Anuncio
Share

La transmisión de los Oscar por ABC atrajo a su mínimo histórico de televidentes, 9.85 millones

Regina King, Frances McDormand, Daniel Kaluuya and Yuh-Jung Youn at the 93rd Academy Awards
Regina King, Frances McDormand, Daniel Kaluuya y Yuh-Jung Youn en los 93º Premios de la Academia.
(ABC)

A pesar de una noche de primicias históricas y una gran sorpresa en la categoría de Mejor Actor, la 93ª entrega de los Oscar no pudo evitar la caída de los ratings de TV que afectó a todos los premios durante la pandemia.

La transmisión de los Oscar por ABC alcanzó un mínimo histórico, con un promedio de 9.85 millones de espectadores que sintonizaron el domingo, una caída del 58% con respecto al año pasado, según Nielsen. El mínimo anterior fue en 2020, con 23.6 millones de televidentes.

Los productores de televisión Oscar Steven Soderbergh, Stacey Sher y Jesse Collins se enfrentaron a los mismos obstáculos que otras ceremonias de premios, que experimentaron descensos de audiencia similares. Los Globos de Oro (6.9 millones de espectadores en NBC) y los Grammy (8.8 millones de espectadores, por CBS) tuvieron disminuciones de audiencia de más del 50% año tras año.

Si bien 9.85 millones de espectadores es una cifra más alta que la de la mayoría de los programas de televisión en horario estelar, palidece en comparación con las transmisiones de fútbol americano de la NFL de temporada regular, que promediaron 15 millones de espectadores esta pasada temporada.

Anuncio

Los Oscar suelen ser el programa no deportivo más visto del año, pero no será así en 2021. El estreno de CBS después del Super Bowl de “The Equalizer” obtuvo más de 20 millones de espectadores, y la entrevista de Oprah Winfrey con el príncipe Harry y Meghan Markle fue seguida por 17.1 millones de espectadores, el 7 de marzo pasado.

La audiencia de los Oscar por ABC probablemente aumentará cuando se agregue en los servicios de visualización a demanda y se habilite la transmisión fuera de casa. Pero ello no cambiará el estatus de lo ocurrido la noche del pasado domingo, con el Oscar menos visto de la historia.

El espectáculo se realizó casi dos meses más tarde que en los últimos años, y la audiencia en vivo que asistió fue muy limitada: menos de 200 participantes sentados en un entorno similar a un banquete, en Union Station, en el centro de Los Ángeles. Con funciones también limitadas en las salas de cine -en su mayoría cerradas durante el último año-, muchos espectadores de TV no estaban familiarizados con las películas nominadas, lo cual puede explicar por qué los clips se utilizaron menos de lo habitual.

El show no tuvo anfitrión. El único momento de comedia ocurrió cuando el actor Lil Rel Howery interrogó a los asistentes sobre la famosa música de películas que hacía sonar DJ Questlove. Glenn Close, nominada a Mejor Actriz Principal, acompañó su respuesta con una interpretación del baile de “Da Butt” de “School Daze”, del director Spike Lee.

En su mayor parte, las presentaciones fueron serias y carecieron del humor y la ironía que siempre caracterizaron los premios de Hollywood. Un segmento extenso sobre Motion Picture & Television Fund hizo recordar más bien a un teletón para recaudar fondos.

Si bien hay evidencia anecdótica de que a los espectadores no les interesan mayormente los discursos de justicia social en las entregas de premios del mundo del espectáculo, los ganadores y los presentadores no rehuyeron mencionar el asesinato de George Floyd, a manos de un policía. El ex oficial de Minneapolis Derek Chauvin fue condenado la semana pasada por la muerte de Floyd, ocurrida el 25 de mayo de 2020. “Estamos de luto por la pérdida de tantos y, tengo que ser honesta, si las cosas hubieran sido diferentes la semana pasada en Minneapolis, podría haber cambiado mis tacones por botas para marchar”, afirmó Regina King, directora nominada de “One Night in Miami”, al comienzo del espectáculo.

La transmisión también tuvo un giro importante al presentar el premio a la Mejor Película -tradicionalmente el último de la noche- ante las categorías de Mejor Actriz y Mejor Actor principales. La última vez que la transmisión no terminó con el premio a la Mejor Película fue en 1972, cuando el film ganador fue “The French Connection”.

El cambio pudo haber sido un intento de mantener a los espectadores enganchados hasta el final de la emisión. La ganadora del premio, “Nomadland”, era a esa altura considerada una conclusión inevitable en base a sus muchos otros galardones obtenidos, incluidos los Globos de Oro y BAFTA. Es posible que los espectadores hayan anticipado un cálido tributo a Chadwick Boseman, el fallecido actor que podría haber sido honrado póstumamente por su actuación en “Ma Rainey’s Black Bottom”. En lugar de ello, fue sorprendente el triunfo de Anthony Hopkins por su actuación como un anciano que sufre de demencia en “The Father”. Hopkins no estaba presente en la ceremonia, que terminó con una imagen fija de su rostro.

Según un representante del film, el actor, de 83 años, estaba en su Gales natal y, para evitar el riesgo de exponerse al coronavirus, había decidido no viajar al British Film Institute de Londres, desde donde otros nominados aceptaron sus premios. El equipo de producción del programa insistió en los discursos de aceptación en persona para evitar el uso de llamadas de Zoom, que disminuyeron los estándares de calidad de producción en otras transmisiones.

El cambio de categoría puede haber dado un ligero impulso a los ratings. Nielsen mide la audiencia de los Oscar a través de la última pausa comercial nacional, que se produjo antes de que se presentaran las categorías de actuación. Ello le dio al programa una hora de finalización inusualmente temprana, a las 11:10 p.m. hora del este de EE.UU. Una vez que los Oscar pasan de las 11 p.m., la transmisión compite con la hora de dormir en la mayor parte del país.

Aquellos que se quedaron despiertos vieron cómo hizo historia el galardón a Hopkins, que fue el Mejor Actor Principal más antiguo de los Oscar, uno de los varios hitos que la ceremonia estableció esa noche.

Chloé Zhao fue la primera mujer de color en ganar como Mejor Directora por su trabajo en “Nomadland”. La diseñadora de vestuario de “Ma Rainey’s Black Bottom”, Ann Roth, de 89 años, se convirtió en la mujer de mayor edad en ganar un Oscar, y la estrella de “Minari”, Yuh-Jung Youn, fue la primera coreana en ganar como Mejor Actriz Principal.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio