Anuncio
Share
Entretenimiento

Desde casa, Omar y Argelia mantienen en alto el espíritu de sus oyentes en medio de la tempestad

Omar Velasco y Argelia Atilano durante una de sus transmisiones desde casa.
(Cortesía)

Las cosas empezaron a cambiar dos semanas atrás para Omar Velasco y Argelia Atilano, dos de las estrellas más grandes de la radio en español en el Sur de California, cuando el Distrito Escolar de Los Ángeles anunció la suspensión de clases y ella se enfrentó a la necesidad de tener que atender a sus dos pequeñas hijas, Camila y Anabella, en horas de trabajo, lo que la llevó a solicitar un permiso especial para trabajar desde casa.

“Sólo había faltado antes al programa por cuestiones de enfermedad o asuntos personales, pero esa fue la primera vez que me conecté con Omar desde la casa; fue un experimento”, nos contó Atilano durante una entrevista telefónica. “Empecé a hacer dos cosas a la vez: cuidar a las niñas y atender a la comunidad. Pero sé que ese es un dilema al que se están enfrentando actualmente muchas familias”.

Anuncio

La conexión se hizo inicialmente con una aplicación, pero como se vio que esta no era lo suficientemente adecuada como para obtener la calidad de sonido requerida, la pareja terminó recibiendo una máquina especial que mejoró considerablemente el proceso. “Desde esta semana, nuestro programador Roberto Isaac nos dijo que podíamos quedarnos los dos en casa, y tenemos que agradecer a todos nuestros jefes de Univision Radio, porque se han preocupado mucho en cuidar la salud de todos los empleados”, explicó Velasco, quien se encontraba al lado de su esposa mientras se efectuaba la charla.

“No es lo mismo hacerlo de este modo, pero estamos al aire tratando de motivar a nuestro púbico, mostrándole que nos encontramos igual de preocupados, con miedo ante tanta incertidumbre, y sobre todo cuidando a nuestros seres queridos y a nuestros vecinos, porque quedarse en casa es un mensaje importante para nosotros”, agregó.

Los desafíos de la nueva etapa

Uno de los cambios más evidentes en “El Show de Omar y Argelia” ha sido la desaparición de las entrevistas en persona. “Unos días antes de que se cerrara todo, tuvimos en el estudio a la actriz mexicana Eiza González, y fue una entrevista rara, porque no nos saludamos ni siquiera de mano; fue de lejitos y rapidito, porque todo esto ya estaba cambiando”, recordó Velasco. “Creo que el trato entre las personas ya no va a ser el mismo”.

Anuncio

En tiempos como los que vivimos, estos esposos deben mantener también un balance complicado entre los comentarios informativos y los que son mucho más ligeros. “Hace años que no tocamos los chismes de la farándula, pero hemos regresado a ese tipo de información porque se ha convertido en un escape para la gente, debido a que las noticias que se difunden no salen de lo dramático”, retomó él. “Pasamos ahora de algo muy serio a algo muy frívolo, relacionado por ejemplo al Príncipe Harry, y de ahí a una broma en la que digo que soy Sofáman y que estoy salvando al mundo estando tirado”.

“Pase lo que pase, los latinos no podemos perder el sentido del humor, que no se nos va ni en los peores momentos”, complementó ella. “Estamos tratando de seguir siendo los mismos -los relajados, los entretenidos-, porque de otro modo nos deprimiríamos todos. Y lo último que yo quiero es que mis hijas vean a una mamá preocupada y asustada, por lo que me estoy encargando de seguir siendo una mamá juguetona y divertida”.

Más allá de lo meramente informativo, nuestros entrevistados han usado el show para dar sus opiniones sobre diferentes temas, y las emisiones recientes los han encontrado claramente en desacuerdo con las decisiones tomadas por el presidente de Estados Unidos Donald Trump y las del mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador en lo que respecta al manejo de la pandemia.

Desde junio del año pasado, Latido Music se convirtió en una propuesta de particular interés para un importante sector de nuestra comunidad, ya que se trata de una cadena de televisión gratuita para los fanáticos de la música latina de diferentes géneros, con una programación compuesta por videos musicales, noticias, entrevistas, ‘reality shows’ y documentales.

Anuncio

“Yo no tengo filtro; soy responsable en mis comentarios, claro, pero siento una gran decepción por lo que ha hecho Trump desde que comenzó esta enfermedad, cuando decía que era algo que iba a pasar y que todo estaba bajo control por aquí”, detalló Velasco. “Y es lamentable ahora escuchar lo que está diciendo el presidente de mi país natal, porque incluso en Estados Unidos, donde estamos mucho mejor preparados en infraestructura, está siendo algo muy serio”.

“Imagínate ahora a un país como México y a un presidente que está diciendo ‘Salgan, no pasa nada; saquen a sus santitos, que los van a proteger’. No saben la ola que les va a llegar, y cuando les llegue, que Dios los agarre confesados”, sentenció. “No somos inmunes a la política ni a las decisiones que toman nuestros líderes”.

La crisis en pareja

Debido a que trabajan juntos en un espacio radial que se transmite por la estación KLOVE 107.5 FM desde las 5 hasta las 10 de la mañana y de lunes a viernes, Omar y Argelia se ven las caras de manera mucho más frecuente que otras parejas sentimentales, y ahora que tienen que hacerlo desde casa y al lado de sus hijas, nos pareció adecuado preguntarles el modo en que todo esto viene afectándolos en lo que respecta a su matrimonio.

Anuncio

“El mejor regalo que nos puede dar el universo en este momento es estar al lado de nuestras hijas, pero hay otras ventajas, como que tengo ahora una hora adicional para dormir, porque evidentemente no tengo que manejar hasta el estudio”, dijo Atilano. “Claro que acabamos de cumplir sólo una semana de estar juntos las 24 horas del día. Hemos podido sobrevivir, pero vuélvenos a hacer la pregunta dentro de un mes”.

Atilano empezó a hacer primero el programa en su hogar para cuidar a sus hijas.
(Cortesía)

“Lo bueno es que tenemos 12 años de matrimonio y casi 17 de hacer el programa, por lo que estamos acostumbrados a estar juntos”, afirmó Velasco. “Cada quien ha ido tomando su espacio. Yo me he metido un poquito más a la cocina en estos días, porque estoy preparando la cena, mientras Argelia se dedica a leer en nuestra recámara y se reúne conmigo cuando la comida está lista”.

De regreso al plano de la seriedad, él mismo declaró que están completamente conscientes de la gravedad de lo que está sucediendo y de la incertidumbre que causa el no saber cuándo terminará. “Nos sentimos mal por todos lo que han perdido a sus seres queridos, los que están enfermos y los que se han quedado sin trabajo; pero estamos unidos, en el mismo barco, lo que significa que tenemos que cuidarnos y cuidar a los demás del contagio”, insistió.

Anuncio

“Me puse loco cuando me enteré de que la gente había llenado las playas del Sur de California el fin de semana pasado, aunque ya todas han sido cerradas”, agregó, antes de mencionar a su madre y de sentir por ello que se le quebraba la voz. “Ella tiene 80 años; vive a cinco millas de mi casa, pero hace tres semanas que no la puedo ver. Y lo mismo le pasa a Argelia, porque su mamá vive a 20 millas, en el Este de Los Ángeles”.

Atilano reconoció los méritos de lo que han venido haciendo el gobernador de California Gavin Newsom y el alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti, pero consideró que debería emplearse una mano más firme. “Se aprecia lo que han hecho, pero muchas personas desafían las órdenes y hay que imponer más restricciones”, precisó. “Por otro lado, muchos de nuestros oyentes nos dicen que sus jefes no los dejan trabajar en casa, y que hasta los amenazan con despedirlos”.

“Entiendo que hay que pagar la renta y los recibos, pero todos debemos ponernos en la misma página, desde los dueños de casas que no deben cobrar rentas por el momento hasta los managers de los restaurantes que les deberían de dar ‘quebrada’ a sus trabajadores, pasando por las madres solteras que no tienen la fortuna de tener un esposo y padre tan bueno como yo”, enfatizó. “Aunque puede sonar contradictorio, ahora que estamos separados, debemos permanecer más unidos que nunca”.


Anuncio