Bárbara Mori asume un contundente papel dramático en esta cinta del Hola México Fest

Bárbara Mori en una escena de la película “Todo lo invisible”.
(Miguel Angel Galo)
Share

‘Todo lo invisible’ muestra a esta estrella uruguayo-mexicana en una faceta distinta

El Hola México Film Festival, que se ha convertido ya en una tradición angelina, regresó el fin de semana pasado a las actividades presenciales tras una edición virtual obligada por la pandemia; y este miércoles, a las 7.30 p.m., ofrece en sus pantallas (ubicadas en las salas Regal de LA Live) una producción que nos permitirá reencontrarnos con una actriz que no nos deja precisamente indiferentes.

Hablamos de “Todo lo invisible”, un drama de Mariana Chenillo (“Cinco días sin Nora”) en el que un padre de familia -odontólogo de profesión- pierde la vista luego de un accidente automovilístico, lo que hace obviamente que su vida cambie por completo. Pero la tragedia no afecta solamente a este personaje -llamado Jonás e interpretado a Ari Brickman-, sino también a su esposa Amanda, que es interpretada por la popular actriz uruguayo-mexicana Bárbara Mori, con quien tuvimos la oportunidad de conversar a través de una conexión de Zoom.

“Fue una experiencia hermosa trabajar con Mariana, una gran directora a la que admiraba antes de trabajar con ella, y con Ari, que es un gran compañero de trabajo y un excelente actor que hace aquí un trabajo brillante como un hombre ciego”, fue lo primero que nos dijo la intérprete.

Anuncio

“Cuando me invitaron a formar parte de esta película, me emocionó mucho la posibilidad de trabajar con los dos; y cuando leí el guion, me encantó, porque tiene una historia muy humana”, detalló. “Me parece que ese es el tipo de historias que necesitamos hoy en día, sobre todo porque venimos de una pandemia en la que hemos tenido tantas pérdidas humanas, laborales y materiales”.

Según ella, la cinta -que tendrá una función adicional el viernes 24 de septiembre a las 6 p.m.- habla del proceso que se produce después de un accidente que altera la existencia de una persona de manera drástica, y de cómo esta tiene que aprender a adaptarse a una nueva realidad que puede estar llena de matices y de esperanza.

“Como la esposa del personaje que ha perdido la vista, Amanda se convierte en el pilar en el que tiene que recargarse este personaje, pese a que ella tiene que mantener ahora a la familia y seguir trabajando”, explicó. “Ella no pierde la visión, pero sí pierde una parte de su marido, la complicidad que tenían y el deseo que sentían. En ese sentido, también tiene que encontrarse como una nueva persona”.

La talentosa actriz uruguaya abre su corazón en una franca confesión que toca corazones y abre los ojos a los que viven atrapados en la oscuridad del temor

En carne propia

Mori recuerda haberle sugerido a Brickman que se vendara los ojos y que saliera con ella de ese modo a la calle antes de que se iniciara el rodaje, con el fin de experimentar directamente lo que sucede con una pareja en una situación de esta clase.

Anuncio

“Llevaba a Ari del brazo, ayudándole a bajar las escaleras, diciéndole que íbamos a cruzar la calle, y terminamos comiendo en una taquería”, recordó. “Fue interesante no solo por lo que él aprendió, sino porque me permitió también observar las reacciones de las personas, el modo en que se incomodaban, así como la poca conciencia que hay en este país acerca de la discapacidad”.

Claro que el guion de “Todo lo invisible” tiene que ver realmente con las experiencias de Chenillo, quien sufrió en cierto momento un desprendimiento de córnea y se ha enfrentado a diversos problemas de visión en los últimos años. “A veces se tropieza, no ve bien, y eso genera un caos en el que me inspiré también para mi personaje”, retomó Mori. “Pese a ello, es una directora absolutamente brillante que te exige siempre, que no te permite quedarte en tu zona de confort. Sabe perfectamente la historia que quiere contar y sabe transmitírtelo”.

Hay que destacar que el papel de Amanda no depende del aspecto físico del personaje, como sucedía en otras películas más o menos recientes de Mori, como “Pretendiendo” y “Treintona, soltera y fantástica”, donde se seguía destacando por todo lo alto su gran belleza física, aunque, en esa misma época, ella participó en “Cosas insignificantes”, un drama que la llevó a cortarse todo el pelo para asumir el papel de una mujer que lo hacía como muestra de solidaridad con un niño que sufría de cáncer.

“No se ha tratado solo de probar hacia afuera, sino también de probarme a mí misma. Cuando terminé [la telenovela] ‘Rubí’, quise salirme del estereotipo de la mujer guapa y sensual, y empecé a buscar personajes que me ayudaran a construir un camino distinto, con más credibilidad”, enfatizó la actriz. “Tenía que saber qué tan capaz era de hacer cosas distintas”.

Contagios y proyectos

A mediados de enero de este año, Mori fue presa del Covid-19, y aunque no la pasó bien, considera que fue una mujer privilegiada porque contó con todos los cuidados necesarios. “No soy una persona que toma muchas medicinas, por lo que la pasé tomando tés y cosas así”, afirmó.

“Afortunadamente, no se fue ni a la garganta ni a las vías respiratorias, pero afectó mucho mi mente”, añadió. “No me funcionaba la memoria, cuando la he usado a lo largo de 25 años; y eso me dio un poco de ansiedad. Pero después de 15 días, ya estaba bien”.

Más allá de este sinsabor, el periodo pandémico le sirvió para terminar de escribir el guion de un largometraje que planea dirigir, y que se inspira en la violencia que vivió siendo niña al crecer al lado de un padre alcohólico. Antes de emprender una aventura tan ambiciosa, decidió probar suerte tras la cámara con un proyecto más breve.

Cinco años después de su última incursión televisiva, Bárbara Mori regresa a la pantalla chica gracias a “La Negociadora”, una serie que se estrenará este 11 de febrero en los Estados Unidos y Puerto Rico a través de Pantaya y que lo hará simultáneamente en América Latina mediante Claro Video.

Anuncio

“Hice un cortometraje para probar mi capacidad como directora y para que se vea cómo va a ser la película, y lo metimos al Festival de Cine de Guanajuato, que lo puso en su selección oficial porque les gustó mucho”, señaló Mori, aludiendo a “Más fuerte que el miedo”, que se estrenó en el evento citado el pasado fin de semana. “Digamos que es como el tráiler o como el prólogo del largometraje que viene”.

“Más fuerte que el miedo” se rodó hace cerca de tres meses, con todos los protocolos de sanidad necesarios. “Tuvimos a dos niñas actrices y un ‘crew’ muy pequeño, y me parece que salió muy bien”, comentó.

Pero es este no es el único proyecto creativo de autoría propia que ella tiene entre sus manos, porque se encuentra escribiendo los guiones de una serie televisiva en la que no actuaría necesariamente. “Estoy muy interesada en generar trabajos que toquen fibras, que hagan que nos cuestionemos dónde estamos en este momento, que reflejen cuál es nuestra realidad para que podamos hacer algo al respecto”, nos dijo.

“Tenemos que ser más generosos con los otros, con el medio ambiente, con los animales”, prosiguió. “Estamos en un momento importante en el que tenemos que cambiar nuestras formas antiguas de actuar para dejar de lado el machismo y la falta de inclusión”.