Anuncio
Share
Entretenimiento

Leigh Whannell le de voz a las víctimas en esta versión de ‘The Invisible Man’

THE INVISIBLE MAN
El director Leigh Whannell y la actriz Elisabeth Moss en el set de la película
(Mark Rogers/Universal Pictures/Mark Rogers/Universal Pictures)

Para él, todo empezó durante una reunión con los ejecutivos de Blumhouse, la compañía cinematográfica que revolucionó el género de terror con títulos como “Paranormal Activity”, “The Purge” y “Get Out”, y con la que acababa de hacer “Upgrade”, una cinta de ciencia ficción tan violenta y acelerada como creativa y propositiva.

“Ellos mencionaron simplemente al Hombre Invisible, y al salir de allí, no pude dejar de pensar en eso y en el potencial que podía tener dentro de un contexto moderno”, fue lo primero que nos dijo el director y guionista Leigh Whannell. “Me di cuenta de que podía servir de base para una película que estuviera muy pegada a la tierra en el sentido de mostrar algo que le podría pasar a cualquiera en la audiencia, pero que fuera a la vez increíblemente tensa, sofocante, estresante y vinculada a ese universo de la ciencia ficción que tanto interés despertó en mí después de hacer ‘Upgrade’”.

“Les propuse contar la historia desde el punto de vista de una de las víctimas del personaje supuestamente principal, y les gustó; fue más una idea que me encontró que una idea que encontré yo”, prosiguió el realizador, quien se alejó conscientemente lo que narraba la novela original, publicada por H.G. Wells en 1897. “Lo que sí estaba claro es que no quería hacer nada retro, nada gótico, sino algo moderno y que se sintiera como que le estaba pasando ahora mismo a la gente”.

En esta versión, que será distribuida por Universal Pictures, Cecilia (Elisabeth Moss) es una arquitecta que huye de una relación extremadamente abusiva y que se entera luego del supuesto suicidio de su esposo, Adrian (Oliver Jackson-Cohen); pero es justamente entonces cuando empieza a experimentar situaciones inexplicables que la llevan a dudar de la muerte de su ex pareja y a darse cuenta de que no ha dejado de ser una víctima, aunque todos los que la rodean piensan que ha perdido la razón

En vista de lo que viene sucediendo con el #MeToo y con la toma de conciencia sobre los abusos que han sufrido las mujeres en manos masculinas, el argumento de la cinta no podría ser más coyuntural. “Sí, pero fue algo que surgió de manera orgánica. No estaba tratando de empujar temas sociales en la historia, pero mientras la escribía, todo empezó a desarrollarse alrededor de esta figura femenina, y empezó a sentirse como algo que hablaba de abuso doméstico”, retomó Whannell.

Anuncio

“La idea del acoso constante, el temor que tienen las mujeres de que alguien pueda estar obsesionado con ellas y que las hace por ejemplo caminar hacia sus autos con las llaves en la mano por si tienen que defenderse, calzaba para mí perfectamente con una historia sobre el Hombre Invisible, porque eso es lo que él hace”.

Entre escuelas

Uno de los aspectos más fascinantes del filme es el modo en que combina trucos prácticos con efectos computarizados. “No me interesaba cuáles empleáramos, sino que fueran los apropiados”, aseguró el director. “A veces recurrimos a efectos muy avanzados, de última tecnología, cuando teníamos que remover por completo a un doble de acción que llevaba un traje verde; pero otras veces usamos técnicas muy antiguas, como una persona de utilería jalando con una cuerda una pieza de ropa. Y teníamos que lograr que los dos estilos funcionaran juntos”.

Además de ser director, Whannell es un escritor de guiones increíblemente prolífico; hizo los de las tres primeras entregas de “Saw” y todos los de la saga de “Insidious” hasta el momento, y creó ya al menos una historia con una protagonista femenina (la de “Insidious: The Last Key”). Pero él mismo reconoce que desarrollar al personaje de Cecilia fue un reto distinto.

Anuncio

“Fue difícil, porque además de que me obligaba a lidiar con un asunto delicado, me colocaba frente a alguien que lleva todo el peso de la historia en sus hombros y que está prácticamente en todas las escenas de la película”, afirmó. “En ese sentido, Elisabeth fue mi copiloto, la que aprobaba lo que le mostrábamos, y me sentí muy cómodo con sus aportes, porque trajo la perspectiva femenina que yo no tenía y moldeamos las cosas según su punto de vista. Tuvimos una auténtica colaboración”.

THE INVISIBLE MAN
(Universal Pictures/Universal Pictures)

No es un secreto para nadie que Moss venía de hacer la celebrada serie televisiva “The Handmaid’s Tale”, en la que interpreta a una mujer del futuro que es esclavizada por una sociedad totalitaria de hombres, lo que nos llevó a preguntarle a nuestro entrevistado si la renombrada actriz se ganó el papel actual gracias a dicho rol.

“No la elegimos porque se trataba de una mujer que había sido atacada ya por las fuerzas del Patriarcado [en la ficción], sino por lo buena que es”, aseguró él. “Soy súper fan de ‘Mad Men’ [donde actuó también Moss] y de ‘The Handmaid’s Tale’, y creo que ella es increíblemente talentosa”.

“Cuando los actores se enfrentan a una película sobre alguien que atraviesa una crisis y cuya salud mental se pone en riesgo, es fácil para ellos salirse de control y hacer demasiado; pero Elisabeth respira realidad, y cuando está en la pantalla, destila la verdad”, afirmó. “Eso me daba una confianza completa”.

En busca de originalidad

Aunque Whannell tiene muchas vinculaciones con el cine comercial, “The Invisible Man” es una curiosa mezcla de sensibilidades ‘indie’ y ‘mainstream’, porque toda su primera parte es muy típica del ‘slow burn’ y muy intensa, mientras que la segunda acelera los trámites y se adentra en terrenos más convencionales del suspenso.

Anuncio

“Para mí, este filme viene de mi subconsciente, de todas las películas que adoro y de la gente que he conocido, por más que haya tratado de hacer algo completamente original”, señaló. “Creo que es una mezcla de estudio de personajes y de acción, y si lo piensas, eso es justamente lo que hace [el director] Chris Nolan, presentando tramas laberínticas y exigentes pero enmarcándolas con espectáculos visuales gigantescos”.

En ese sentido, Whannell espera que su próxima cinta sea incluso más original, sin depender de una fuente ya existente. “Ha sido un gran año para esa clase de películas; lo que ha pasado con ‘Parasite’ hace que uno se emocione con lo que se puede hacer en el ‘thriller’”, precisó. “Espero poder tener una idea brillante que vaya por ese lado mientras descanso en alguna playa y trabajo en mi bronceado, porque eso es lo que voy a hacer ahora”.


Anuncio