeff Sessions emitió un fallo en el sentido de que ser víctima de violencia de pandillas o doméstica, ya no sería una base válida para solicitar asilo.

Advertisement

Más recientemente, los tribunales federales han bloqueado la propuesta del gobierno para evitar reclamos de personas que cruzan la frontera ilegalmente.

Los inmigrantes pueden solicitar asilo cuando llegan a la frontera o más tarde cuando son transferidos a la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas.

Aquellos que los funcionarios de asilo consideran que tienen un temor creíble de regresar a sus países, son remitidos a un tribunal de inmigración y liberados o trasladados a detención federal para esperar una audiencia de asilo.

Entre las solicitudes de asilo presentadas en la frontera sur durante el último año fiscal, el 40% se presentaron en estaciones fronterizas, mientras que el resto se realizó después de que los migrantes cruzaron ilegalmente y fueron detenidos.

Más de la mitad de las solicitudes de asilo de quienes cruzaron la frontera ilegalmente provinieron de inmigrantes que ingresaron al Valle del Río Grande de Texas, el cruce ilícito más popular en los últimos años.

Es probable que las solicitudes de asilo continúen aumentando este año fiscal con las solicitudes esperadas de los miembros de la caravana de migrantes que viajaron desde Honduras y llegaron a Tijuana en noviembre.

El gobierno no ha publicado datos equivalentes sobre solicitudes de asilo en años anteriores, pero los funcionarios dijeron que eran extremadamente raros antes de 2013, cuando un gran número de familias de América Central comenzaron a aparecer en la frontera sur. Estas familias siguen constituyendo la mayoría de los reclamos.

Los jueces de inmigración negaron el 65% de los casos de asilo durante el año fiscal 2018, según la base de datos de TRAC de la Universidad de Syracuse, que recopila datos de los tribunales federales de inmigración.

Advertisement

Las tasas de éxito y fracaso varían ampliamente entre los diferentes tribunales de inmigración. A los solicitantes de asilo con abogados les va mucho mejor; el gobierno no proporciona abogados.

Durante una sesión informativa, los funcionarios de la Patrulla Fronteriza dijeron a los reporteros que las áreas de procesamiento en los cruces fronterizos eran demasiado pequeñas y "obsoletas" para manejar la afluencia de solicitantes de asilo.

"Todo el sistema de inmigración está más allá de su capacidad", dijo un funcionario.

La administración de Trump dice que los inmigrantes han presentado solicitudes de asilo sin fundamento para que puedan permanecer legalmente en Estados Unidos mientras sus casos languidecen en los saturados tribunales de inmigración.

Pero los defensores de los inmigrantes atribuyen el aumento de solicitantes de asilo a la violencia persistente en América Central.

Dicen que las nuevas políticas de la administración han hecho que los solicitantes de asilo sean rechazados en los cruces fronterizos antes de que se considere siquiera la legitimidad de sus solicitudes.

En particular, han condenado una política de aduanas de EE.UU. de estacionar a los oficiales en puentes fronterizos ocupados para evitar que los solicitantes de asilo crucen hasta que se unan a las listas de espera mantenidas por las autoridades mexicanas, un proceso que puede llevar meses.

La práctica, conocida como "medición", hace que los solicitantes de asilo sean rechazados y obligados a pagar sobornos para cruzar legalmente en los puertos de entrada, según una investigación publicada por la Universidad de California en San Diego y la Universidad de Texas en Austin, el 10 de diciembre.

En noviembre, el Times documentó varios casos de solicitantes de asilo que dijeron que los funcionarios de inmigración mexicanos exigían que pagaran para pasar a través de puentes fronterizos, y los funcionarios mexicanos dijeron que estaban investigando.

Greg Chen, director de relaciones gubernamentales de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración, cuestionó el argumento del gobierno de que no puede manejar el ritmo actual de las solicitudes de asilo.

"Estamos en un máximo histórico de recursos dedicados a la frontera", dijo. "... Somos la nación más rica del mundo. No poder procesar a las personas en la frontera es ridículo".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement