Anuncio
Share

COMENTARIO. Andrea Meza ganó el Miss Universo a pulso, no robó la corona ni está casada

Andrea Meza tras recibir la corona del Miss Universo 2021.
Andrea Meza tras recibir la corona del Miss Universo 2021 en Hollywood, FL.
(Alicia Civita)

Tras ganar la representante de México el concurso de belleza, las redes se encendieron al considerar que la reina de Perú se merecía la corona ¿Por qué ganó la mexicana y no otra?

Un mes antes de la elección de Miss Universo, las candidatas latinoamericanas tuvieron encuentros con la prensa. Miss México Andrea Meza, Miss Perú Janick Maceta y Miss Puerto Rico Estefanía Soto una y otra vez se repetían en las bocas de los profesionales que hablaban con ellas. De las tres, todos coincidían en que la mexicana era la que tenía más posibilidades de convertirse en la ganadora del concurso de belleza.

Meza, al menos a través de videollamada, parecía tenerlo todo: Belleza, altura, inteligencia, rapidez mental, desenvoltura, aplomo y la capacidad de hacer sentir a la persona que tenía enfrente un amigo o amiga cercana. En persona, su efecto era todavía mayor. A todo lo anterior se suma ese don intangible e imposible de aprender que hace que su energía sea magnética. Y como la cereza del pastel está el que sabe transmitir autenticidad.

Andrea Meza
(Agencia Reforma)

Lo anterior es una combinación perfecta para cualquier reina de belleza. Sin embargo, en este caso hay un elemento más: La experiencia. El Miss Universo era el segundo gran certamen en el que competía Andrea Meza, ya lo había hecho en el Miss Mundo.

Anuncio

La mujer de 26 años, oriunda del estado norteño de Chihuahua y residente de Guadalajara, fue coronada como Miss México en 2017 y quedó como primera finalista en el concurso de Miss Mundo de ese año.

De acuerdo a los datos del certamen de belleza británico, Meza fue seleccionada en esa ocasión como “Reina de Américas”, ganó el “head to head challenge” y quedó en segundo lugar en el fast track Multimedia, en quinto lugar en el fast track de talento, entre las primeras 24 en el fast track deportes y en las primeras 30 en el fast track Top Model. En pocas palabras, cuando llegó al Seminole Hard Rock Hotel & Casino, en la ciudad de Hollywood, en Florida, Miss México ya llevaba años trabajando en sus debilidades, apuntalando sus ventajas y con una idea clarísima de lo que debía hacer para hacerse de la corona.

Anuncio

Mucho más que tres horas
“Mi triunfo no es solo mío. Es de todo un equipo”, afirmó Meza en una rueda de prensa realizada en menos de una hora después de su triunfo. Ni siquiera había podido llamar a su mamá, quien debió quedarse en casa recuperándose de una operación de un tumor cerebral, dijo con los ojos aguados cuando se enfrentó al selecto grupo de ocho periodistas acreditados, entre los que nos encontrábamos nosotros.

La excelente respuesta reveló otro de los elementos claves de una elección como esta, saber trabajar en equipo, y es que cuando se elige a una Miss Universo no solo se escoge una cara bonita y un cuerpo escultural, por mucho que los críticos que apenas pasan a vuelo raso por el concurso para criticar su superficialidad insistan en afirmar.

Anuncio

Miss Universo es la cara de una organización que vende “belleza con resistencia de piedra”, como decía un comercial para vender cerámicas en mi Venezuela de los años 90. La reina debe ser... sí hermosa, pero también tener disciplina digna de un militar, para mantenerse perfecta físicamente, mientras trabaja sin parar y siempre tiene una sonrisa en el rostro.

Saber quién es la mujer perfecta para ese rol no es cuestión de la tres horas que la audiencia observa en la pantalla. Por eso, las candidatas son evaluadas en todo momento durante los 10 días que verdaderamente dura el concurso. Esto incluye sesiones de modelaje, desfiles, actividades culturales, sociales, ensayo tras ensayo, entrevistas con la prensa, con las juezas, intimidad con sus “amigas y rivales”. Poco sueño, pero caras tersas. Mucho estrés, pero con pieles lozanas y sonrisas que no podían rendirse.

Anuncio

Lo que la audiencia observa en la televisión es solo el momento final del proceso. Es decir, cuando ven a las 21 semifinalistas en la pantalla, pero cierto es que ya las cartas han sido echadas. En ese momento, la suerte, buena o mala, es la única que puede cambiar las opiniones que ya se han hecho las juezas. Una caída por descuido, una mala reacción, unos nervios descontrolados, un maquillaje o peinado desafortunado podrían haber afectado el proceso, pero no mucho más.

En el caso de las cinco semifinalistas los riesgos eran mayores. Una Miss que ofrece una respuesta terrible puede caer del primer lugar. Una que da otra respuesta espectacular puede subir algunos puntos. Es lo que nos cuentan fuentes del concurso. Miss India bajó, Miss Brasil subió. La respuesta de Miss Perú fue increíble, pero su voz estuvo llena de nervios. ¿Entendible? Sí, pero en contraste con la voz pausada y articulada de Miss México, no le dio como para llegar al primer lugar.

Candidatas hispanas al Miss Universo
Candidatas hispanas al Miss Universo
(EFE)

Miss Perú tenía, en nuestra opinión, la cara más bella del concurso, pero le faltó preparación para asumir la responsabilidad de una Miss Universo. Su talento para desfilar necesitaba mejorar. Por momentos, dio la impresión de que se iba hacia atrás. El bikini con el que hizo su desfile no era el que le hacía destacar su figura y su fuerte personalidad, que la hace una mujer espectacular, puede que no haya permitido que la percibieran como alguien que pudiera adaptarse fácilmente a la organización. Y es que ser Miss Universo no es fácil, tampoco es todo lo divertido que se piensa, o representa un año viviendo como una princesa.

Anuncio

De hecho, es muy posible que el resultado del Miss Universo sea lo mejor que le podía pasar a Janick Maceta, a quien le recomendamos usar su plataforma como líder y se alce como una “role models” para las jóvenes agobiadas por los estándares de belleza y ejemplos de vida inalcanzables que ofrecen las redes sociales. Su respuesta a las críticas sobre el triunfo de Miss México ha sido ejemplar. “No se brilla apagando a otro. Nosotras somos un claro ejemplo de unión y amistad. Si me quieren y me apoyan then #stopbulling”, escribió en sus redes sociales la joven peruana luego de enviarle felicitaciones a la soberana mexicana. “Felicidades belleza! @andreamezamx 🇲🇽 our new @missuniverse ❤️❤️❤️ qué alegría haberte conocido, eres una persona que ilumina a todos los que la rodean, te quiero mucho y nunca olvidaré las risas que compartimos y los momentos que vivimos, podrán con este amor? JAMÁS! Te deseo todos los éxitos en esta nueva etapa, que Dios te acompañe, bendiga y proteja siempre, aquí tienes una amiga para toda la vida ❤️ Love you with all my heart, im so proud of you 🥺❤️", publicó.

La novia y los piropos

Anuncio

La foto que publicó Andrea Meza en su cuenta de Instagram en septiembre de 2019 fue descubierta poco antes del Miss Universo y tras su triunfo fue usada como prueba de que no se merecía el título. Incluso, creó dudas a la hora de escribir su perfil el domingo en la noche. Sin embargo, ya las cosas están aclaradas. Se trató de una sesión fotográfica para promover el Parque Nacional Barranca de Cobre en Chihuahua como destino de bodas. Nada más.

A pesar de toda la controversia, la nueva Miss Universo se ha mantenido serena y por encima de cualquier pelea. Es una actitud digna de una reina y una respuesta sin duda diseñada por la organización, que desde ahora y hasta que entregue la corona es la que manda en su vida.

La pelea queda para la misión que la propia Andrea Meza se trazó desde el principio de su reinado en México y anunció en la rueda de prensa del domingo en la noche que “Yo voy contra el acoso a la mujer, comenzando por el acoso en la calle”. Es decir, contra los “piropos” indeseados en la calle, que son una forma de acoso sexual.

Es decir, manos de seda y garras de leona.

Anuncio


Anuncio