Anuncio
Share
Entretenimiento

Óscar Jaenada detalla su experiencia con ‘Rambo’ e insinúa regreso de Luisito

Jaenada y Rambo 1.jpg
Óscar Jaenada (der.) al lado de Sylvester Stallone en una escena de “Rambo: Last Blood”.
(Yana Blajeva)

Los vínculos de Óscar Jaenada con México son cada vez más estrechos. Y es que el actor catalán no ha interpretado solo a españoles que se encuentran en el país azteca -como ha sido el caso del Luisito Rey de “Luis Miguel: La Serie” y del Hernán Cortés de la nueva producción televisiva “Hernán”-, sino que se ha puesto incluso en la piel de personajes originarios de dicha nación -como sucedió con las películas “Cantinflas” y, más recientemente, “Rambo: Last Blood”-.

Se trata de una relación intensa que no tiene demasiado tiempo, porque empezó con “Cantinflas”, ‘biopic’ sobre el célebre comediante capitalino que le dio a su intérprete la primera oportunidad de visitar el territorio vecino de los Estados Unidos.

“Sí, durante el proceso de audiciones; pero lo más importante para mí es estar conectado con los latinos en general, más allá de cualquier nacionalidad, y es esa fuerza la que tenemos que empujar, porque nuestras diferentes industrias fílmicas han estado siempre muy separadas”, nos dijo el actor durante una reciente entrevista. “He trabajado ya dos veces en Puerto Rico, y lo he hecho también en Costa Rica, Panamá y Argentina”.

El caso de “Last Blood” es curioso, porque si bien el filme tiene muchas escenas que se desarrollan en México, estas se rodaron en España, es decir, el mismo país al que se acudió para rodar las escenas “mexicanas” de “Terminator: Dark Fate”. En el caso de la película de los robots, se dijo que la decisión fue tomada debido a la falta de seguridad en el territorio original; ¿pasó lo mismo con la nueva aventura de Rambo?

Anuncio

“No sé cuáles fueron las razones, pero es comprensible que los estudios hollywoodenses eviten cualquier tipo de peligro, y ahora mismo se rueda mucho en Europa; en Estados Unidos, cuando no se sienten cómodos, filman en otros lugares o montan muros”, dijo Jaenada antes de soltar una risa.

Acentos y controversias

El español ya tuvo que asumir una forma de hablar muy distinta a la suya en “Cantinflas”, y “Rambo: Last Blood” -cuya versión en DVD y Blu-ray se lanza el 17 de diciembre- lo lleva de nuevo por una ruta semejante a través del personaje de Víctor Martínez, hermano del jefe de un cártel de drogas y trata de blancas que parece tener origen norteño si nos atenemos a un acento que no terminó de convencer del todo a algunos usuarios de las redes sociales.

“Yo hago siempre todo lo que puedo por el personaje que me toca interpretar, más allá de las exigencias que pueda tener un público específico, y creo que ese compromiso ha sido reconocido a lo largo de mi carrera”, nos dijo el entrevistado. “Antes de rodar, miré un par de documentales sobre ‘padrotes’, pero en realidad lo que importa aquí es la historia de caza, de ir a buscar a este tipo [Rambo], por lo que no se trataba de profundizar en el otro aspecto”.

Anuncio

La polémica más fuerte que ha desatado la cinta se debe al énfasis puesto en sus ‘Bad Hombres’, ya que todos los varones mexicanos que aparecen en la pantalla son malvados. Esto llevó a que algunos medios estadounidenses la calificaran de “fantasía trumpiana” (Slate) y de ‘pesadilla antimexicana” (Deadly Beast), aunque hay muchos comentarios de usuarios mexicanos de YouTube que la defienden asegurando entre otras cosas que se trata de un filme “no apto para gays” y que no le ha gustado simplemente a los que son “princesos” o “progresistas”.

“Yo hago de un personaje, y no tengo que justificar su postura política; si el personaje entra dentro de un momento político determinado en una región determinada, pues mala suerte”, proclamó Jaenada. “‘Rambo’ es para todo el mundo; no estamos haciendo ningún alegato político. La gente critica a veces cosas que ni me van ni me vienen; soy un artista, y hago lo que hago sin agendas de ningún tipo”.

Jaenada en Rambo 2.jpg
Jaenada al lado de Sergio Peris-Mencheta, quien interpreta a su hermano en la cinta.
(Yana Blajeva)

Sea como sea, el actor se siente orgulloso de este trabajo. “Me permitió sumarme a la historia de una saga tremendamente importante e implicó una gran carga emocional; ya tenía los DVDs de las entregas anteriores, pese a que no participé en ellas”, precisó.

“Nunca había trabajado con alguien que tuviera tanto control no solo sobre una película, sino sobre una franquicia entera, como es el caso de Stallone”, agregó. “En el set había obviamente un director, un asistente de dirección y un guion, pero todo eso pasaba a segundo plano cuando él llegaba”.

“Si no le gustaba lo que veía, lo cambiaba, y había que hacerlo”, precisó. “Uno podía haber estado preparando una escena por dos semanas, y después él te daba dos horas para aprendértela de nuevo con los cambios; te frustrabas al inicio, claro, pero al ver cómo quedaba, le dabas la razón. Es el amo y señor de Rambo, y lo que hizo aquí es puro cine”.

¿Vuelve Luisito?

No podíamos dejar que Jaenada se marchara sin preguntarle por las posibilidades de que haya una segunda temporada de “Luis Miguel- La Serie” y de que su Luisito Rey aparezca en ella, porque si bien el personaje murió en la primera serie de capítulos, siempre existe la posibilidad de que figure en ‘flashbacks’ o a través de esa clase de licencias que se emplean en las obras de ficción, por más que se basen en hechos reales.

“Yo creo que eso volverá”, nos dijo sin reparos. “Hemos hablado, pero a uno le gusta hacer bien las cosas, y cuando se trata de un renacer, de un volver, si uno es muy exigente, el asunto se demora más. Esperamos que salga todo bien”.

Anuncio

Pese a la popularidad de su Luisito, Jaenada no considera ni de lejos que ese haya sido el mejor papel de su carrera. “La repercusión que tuvo fue curiosa e inesperada; en España, no se conocía para nada su figura”, enfatizó. “El personaje que hice en la película ‘Noviembre’ fue mucho más elaborado, y pasó lo mismo con el Mario Moreno de ‘Cantinflas’ y el Camarón de la Isla de ‘Camarón’”.

“La verdad es que Luis Rey ha sido para mí como un regalo sorpresivo, porque cuando hice de él, no sentí tanto su peso ni me resultó tan exigente; improvisé mucho”, recordó. “Me dio las mayores satisfacciones después, debido a la popularidad que tuvo en todo el continente americano, y que llevó incluso a [el entonces presidente Enrique] Peña Nieto a decir que Luisito era más odiado que él”.


Anuncio