Anuncio
Share
EEUU

Cuidado Trumpers: recuerden quién eran y qué representaban antes de que sea demasiado tarde

trumpis

El presidente Trump habla a los miembros de los medios de comunicación mientras el líder de la mayoría en el Senado, el senador Mitch McConnell (R-KY) y el senador Roy Blunt (R-MO) observan el 26 de marzo en Washington. (Alex Wong / Getty Images)

(Getty Images)

Si este país alguna vez va a separarse del ‘Trumpismo’ que está asfixiando su vida, necesitaremos rutas de escape.

Hemos escuchado mucho a los demócratas autocomplacientes, a los #NeverTrumpers y a los historiadores europeos que nos advierten sobre los peligros del autoritarismo en nuestra ingenua nación.

Lo que necesitamos es el asesoramiento de personas que han quedado completamente encantadas con el racismo, la corrupción y el asalto al imperio de la ley del Presidente Trump.

Gente como el fiscal general William Barr, el último negociador de Trump, aunque Barr parece preparado para ir a su tumba en el equipo de Trump.

Anuncio

Pero en realidad, no tenemos que esperar la conversión de Barr. Tenemos tres ejemplos extraordinarios de figuras que se liberaron del Trumpismo y del hombre mismo. El Trumpismo es un sistema de creencias tan absoluto que el país va a requerir una metamorfosis profunda, incluso espiritual para salir de él.

El primer hereje es Michael Cohen, el antiguo hombre servil de Trump. El segundo es James Comey, el ex director de justicia del FBI, quien escribió un artículo de opinión esta semana que prueba el servilismo de Barr y del anterior fiscal general, el general Rod Rosenstein a Trump- así como la suya propia.

La tercera es Katie McHugh, una antigua bloguera de derecha, y la familia Trump. Según un perfil fascinante de Rosie Gray en BuzzFeed News, McHugh ha renunciado a lo que ahora ve, en un marco religioso riguroso, como sus pecados.

Hace dos meses, el testimonio de Cohen en el Congreso acerca de su caída en las garras de Trump también tenía una nota religiosa. Atraído por los constantes bramidos de Trump, Cohen se sintió cómplice, intoxicado; empezó a mentir por él. Ahora está especialmente avergonzado de haber habilitado el racismo de Trump, que ve como una afrenta a su padre, que escapó del genocidio racista en la Alemania nazi.

Anuncio

Reafirmando su compromiso con los valores que comparte con su familia y enfrentando la prisión, Cohen tuvo que tocar fondo para aclarar su mente.

Comey también tuvo que tocar fondo antes de llegar a contenerse. Después de haber perdido el apoyo de Trump y ser dramáticamente despedido como director del FBI hace dos años, descubrió que había sometido su rectitud metodista y cuidadosamente cultivada a la presión de dar palmaditas en la espalda al presidente.

De acuerdo con su artículo de opinión, cuando Trump le habló de sus sueños -"la multitud más grande de la historia en su toma de posesión"- Comey se quedó en silencio, demasiado acobardado para desafiarlo.

Trump “se come tu alma”, dijo Comey, y terminas traicionándote a ti mismo y haciendo tratos con el diablo. “No puedes decir eso en voz alta, tal vez ni siquiera a tu familia”, escribió.

Al igual que Cohen, Comey sintió que al estar junto a Trump, estaba traicionando no sólo a su conciencia sino a su familia.

La bloguera de extrema derecha McHugh, una antigua protegida del ex asesor de Trump, Stephen K. Bannon, tiene una historia más trágica que Cohen o Comey, pero también es la que más ha hecho para compensar sus actos.

Perdida y aislada en una universidad de artes liberales en Pensilvania, la conservadora McHugh, de acuerdo con el perfil de Gray, pasó de temas de economía y valores familiares a nichos más atrevidos, como, por ejemplo, la negación del Holocausto. Sus travesuras estudiantiles atrajeron la atención de los padrinos de derecha, incluido Bannon, quien le dio un trabajo en Breitbart News.

Mientras impulsaba a Trump, sus publicaciones ayudaron a promover un nuevo tipo de racismo optimizado para Twitter. Luego fue demasiado lejos incluso para Breitbart en un tweet sobre los musulmanes y manejó sus declaraciones empujando los límites de la supremacía blanca de la extrema derecha.

Anuncio

Finalmente, sin seguro médico y con diabetes, McHugh descubrió que su estrategia de moverse politicamente más hacia la derecha para obtener atención le fallaron y fueron las obras del siglo V de San Agustín las que le devolvieron al carril, si renunciaba a sus delitos y se comprometía a una vida digna, también ella podría ser perdonada.

Sin embargo, McHugh hizo más que eso. Envió a Gray los correos electrónicos que mostraban los vínculos del ex funcionario del Departamento de Seguridad Nacional, Ian Smith, con los nacionalistas blancos, y el artículo resultante de Gray contribuyó a despedir a Smith.

Así es como los que huyen del Trumpismo pueden ayudar a romper el hechizo de los devotos más informales: exponga lo que los Trumpers de alto rango proponen para ilustrar a los miembros de la legendaria base sobre sus errores.

Por lo menos, los Trumpites parecen reconocer que necesitarán expiación. Incluso el abogado de Trump, Rudolph W. Giuliani, ya puede ver la frase escrita en su tumba. Le dijo a un reportero: “Me temo que estará en mi lápida: Rudy Giuliani: mintió por Trump”.

A todos los Trumpites, de rango y de alto rango o altamente públicos, que también pueden estar empezando a lidiar con lo que les podría suceder, Cohen, Comey y McHugh ofrecen orientación: recuerde quién era usted y en qué estado se encontraba- antes de Donald, antes de que sea demasiado tarde, por ustedes y para la nación.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio