Advertisement

Semanas después del tiroteo de Thousand Oaks, los clientes habituales de los bares de la zona se reúnen para bailar y sentir el calor Borderline

Semanas después del tiroteo de Thousand Oaks, los clientes habituales de los bares de la zona se reúnen para bailar y sentir el calor Borderline
Harrison King, de 24 años, de Thousand Oaks, besa a su novia, Alexis Tait, de 23 años, de Simi Valley, antes de ir a la pista de baile en Borderline Country Night en el bar The Canyon. (Kent Nishimura / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Borderline Bar and Grill era un lugar al que podía ir para bailar y alejarse de las preocupaciones.

Incluso después de lo que sucedió en noviembre, los clientes habituales querían hacerlo juntos, así que se reunieron y bailaron en los estacionamientos, en los patios traseros, en un granero, en el centro comercial.

Advertisement

El edificio de estuco marrón de Borderline ha estado fuera de servicio desde el 7 de noviembre, cuando un ex marine asaltó el bar Thousand Oaks y murieron 13 personas, incluido el tirador.

La pasarela que conduce al bar se ha convertido en un monumento gigante, con guirnaldas, banderas estadounidenses, calabazas, botas de vaquero, osos de peluche y un árbol de Navidad con medias recordando a cada víctima.

Advertisement
Alexis Tait, 23, de Simi Valley baila con un amigo en el Borderline Country Night en el bar The Canyon. (Kent Nishimura / Los Angeles Times)
Alexis Tait, 23, de Simi Valley baila con un amigo en el Borderline Country Night en el bar The Canyon. (Kent Nishimura / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

La puerta principal está detrás de una cerca de alambre. Las ventanas que la gente saltaba frenéticamente para escapar están tapiadas con madera contrachapada.

El propietario Brian Hynes dice que es demasiado pronto para saber si alguna vez volverá a abrir. En cierto modo lo hizo durante una noche la semana pasada.

El jueves 20 de diciembre, más de mil personas, incluidos muchos sobrevivientes y padres de algunas víctimas, se reunieron con sus botas de vaquero para la primera noche de baile en línea que Hynes había organizado desde que cerró su bar.

El evento se llevó a cabo ocho millas al este, en Agoura Hills, en un bar llamado The Canyon. Pero a medida que la música sonaba y la habitación se llenaba, muchos sentían el calor del antiguo bar.

Advertisement


Su antiguo DJ, Josh Kelly, estaba en el escenario, animando a la multitud con un brillante sombrero rojo de Santa. Su instructora de baile, Candy Sherwin, estaba liderando dos pasos. Jerry Sears, de 76 años, asiduo de Borderline por 25 años, se arrastró por la pista de baile como siempre.

"¡Hola Jerry!", gritó alguien desde el escenario. "Me encantan tus movimientos de baile".

Desde el tiroteo, ha sido difícil para la familia del bar saber dónde ir en lugar de Borderline, aunque muchas personas han estado decididas a encontrar maneras de reunirse.

"Puedes sacar a Borderline de ese edificio, pero nunca podrás sacar a Borderline de nosotros", dijo Alyssa Baccillieri, de 22 años. "Siempre vamos a encontrar una manera de regresar".

La gente ha ofrecido sus casas para pequeños bailes, tratando de llenar el vacío. Algunos han intentado ir a otros lugares.

Katie Wilkie, de 24 años, condujo una noche con sus amigas hasta un club en Anaheim.

"La gente era agradable, pero no era Borderline",  dijo ella. "Es como entrar en la casa de tu amiga. Te sientes bienvenida, pero simplemente no estás en casa".

Borderline era un lugar relajado donde era fácil para cualquier persona adaptarse. Todo el vecindario era bienvenido y se mezclaba allí: estudiantes universitarios, madres, abuelos. La mayoría se sintía como en casa. No importaba si no sabían bailar o no conocían a nadie.

Advertisement
Ben Ginsburg, de 23 años, de Woodland Hills y Kylie Rice, de 19, de Simi Valley bailan en Borderline Country Night en el bar The Canyon. El jueves, más de mil personas, incluidos muchos sobrevivientes, se reunieron para la primera noche de baile en línea desde el cierre del bar Borderline. (Kent Nishimura / Los Angeles Times)
Ben Ginsburg, de 23 años, de Woodland Hills y Kylie Rice, de 19, de Simi Valley bailan en Borderline Country Night en el bar The Canyon. El jueves, más de mil personas, incluidos muchos sobrevivientes, se reunieron para la primera noche de baile en línea desde el cierre del bar Borderline. (Kent Nishimura / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)


Adentro, Hynes y su personal habían hecho todo lo que podían pensar para intentar tranquilizar a la gente. Dijo que quería que la noche se sintiera como todas las otras noches que solía hospedar en Borderline, un bar donde comenzó como cliente antes de comprar el lugar hace 10 años.

En el escenario, invitó a una mezcla de DJs que habían entretenido en Borderline durante las últimas dos décadas. Tocaron los bailes de línea mezclados de música country, en dos pasos, bailes para parejas.

Cuando fue el turno de Hynes de subir al escenario, todos aplaudieron.
"¡Te queremos, Brian!", gritó alguien.

"Los amo chicos", respondió. "Cada vez que los veo, ustedes me preguntan cómo me va. En este momento, estoy muy bien".

En la pista de baile, todos los demás también parecían estar bien.
Fila tras fila, la gente se movía al ritmo de la música, los novatos que buscaban aprender, los veteranos mostraban sus movimientos. Juntos, giraron y dieron dos pasos en algunos de sus bailes de línea favoritos.

Baccillieri y sus amigos solían pasar horas viendo YouTube y practicando. A ella le encantaba ir a Borderline para bailar. Pero desde el tiroteo, ella ha luchado con la ansiedad. Busca salidas y lugares para esconderse donde quiera que vaya: restaurantes, teatros, iglesias.

El jueves, su novio, Alex Chatoff, la convenció de ir a la reunión de Borderline, su primera vez entre una gran multitud.

Afuera en el auto, su miedo la abrumaba tanto que Baccillieri quería regresar a casa.

"Vas a estar bien", le dijo Chatoff. Y una vez que entró, lo estuvo. Tan pronto como entró por la puerta principal del nuevo bar y vio las caras familiares del viejo bar.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement