Anuncio
Share

El Hola México Fest se abre en L.A. con la inquietante ‘Perdida’

Una imagen de la cinta que abre esta noche el festival.
(Hola México Film Festival)

Luego de un calendario entero afectado por la pandemia y el inevitable traslado al terreno virtual, Hola México Film Festival regresa este viernes al plano presencial a través de una edición que se prolongará hasta el 25 de este mes y que tendrá como sede principal a las salas Regal de LA Live.

Pero la inauguración de esta noche, a partir de las 7 p.m., se llevará a cabo en LA Plaza de Cultura y Artes (501 N Main St., Los Ángeles, CA 90012), y estará encabezada por la proyección de “Perdida”, un emocionante ‘thriller’ dirigido por Jorge Michel Grau, quien llamó ya la atención de los cinéfilos con la estupenda “Somos los que hay” (2010).

“Perdida”, que ya hemos pedido ver, entra en aguas comerciales sin dejar completamente de lado la contundencia ya conocida de Grau, y se sostiene sobre todo en una puesta en escena de mucha creatividad en la que se insinúan permanentemente influencias visuales del legendario Alfred Hitchcock.

Hola México Film Festival, el evento de cine mexicano más importante fuera de ese país, arranca este viernes en Los Ángeles con una edición física que se prolongará hasta el 25 de septiembre y coincide con el mes en el que Estados Unidos celebra la Herencia Hispana.

Anuncio

El filme maneja también de manera interesante dos líneas narrativas, porque si bien toda su primera parte se encuentra contada desde la perspectiva de una joven camarera (Fabiana, interpretada por Cristina Rodlo) que establece un apasionado romance con un celebrado director de orquesta (Eric, interpretado por José María de Tavira), la segunda cambia de ruta para retroceder en el tiempo y ofrecernos la perspectiva de la esposa del mismo Eric, desaparecida en extrañas circunstancias (la dama responde al nombre de Carolina y es interpretada por Paulina Dávila).

El aspecto ‘mainstream’ de la producción se revela en varias decisiones narrativas, en sus provocativas escenas íntimas y en el desarrollo incompleto de algunos de los personajes, como sucede con el de Eric; pero Grau posee el suficiente talento como para que este trabajo resulte siempre entretenido e intrigante, y logra además verdaderas maravillas con la locación principal y casi única del relato: una enorme y costosísima casa en las afueras de Ciudad de México que termina convirtiéndose en protagonista de la historia y en el epicentro de sucesos inexplicables que parecen tener orígenes sobrenaturales.


Anuncio