Advertisement

Para los científicos, 2017 fue uno de los tres años más calurosos registrados

Para los científicos, 2017 fue uno de los tres años más calurosos registrados
Este mapa codificado por colores muestra que la mayor parte de la Tierra fue más cálida que la media durante el año calendario 2017 (NOAA NCEI). (Los Angeles Times)

Las temperaturas globales del año pasado fueron las terceras más altas desde que los científicos comenzaron a llevar registros, en 1880, según datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés). Las mediciones de la NASA lo colocaron aún más alto, en el segundo lugar de los últimos 138 años.

Las temperaturas de la superficie de la Tierra en 2017 fueron las segundas más cálidas desde 1880, cuando comenzaron a registrarse las estimaciones globales, hallaron científicos de la NASA.

Advertisement

Ambas agencias destacaron que la temperatura promedio de la superficie global en 2017 fue sólo ligeramente inferior a la medida récord observada en 2016. Eso hace que los últimos tres años, 2015, 2016 y 2017, hayan sido los más calurosos desde 1880. De hecho, seis de los más cálidos ocurrieron desde 2010.

Si bien los datos de la NASA y la NOAA anunciados el jueves tienen ligeras diferencias estadísticas, muestran claramente que el calentamiento global sigue en ascenso, afirmaron los científicos. "El cambio anual de año en año puede subir y bajar, pero las tendencias a largo plazo son muy claras, especialmente desde mediados del siglo XX", aseveró Derek Arndt, jefe de la división de monitoreo de los Centros Nacionales de Información Ambiental de NOAA.

Earth's average temperature has been rising for the past 138 years. (Credit: NASA/GSFC Scientific Visualization Studio)

Los resultados se vieron reforzados por los análisis de la Oficina Meteorológica del Reino Unido y la Organización Meteorológica Mundial, que también clasificaron a 2017 como uno de los tres primeros entre las temperaturas mundiales máximas registradas.

Más allá de algunos puntos fríos, "el planeta se está calentando notablemente de manera uniforme", indicó Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA, que utiliza satélites para monitorear el clima de la Tierra.

La temperatura promedio en 2017 en las superficies terrestres y oceánicas fue 1.51 grados Fahrenheit superior a la media del siglo XX.

Si bien las temperaturas globales difirieron entre los continentes, prácticamente todos ellos sintieron el calor.

Sudamérica experimentó su segundo año más cálido desde que los registros continentales comenzaron, en 1910, según datos de la NOAA. Asia tuvo su tercer más cálido, África el cuarto y Europa el quinto más cálido registrado. En tanto, América del Norte y Oceanía -región que incluye Australia, Polinesia y varias otras cadenas de islas- experimentaron su sexto año más caluroso en los registros.

Las temperaturas récord en 2016 fueron impulsadas ligeramente por El Niño, un patrón climático de varios años que puede provocar marcas regionales más cálidas. Pero 2017 fue caluroso incluso sin esa ayuda adicional, ya que el patrón cambió hacia la fase más fresca, La Niña.

Información del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo muestra que el hielo del Ártico cubría el año pasado 4.01 millones de millas cuadradas. Eso marca el segundo grado más pequeño desde 1979, cuando comenzaron los registros.

El hielo marino antártico sólo cubría 4.11 millones de millas cuadradas en 2017, rompiendo el récord anterior establecido en 1986, de 154,000 millas cuadradas menos.

(NOAA NCEI)

Las temperaturas globales han aumentado constantemente durante las últimas décadas, impulsadas en gran parte por las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que resultan de la quema de combustibles fósiles, la tala de bosques y otras actividades humanas.

La tendencia al calentamiento provocó un aumento del nivel del mar y de los fenómenos meteorológicos extremos. El exceso de dióxido de carbono también generó mayor acidez en los océanos, lo cual causa daños irreparables a los corales y muchas otras especies marinas.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement
Videos en español
Advertisement