Anuncio
Share

Manolo Cardona vuelve a mirar a Hollywood tras convertirse en el ‘rey del streaming’

Manolo Cardona protagoniza la serie '¿Quién mató a Sara'.
(Cortesía Netflix)

Ha pasado casi una década desde que Manolo Cardona era considerado uno de los actores latinos con más posibilidades de conquistar Hollywood. Desde 2012, cuando fue parte del elenco de “Border Run”, protagonizada por Sharon Stone, no se le volvió a ver en los castings en la ciudad. Ni siquiera en alguna producción estadounidense para televisión. Eso, a pesar de que su muy decente inglés y sus ojos azules y 6, 2 (1,90 mts.) de estatura lo habrían colocado de primero en la lista de muchos productores con aspiraciones de diversidad en sus elencos, pero sin papeles para actores que lucieran “demasiado” latinos.

Sin embargo, Cardona tenía otro sueño: Combinar papeles “interesantes” con trabajo detrás de las cámaras. La apuesta le ha dado dividendos inimaginables. El niño que creció en las calles de la ciudad colombiana de Cali soñando con ser actor y contar historias con su arte lleva dos semanas como el protagonista de la serie más vista de Netflix en todo el mundo.

Se trata, por su puesto, de “¿Quién mató a Sara?”, en la que encarna a Alex Guzmán, un hombre que pasa 18 años en la cárcel por el asesinato de su hermana Sara. En la producción escrita por el chileno José Ignacio Valenzuela “El Chascas”, Cardona y los actores mexicanos Claudia Ramírez, Carolina Miranda y Eugenio Siller, el español Ginés García Millán y el venezolano Alejandro Nones, cuentan una historia que navega con sorprendente éxito en un estrecho canal, en el que se juntan las aguas del melodrama y el thriller policial.

El elenco de "¿Quién mató a Sra"/ está integrado por actores de México, Colombia y España.
(Cortesía Netflix)
Anuncio

“Yo solo agarro proyectos que me apasionan y ´Quién mató a Sara´me pareció espectacular desde el principio. Claro, esto de estar número uno a nivel mundial es algo que uno ni se atreve a imaginar. La única palabra que puedo usar para describir lo que siento es agradecimiento”, dijo Cardona en una entrevista exclusiva con Los Angeles Times en español desde su casa en la Ciudad de México, donde vive con su esposa Valeria Santos y sus hijos Gael y Guadalupe.

Agradecer y luchar son dos términos que se conjugan al mismo tiempo en la boca de Cardona, quien sabía desde que tiene memoria que lo suyo era ser actor. “Es parte de mi ser”, afirma, aunque en su adolescencia las presiones paternas lo empujaron a estudios universitarios de Finanzas. “Al final lo dejé, pero la vida da tantas vueltas que las herramientas que uso hoy en día en mi faceta de empresario del entretenimiento nacieron allí, en esas clases”, reconoce.

Está mucho más sereno que en los días en los que la telenovela “¿Por qué diablos?” lo convirtió en una cara reconocida en todo el mundo hispano. Tenía en ese entonces 22 años y la fama comenzó con furia. “En Colombia llegó un momento en el que no podía salir a la calle”, recordó al hablar de aquella época que incluyó también “Amor a mil”.

Por eso, no lo pensó dos veces cuando le llegó una oferta de Telemundo para hacer melodramas entre Miami y México. “Para mí Colombia y los fans colombianos me dieron todo, pero no puedo negar que pasar desapercibido se convirtió en un gran placer”, admitió. Allí hizo “Ladrón de corazones”, “Gitanas” y “Marina”.

Habría seguido si no hubiese llamado a su puerta otro proyecto que volvería a cambiarle la vida: “El cartel”.

“A pesar de que la violencia del narcotráfico en Cali me marcó mucho y yo estoy convencido de que esas cosas hay que mostrarlas y procesarlas a través del arte, ese fue el único período en el que me adentré en esa tragedia que vivimos los colombianos”, indicó al destacar que no se siente parte del movimiento de las narconovelas.

El papel de Martín González “Fresita” enseñó otra cara de Cardona al público y le despertó el gusanito de la producción. Formó entonces su empresa 11:11 Films, con la que hizo la película “El cartel de los sapos”, que se estrenó en 2012.

Con Hollywood en suspenso
Al mismo tiempo, trató de abrirse paso en la meca del cine. Largas estadías en Los Ángeles consiguieron un papel en “Un Chihuahua in Beverly Hills” y “Border Run”. En televisión salió en “Covert Affairs” y “Reign”.

Sin embargo, aunque Cardona asegura que no sabe cual es la fórmula del éxito, tiene buen olfato para detectarlo. En Brasil hizo la telenovela “Aquele Beijo” y le dijo adiós “por un rato” a Hollywood.

“En ese momento me di cuenta que necesitaba enfocarme en mi empresa. Crear una base financiera que me diera libertad”, explicó. Combinó ese esfuerzo con cine propio y de otros. Televisión esporádicamente. Nacionalidades varias. Sus créditos son tan variados como las banderas con las que se identifican sus proyectos. República Dominicana, México y España son las que más abundan.

Justamente en Santo Domingo hizo uno de sus proyectos más ambiciosos: La serie “Rubirosa”, que en Estados Unidos solo se puede ver la primera temporada en PantaYA. “Espero que pronto lleguen las otras dos. El tema de los derechos es complicado”, admitió.

Por primera vez, un mayor porcentaje de hogares en EE.UU se suscribe a un servicio de transmisión digital que a la televisión tradicional de pago, según los resultados de una nueva encuesta publicada por Deloitte el pasado lunes.

“Fue mucho trabajo, pues esa la produjimos nosotros y yo la protagonice. Pero estoy muy orgulloso del resultado”, indicó. Es además lo que más le gusta de su carrera. Rubirosa trata sobre la vida del playboy dominicano Porfirio Rubirosa, después se metió en la piel de Jesucristo en la película “María Magdalena”. Fue el asistente del presidente colombiano César Gaviria en “Narcos”.

“No hay nada mejor para alguien como yo que disfruta de la espontaneidad de la vida”, reconoce. Se declara malo para planificar, bueno para el baile -en especial la salsa-, de paladar curioso, amigo de sus amigos, feminista furibundo (aun antes de tener una hija) y aliado de las víctimas “sean quiénes sean”.

Las Saras
“El cuaderno de Sara” se convirtió en la más taquillera en 2018 en España. Este 2021, “¿Dónde está Sara?” es la serie más vista de Netflix. Se ríe al pensar en las Saras de su vida. Pero subraya que pesar de los retos del primer proyecto, se quedaron chicos en comparación a lo que fue terminar la serie en la pandemia.

“Íbamos por la mitad cuando tuvimos que parar todo”, contó. Hacer producciones audiovisuales, con escenas de acción cuando los tapabocas y las pruebas contra covid están a la orden del día “desestabilizan la concentración y complican todo”, recordó. Aun así lograron completar el proyecto que hoy lo ha convertido en la nueva cara de la televisión latinoamericana.

La segunda temporada se estrena el 19 de mayo.” Les pido por favor que nos apoyen”, dice con modestia, como si media humanidad no se hubiese quedado obsesionada con saber quién es el asesino.

La nueva cinta de James Bond, “No Time to Die”, podría ser estrenada por un servicio de streaming y no en las salas de cine.

Cardona expresó que lo que viene lo sorprendió hasta a él, pues “los giros que se inventó El Chascas son demasiado” y prometió que esta segunda temporada es “mejor que la primera. En este caso las segundas partes no solo son buenas, sino que mejores”.

Actualmente, Cardona espera el estreno de la película que lo tiene fascinado. Se trata de “El rey de todo el mundo”, donde compartirá carteles con Ana de la Reguera, Manuel García-Rulfo y el bailarín mexicano Enrique Arce. “Eso de que te dirija Carlos Saura y que el director de fotografía sea el maestro Vittorio Storaro (“Apocalipsis Now”, “The Last Emperor”) todavía no lo puedo creer”, reconoce con las mejillas brillantes de emoción.

Su productora se asoció con Telemundo para la próxima novela “Parientes a la fuerza”.

Pero además ya terminó de filmar la película “Under Duress”, en la que bajo la dirección de su hermano Juancho Cardona, vuelve a enfilarse hacia Hollywood.

Y es que el artista tenía claro el camino, pues “primero quise afianzar la productora. Ahora que esa camina sola vuelvo a mirar hacia el resto del mundo. Brasil y Hollywood, claro. No deja de ser un sueño pendiente”.


Anuncio