Anuncio
Share
Entretenimiento

Molotov celebra esta noche en L.A. el aniversario de un álbum que resulta ahora más polémico que nunca

Molotov
El cuarteto capitalino ha combinado siempre la irreverencia con el cuestionamiento social.
(Cortesía)

Este sábado, Molotov regresa a la ciudad de Los Ángeles (más específicamente, al Hollywood Palladium) para ofrecer un show que dependerá ampliamente de “¿Dónde jugarán las niñas?”, como parte de las celebraciones del aniversario número 20 del que sigue siendo su disco más popular y controvertido.

Desde que lanzaron ese material, los cuatro músicos capitalinos se han visto sometidos a cuestionamientos de todo tipo, sobre todo por la canción “Puto”, pese a que ellos mismos repitieron una y otra vez que esta no se encontraba dedicada a los homosexuales, sino a esos cobardes que abundan en el mundo de la política.

Ahora, en plena era del #MeToo y del Time’s Up, la discusión se ha hecho todavía más complicada. “Es un asunto delicado, porque siempre hemos estado a favor de la igualdad y de los derechos humanos, y para bien o para mal, ese disco no puede dejar de existir ni se pueden borrar sus canciones”, nos dijo Paco Ayala, vocalista y bajista de la banda.

“Tiene ‘rolas’ que se pueden ver ahora con connotaciones misóginas, pero es un disco que se hizo así hace dos décadas en otra etapa de nuestras vidas y como respuesta a situaciones de desamor”, recordó. “Tampoco es que estemos dando excusas, porque no hemos tomado la decisión de otras bandas de retirar de sus repertorios algunas de sus canciones; en nuestro caso, la gente las pide y las tocaremos, porque son parte de nuestra historia”.

Sea como sea, Molotov (cuyo trabajo más reciente es ‘¿Dónde Jugarán lxs Niñxs?’, un álbum en vivo basado en los cortes de la emblemática grabación de fines de los ‘90) no ha sobrevivido únicamente por sus letras de contenido altisonante, sino que lo ha hecho también por la creación de piezas de vuelo sociopolítico como “Voto latino” y “Gimma Tha Power”, que formaron justamente parte de la citada placa.

Anuncio

Según Ayala, este balance no fue premeditado. “No teníamos una bolita mágica para saber lo que iba pasar. Pusimos las canciones que pusimos por su calidad, y eso hizo que quedaran algunas relacionadas al entorno que estábamos viviendo y otras más rudas, lo que le dio al disco mucha diversidad”, señaló.

“Eso hizo que quedara una mezcla interesante de cosas sociales y de cosas ‘desmadrosas’, algo que es en realidad la esencia del rocanrol”, agregó. “Lo interesante es que los temas no han pasado de moda, porque lamentablemente los problemas a los que aluden los de esa clase siguen vigentes, mientras que los de fiesta acompañaron a toda una generación que sigue a nuestro lado”.

Este aspecto cuestionador se mantiene en una de las composiciones más recientes de Molotov, “Dreamers”, que fue grabado al lado de la ‘rapera’ chilena Anita Tijoux para un reciente disco acústico (su propio “MTV Unplugged”) y que podría contar con una interpretación eléctrica en el Palladium.

La canción tiende una mano a la comunidad inmigrante en Estados Unidos que no es nueva por parte de esta agrupación, como lo demuestran piezas del pasado como “Más vale cholo” y “Frijolero”.

“Empezamos a hacer esa clase de temas desde el comienzo, porque la televisión en México ha transmitido desde siempre noticias de esa clase”, retomó nuestro entrevistado. “Después comenzamos a tener mucho contacto con la gente de Estados Unidos, sin que eso signifique que compongamos para personas específicas; eso explica que hayamos tenido tanto éxito en países como Colombia, Chile y Argentina, porque lo que decimos tiene que ver con la situación de todos los latinos que no son bien recibidos en otro país o que se enfrentan a prejuicios por no ser ‘güeritos’”.

Pese a las esperanzas puestas en el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, Ayala no se siente conforme con lo que ha pasado hasta ahora en tierras aztecas. “No he visto ese cambio inmediato que se prometía una vez que saliera el PRI del poder”, enfatizó. “La inseguridad ha crecido, la pobreza ha crecido y las excusas aparecen todos los días. Falta tiempo para hacer un balance real, pero por el momento, el resultado para mí no es positivo”.

Molotov no ha sacado un disco inédito en estudio desde el 2014, cuando publicó “Agua Maldita”, pero promete hacerlo en el 2020, enfrentándose ahora al reto de crear letras que tengan que lidiar con susceptibles distintas.

Anuncio

“No creo que sea un reto, porque hay formas de decir las cosas que no requieren de groserías y hay muchas situaciones por tocar”, concluyó. “Hasta ahora no tenemos las ‘rolas’, pero de que sale, sale”.


Anuncio