Advertisement

Una niña de 6 años recibió un disparo en una aparente pelea de pandillas. Su madre quiere que sepas esto

Una niña de 6 años recibió un disparo en una aparente pelea de pandillas. Su madre quiere que sepas esto
Emely Ramírez, de 6 años, recibió un disparo en la espalda en una gasolinera cerca de su casa en el sur de Los Ángeles el 12 de octubre. (Christina House)

Hay una bala dentro de Emely Ramírez, de 6 años, solo le duele cuando se agacha.

En una lluviosa noche de viernes de octubre, la niña estaba sujetada en su asiento para coche en una gasolinera del sur de Los Ángeles; su madre y su hermana de 13 años intercambiaban chistes afuera del automóvil. Un Pontiac cercano estaba poniendo nerviosa a la madre de Emely, Brenda Ramírez. Luego, un BMW se detuvo y los ocupantes de ambos autos comenzaron a dispararse entre sí.

Advertisement

En la balacera que siguió, los tiradores no se hirieron. Pero una bala golpeó a Emely en la espalda.

La madre de Emely les estaba gritando a sus dos hijas mayores que se tiraran al suelo mientras se apresuraba a sacar a Emely de la silla dentro auto. Brenda dijo que retirar a su hija del asiento para coche demoró más de lo normal, ya que sentía que las balas golpeaban el metal y destrozaban el vidrio. Finalmente sacó a Emely y sintió la sangre húmeda.

Advertisement
La gasolinera donde Emely Ramírez resultó herida.
La gasolinera donde Emely Ramírez resultó herida.

Dijo que su hija le dijo: "Mami, estoy cansada, quiero irme a dormir".

Brenda trató de mantener a Emely despierta; le preguntó qué hizo su maestra en la escuela ese día, cómo le había ido en su examen. Cerca de allí, su hija de 13 años estaba teniendo su primera convulsión en dos años. Su tía, Nina Ramírez, diría más tarde que esta fue la única convulsión de la que se alegró escuchar, porque su sobrina no recuerda el tiroteo.

Ocurrió alrededor de las 8 p.m. del 12 de octubre. Después de que los pandilleros se retiraron, solo una persona le ofreció ayuda, dijo Brenda. Le dijo que envolviera un suéter alrededor de Emely y lo apretara con fuerza para detener el sangrado. Emely pronto fue llevada a un hospital, donde pasaría nueve días.

Emely estaba viendo caricaturas cuando los oficiales de policía la visitaron, dijo el detective Ryan Bellows, de la División de la 77th Street de la Policía de Los Ángeles.

Advertisement

Ahora, dos semanas y media después, Emely es sobre todo ella misma. Es una niña valiente con una gran sonrisa y una risa que parece llenar toda su cara. A ella le encantan los unicornios, el color rosa y ver videos de manualidades en YouTube. Aunque la bala no está obstaculizando a Emely, esta semana tiene una cita para revisarla.

Con una mochila rosa, Emely regresó a la escuela, con sus amigos y su materia favorita, matemáticas. Después de la escuela, pasó el tiempo como siempre en la tienda de decoración para fiestas de su familia.

Su madre dice que planea recibir terapia para ella a través de su escuela primaria. Dice que Emely está haciendo berrinches más de lo normal, y ocasionalmente exige, en vano, que su madre le compre algo.

Las hijas de 13 y 17 años, ambas en la escuela preparatoria, se resisten a la ayuda, dijo su madre. "Dicen: 'Estoy bien', pero sé que no lo están".

La mayor quiere quedarse en la cama con su madre y la niña de 13 años tiene problemas para dormir. No quieren que su madre recupere su auto de la policía.

Emely Ramírez, de 6 años, en el centro, pasa tiempo con su madre Brenda Ramírez, de 35, a la izquierda, y su hermana Brenda López, de 17, a la derecha, en la tienda de decoración para fiestas de la familia en el sur de Los Ángeles.
Emely Ramírez, de 6 años, en el centro, pasa tiempo con su madre Brenda Ramírez, de 35, a la izquierda, y su hermana Brenda López, de 17, a la derecha, en la tienda de decoración para fiestas de la familia en el sur de Los Ángeles. (Christina House)

El tiroteo en el vecindario Vermont-Slauson ha obligado a Brenda a enfrentar la realidad del peligro en el vecindario donde vive y trabaja. La policía cree que los sospechosos eran pandilleros rivales.

"Nunca siento miedo. Siempre digo: Bueno, todo va a estar bien, lo arreglaremos y todo va a salir bien", dijo Brenda. "En ese momento, sentí que nada era bueno y nada estaba bien. Y no sé por qué me estaba sucediendo a mí".

No es justo que las personas que tenían un problema entre ellos no tuvieran en cuenta a mis hijas y les dispararan, dijo. No es justo que su hija tenga una bala alojada en su cuerpo. "Vieron que había niñas... y no les importó", dijo Brenda sobre los tiradores. "Sólo les importó su ira o lo que sea que tuvieran en sus cabezas, las cosas malas".

Advertisement

Las autoridades arrestaron y acusaron a los dos hombres que dicen que estaban en el Pontiac, Corey Lee Ware, de 30 años, y Larry Hawkins, de 32, con 10 cargos de delito mayor cada uno, incluyendo un intento premeditado de asesinato, asalto con un arma de fuego semiautomática y posesión de un arma de fuego por un delincuente convicto, dijeron las autoridades. Si son declarados culpables, podrían enfrentar múltiples condenas de 25 años a cadena perpetua en una prisión estatal, dijo un portavoz de la oficina del fiscal de distrito del condado de Los Ángeles.

Brenda Ramírez, a la izquierda, caminando a casa desde la escuela con Emely, dice que planea recibir terapia para su hija a través de su escuela primaria.
Brenda Ramírez, a la izquierda, caminando a casa desde la escuela con Emely, dice que planea recibir terapia para su hija a través de su escuela primaria. (Christina House)

La policía todavía está buscando a los sospechosos que estaban en el BMW, dijo Bellows. Cualquier persona con información puede comunicarse con él al (323) 786-5414, o llamar a la línea directa del LAPD al (800) 222-8477.

Aproximadamente dos semanas antes del tiroteo, Brenda dijo que hubo disparos cerca de la tienda. Su hermano le dijo que se tirara al suelo. De lo contrario, dijo, no habría sabido qué hacer. Ahora quiere ver más preparación para niños y adultos en las escuelas.

"Si hay un terremoto, tengo mis galones de agua aquí, en mi auto", dijo. "Donde quiera que vaya, tengo alcohol, vendas... Siempre me preparo para todo. No estaba preparada para esto. Nadie me dijo cómo actuar".

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement