Anuncio
Share
Entretenimiento

Rubén Blades habla de música, de la Fania y de Puerto Rico antes de celebrar medio siglo de carrera

Rubén Blades
El salsero panameño Rubén Blades habla durante una rueda de prensa este miércoles, en San Juan (Puerto Rico).
(JORGE MUÑIZ/EFE)

El salsero panameño Rubén Blades admitió este miércoles que desconfiaba de que algunas de sus canciones, ahora más emblemáticas, como “Patria”, “Amor y control” o “El padre Antonio y su monaguillo Andrés”, tuvieran éxito porque nunca las llegaron a tocar en la radio.

“Son temas que de pronto la gente los hace populares con el tiempo y al momento no ocurre”, afirmó Blades en rueda de prensa a una pregunta sobre si existía alguna composición suya que no le gustara y se hizo famosa o alguna otra que descarta interpretar en sus presentaciones.

Sobre “Patria”, que aparece en el disco “Antecedentes” y que grabó con su antiguo grupo Son del Solar, Blades recordó que el tema nunca se tocó en ninguna emisora de Panamá, sino hasta mediados de la década de 1990.

“Ahora es imposible que no lo toquen en Panamá", afirmó Blades en San Juan, donde se presentará el próximo domingo con el fin de celebrar sus 50 años de carrera, específicamente en el Coliseo de Puerto Rico José M. Agrelot.

Blades, a su vez, rememoró que “Amor y control”, que aparece en el disco homónimo lanzado en 1992 también junto a Son del Solar, “no pasó nada” referente a la aceptación de sus seguidores.

Anuncio

De igual manera, contó que tan pronto se publicó la producción y éste y la orquesta arrancaron los ensayos, no podían interpretar la canción pues “todo el mundo”, a los que mencionó al pianista puertorriqueño Oscar Hernández, “estaba llorando” por el sentimiento que cargaba su letra, pues “habla de la familia y sus dificultades”.

Blades admitió que por el estado de tristeza que conllevaba la canción, éste ni el grupo la interpretó por dos años, hasta que en una presentación, no recordó si en Venezuela o Colombia, decidieron interpretarla “y todo el mundo estaba cantando el tema”. “Ese tema nunca lo pusieron en la radio. La gente se lo aprendió. ¿Cómo? No sé. Ahora tengo que tocarlo donde sea”, abundó.

El artista panameño mencionó además que por la temática de “El padre Antonio y el monaguillo Andrés” y “Tiburón” lo tildaron de “comunista”. De igual manera, recordó que la primera canción que grabó, “Juan González”, para el disco “De Panamá a Nueva York” (1970), una producción realizada con la orquesta del fenecido cantante puertorriqueño Pete “El Conde” Rodríguez “fue un fracaso”.

“Uno nunca sabe”, reflexionó Blades sobre lo que la vida podría premiar con cualquier persona pese a los fracasos. Ante ello, afirmó que su filosofía de vida es cargar con “la idea de que hay que tratar, que todo es posible”.

Anuncio

“La mejor definición del fracaso es no tratar. Eso resulta excéntrico hoy porque hay mucho pesimismo, pero más en el plano político. Si analizan mis escritos y entrevistas, desde que alguien se dignó a hacerme una pregunta, hay una línea. Nunca he ido en zigzag”, aseguró.

Falta de Fania

Por otro lado, criticó al sello disquero Fania Records por el “poco interés” que ha demostrado para reunir a los existentes miembros de la orquesta para grabar un nuevo disco.

“Lo que critico de la Fania es el poco interés que le ha demostrado del catálogo por hacer un nuevo álbum. Aún quedan estrellas, ¿porque no podemos hacer un álbum nuevo”, sostuvo.

Blades formó parte por varios años de la mítica orquesta Las Estrellas de la Fania, que reunió a algunos de los cantantes y músicos de salsa más emblemáticos del género afrocaribeño durante tres décadas.

Entre los legendarios integrantes que participaron de dicha agrupación, dirigida por el músico dominicano Johnny Pacheco, estuvieron los fallecidos Héctor Lavoe, Ismael Quintana, Yomo Toro, Celia Cruz, Pete “El Conde” Rodríguez, Santos Colón y Cheo Feliciano.

No obstante, Blades mencionó que aún quedan músicos vigentes o “caballos” (exitosos exponentes) para producir un álbum y hasta una gira, como Bobby Valentín, Luis “Perico” Ortiz, Ismael Miranda, Papo Lucca, Roberto Roena, Richie Ray, Bobby Cruz, Eddie Montalvo y Adalberto Santiago, entre otros.

Sobre el Encanto

El exministro de Turismo aseguró que el estatus político de Puerto Rico, actualmente un Estado Libre Asociado de los EE.UU., “se debe aclarar” con el mismo ímpetu con que se logró desbancar al exgobernador Ricardo Rosselló este verano como gobernador de la isla.

Anuncio

“El estatus se tiene que aclarar, pues si no se aclara, no se podría tener un paradigma nuevo de administración pública, que tiene que estar a su vez sentados sobre una visión nacional”, afirmó.

Sobre dicha visión nacional, Blades explicó que los puertorriqueños tienen “que estar claro” hacia donde se dirige, específicamente para el sector de la salud, educación, economía, sus ventajas y deficiencias.

“Hay que definirlo, es un estatus emocional. Hay que invocar a los mejores ángeles de carácter de Puerto Rico y que la gente sienta, no por el estatus, sino lo que puede salvar a la nación. Eso es posible, no imposible”, afirmó el artista.

“Ese mismo nivel de indignación que llevó a las protestas, que fueron sostenidas, ese mismo nivel también puede ser reemplazado por un nivel de amor que permita dirigirse hacia la respuesta correcta, que es vital ahora mismo”, enfatizó Blades.

Blades mencionó las protestas por las que se llevaron a cabo hace un par de meses en la isla para exigir la salida de Rosselló, tras descubrirse que éste participaba en un chat junto a miembros de su equipo de trabajo y en el que se mofaban y burlaban de integrantes de su propio partido y de la oposición, así como de periodistas y de los muertos por el huracán María.

“Ya se probó que en Puerto Rico sí existe la oportunidad de un frente común y una indignación que se sostiene y logra producir un resultado, que fue correcto, dadas las circunstancias. Pero el problema no termina. Es muy alentador de cómo el país reacciona”, reflexionó.

“Y yo tengo fe y sé que aquí se pueden hacer las cosas. Estoy muy seguro de eso. Un ejemplo es el Canal de Panamá, que ahora funciona mejor que cuando lo administran los estadounidenses. Eso lo elevamos a título constitucional”, indicó el también académico de la Universidad de Nueva York.

“Nuestras problemas todos se parecen. Es tremendo. Y por eso es que la respuesta a lo que tenemos también puede producirse a los aportes que podemos hacer todos. El problema no es solo en Panamá o Puerto Rico, sino en todo el mundo”, afirmó.


Anuncio