Anuncio
Share

¿Por qué querían tanto los latinos a Walter Mercado?

La noticia de la muerte del astrólogo Walter Mercado (foto) la confirmó Omar Matos, portavoz de la familia.
(Agencia Reforma)

En el papel, Walter Mercado no era un figura con el brillo necesario como para destacar del modo en que lo hizo, sobre todo si lo ve simplemente como un proveedor de los eternamente cuestionados horóscopos y como personaje favorito de una audiencia centrada en señoras que adoran las telenovelas.

Pero lo cierto es que el boricua se encontraba más cerca de ser un ‘entertainer’, es decir, un término en inglés que describe a un individuo con habilidades artísticas capaz de seducir a las masas. Y vaya que las sedujo.

Conocido por sus frases famosas y por sus estrafalario vestuario, el astrólogo Walter Mercado murió por un fallo renal

Además de haberse convertido en una fuente ineludible de los siempre controvertidos azares de la suerte para las miles y miles de personas que crecieron viendo y escuchando sus predicciones de manera diaria en la pantalla chica, Mercado ostentaba ante las cámaras una personalidad particular que no pasó desapercibida.

Anuncio

De hecho, se crea lo que se crea de los conocimientos supuestamente proporcionados por los astros, lo que hacía tenía curiosamente una base académica, ya que además de estudiar las carreras de Pedagogía y Psicología en la universidad, fue también actor, bailarín y escritor (aunque habría que determinar todavía la calidad de cada una de estas actividades, claro).

Todo esto tuvo que ver con la elaboración de una apariencia escénica que se impuso a nivel mediático y a lo largo de 15 años en el segmento final de “Primer Impacto”, el popular programa de Univision, donde alcanzó aparentemente a una audiencia diaria de 120 millones de espectadores (que, a fin de cuentas, no podía ser solo de señoras).

La esmerada creación de su ‘look’ generó sin duda alguna un interés adicional, y él mismo declaró que tenía en su poder 1200 capas, las mismas que se encontraban guardadas en una casa especial de Miami surtida constantemente con aire acondicionado. Por ese lado, la fortuna que acumuló y los excesos de esta clase (porque nunca se mencionó nada sobre alcohol ni drogas) fueron objeto de muchas críticas, sobre todo por parte de quienes descartan de inmediato la credibilidad de la astrología.

Debido a sus ademanes, su forma de hablar y su extravagancia, Mercado despertó también comentarios sobre su sexualidad y se convirtió en un ídolo temprano de la comunidad LGBTQ , aunque él mismo se mantuvo apartado de esas discusiones y no se le conoció ninguna pareja sentimental, lo que se sumó a la falta de hijos conocidos. Ahora que ha muerto, es de esperar que empiecen a surgir más datos sobre su misteriosa existencia.

Y no hay que olvidar, por supuesto, que fue al autor de la frase “Pero sobre todo, mucho, mucho, mucho amor”, convertida en cierre de sus vistosas presentaciones en la pantalla chica. Se trataba de un slogan clamorosamente simple que, sin embargo, funcionó de maravillas.


Anuncio