La estrategia de las cadenas de TV de transmitir telenovelas turcas para ahorrar sufre el primer tropezón

Alexis Ayala y Scarlett Gruber son parte del elenco que está derrotando a las telenovelas rusas.
(Univision)
Share

¿Se ha roto el hechizo que las producciones turcas tenían sobre el público?

Cuando Leonardo Padrón se dio cuenta de que su telenovela “Si nos dejan” tendría en Estados Unidos como rival a la turca “Hercai”, la confianza que tenía en su producción empezó a tambalear. “Confieso que me preocupé”, dijo el guionista venezolano en una entrevista exclusiva con Los Angeles Times en Español. “No solo era una turca, es un trasatlántico de la televisión. Se trata de una historia que ha tenido un gran éxito en todos los lugares donde se ha transmitido”.

La preocupación no era infundada. Si bien el éxito de las telenovelas turcas a nivel internacional no es ninguna novedad, “Hercai” ha sido un portento por sí misma, con ratings de los niveles de “Fatmagul”, la producción que convirtió a las telenovelas turcas, hasta entonces una incipiente tendencia, en un fenómeno mundial. De eso hace casi una década y, al menos hasta ahora, su hegemonía no parecía tener rival.

“Este auge de las novelas turcas es producto de la crisis desatada por la caída de la inversión publicitaria en los medios tradicionales y la consiguiente reducción de presupuesto de producción. Se comenzó a mirar a ese mercado de proveedores como una opción posible de mantener a la audiencia conectada con el melodrama a mucho menor costo. Chile fue el pionero con ‘Las mil y una noches’, a principios de los 2010, y el resto es historia”, recordó Marcos Santana, presidente de Telemundo Studios, la única gran productora de televisión de ficción en español en Estados Unidos.

En torno a los canales de televisión, las productoras y las distribuidoras de las telenovelas turcas se ha creado todo un mundo, que incluye canales de cable que solo transmiten ese producto, producciones originales para Netflix e incluso la venta de los guiones. Todo ese despliegue fue impulsado por la popularidad de las telenovelas turcas, inicialmente en Latinoamérica y luego en España y otros países, principalmente de Europa y Asia, incluyendo a Corea del Sur, donde también se ha desarrollado una versión propia de melodrama audiovisual.

Anuncio
Anuncio

Las actrices y actores tendrán que regresar ¿Con qué medidas se encontrarán?

La cereza en el pastel para la industria turca de la televisión ha sido la penetración al mercado hispano de Estados Unidos. Después de varios intentos fallidos, en 2019 la telenovela “Amor eterno” le dio a la cadena Univision un rotundo primer lugar en el rating y su primer triunfo sobre “El Señor de los Cielos”, después de una lucha de seis años.

“Acá tardaron más en pegar porque se intentó al principio con historias de época y esas no ofrecían un referente cultural para la audiencia latina. Las novelas funcionan como anclas de los inmigrantes latinoamericanos con su lugar de origen. Pero al mismo tiempo necesitan el componente aspiracional y de empoderamiento de la mujer que es parte de su cultura en Estados Unidos. Por eso, las producciones más contemporáneas que muestran la parte más moderna de la cultura turca son las que han funcionado mejor”, dijo en una entrevista Elsa Segovia, actual presidenta de estrategia creativa y análisis de Univision, al analizar en su momento el éxito inicial de “Amor eterno”.

Para la académica Diana Ortega Cortés, de la neoyorquina St John’s University, el atractivo de las historias turcas para los inmigrantes latinos funciona desde varios elementos, como la fuerza de los afectos y las profundas relaciones familiares, que se muestran más apegadas a las costumbres latinoamericanas de antes. “Pero además está el elemento masculino que traen estas telenovelas, que suelen combinar el romance con ángulos policiales o de galanes fuertes y exitosos en diferentes profesiones, lo que las hace atractivas para los hombres”, afirma.

Además, está la publicidad gratuita generada por las recomendaciones de boca en boca de familiares y amigos, la intriga generada por los capítulos de mala calidad en las redes sociales y YouTube, y la prensa y los blogs de sus países. Todo eso ha dejado la mesa servida para las televisoras a la hora de estrenar una telenovela turca ante cualquier público, pero en especial ante el público estadounidense de habla hispana.

"Amor eterno" fue el primer gran éxito de Univision que no salió de Televisa.
(Univision)
Anuncio

El antídoto

Desde 2019, las televisoras hispanas han estrenado “Pájaro soñador”, “Cennet”, “Amor prohibido” y “Todo por mi hija”, entre otras novelas turcas. Actualmente se transmiten con buenos niveles de audiencia “La hija del embajador” (en Univision a las 10 p.m.) y “Hercai” (en Telemundo a las 9 p.m.) Pero mientras que Univision domina en su espacio, la estrategia de Telemundo de usar una novela turca para mantener la audiencia entre sus producciones originales no les ha funcionado en esta ocasión.

Santana, el presidente de Telemundo Studios y responsable de grandes éxitos de la cadena, como “La Reina del Sur” y “El Señor de los Cielos”, considera que hay un sector del público que ha comenzado a rechazar “el tono machista y la intensidad del drama” de las telenovelas turcas. Otros analistas consideran que el que “Hercai” no esté en el número uno no significa que esté mermando el interés por esas historias, sino que hay ciertas producciones en español que no solo han capturado la atención del público tradicional, sino que se las han arreglado para atraer audiencias diferentes.

Es justamente lo que dicen las mediciones de rating en estos momentos. Y es que la confianza de Leonardo Padrón en “Si nos dejan” no debió tambalearse ni un segundo, pues la telenovela se ha mantenido en el primer lugar de sintonía del importantísimo segmento de las 9 de la noche desde el primer capítulo.

Por tercera vez desde que comenzó su relación con Televisa, el escritor ha logrado entregar un excelente remake de telenovelas exitosas. Primero fue “Amar a muerte”, inspirada en “El cuerpo del deseo”, y luego la transformación en serie de “Rubí”. “Si nos dejan” es una versión modernizada de la colombiana “Señora Isabel” y su gemela mexicana “Mirada de mujer”.

"Hercai" le ha funcionado a Telemundo, pero Univision va mejor con una telenovela tradicional.
(TELEMUNDO)

Padrón considera que la audiencia estadounidense ha apoyado la novela porque “hemos tenido mucho cuidado en actualizar la trama” e incorporar nuevas historias que la conecten con el presente y le hablen a la audiencia masculina. Además, la mantuvo dentro de los esquemas de la telenovela tradicional, pero expandiendo la importancia de los personajes para crear figuras con fuerza que den interés, más allá del típico triángulo principal. En ese sentido, “Si nos dejan” tiene muchas diferencias con las versiones anteriores, aunque en el centro de todo sigue estando el romance de un hombre de unos 30 años y una mujer que tiene ya 50.

El paquete se ha completado con el elenco, que ha ofrecido una combinación de artistas muy conocidos como Mayrín Villanueva, Alexis Ayala y Susana Dosamantes; talentos jóvenes como Marcus Ornelas, Isabel Burr y Scarlet Gruber, y nuevas caras como la de Elissa Soto, la hija mayor de Gabriel Soto y Geraldine Bazán. Como si eso fuera poco, la producción también ha marcado el regreso de Gaby Spanic, la eterna “Usurpadora”.

El híbrido no convenció

Antes de que quedara claro que una telenovela latina bien hecha y con toques tradicionales puede con una turca, Televisa llegó a intentar la realización de sus propias versiones de guiones plasmados en éxitos de ese país. El año pasado trascendió que el gigante de la televisión mexicana había comprado cinco de esos textos. Ya dos han salido al aire. La primera fue “Kara Para Ask”, que fue transformada en “Imperio de mentiras”, y que fue protagonizada por Angelique Boyer y Andrés Palacios.

Anuncio

La segunda y última que ha sido transmitida hasta ahora es “Gecenin Kraliçesi”, con las actuaciones estelares de Gabriel Soto y Fátima Molina. Ambas lograron colocarse en el primer lugar de sintonía en México y Estados Unidos, pero no por una gran diferencia.

Por primera vez en su historia, la cadena de Univision transmitirá a partir de la próxima semana en Estados Unidos una telenovela brasileña en el horario estelar de las 10.00 de la noche.

Para Padrón, el futuro de la telenovela está atado a unos espectadores “cada vez más sofisticados y con opciones casi infinitas de programación, pero que suelen apoyar las producciones de gran calidad que sienten que se conectan con ellos. Es algo que tuvimos en cuenta al hacer ‘Si nos dejan’. Si bien se grabó en México, bajo la producción de W Studios, tiene la máxima factura de producción y fue escrita con elementos de serie, pero al mismo tiempo la columna vertebral es el melodrama y tiene códigos muy mexicanos y muy de nuestra cultura. Es una combinación que hasta ahora no falla”.