Anuncio
Share

Compartir contraseñas es ahora un problema mayor para Netflix y otros servicios de streaming, dicen analistas

Squares for passwords filled with asterisks. The last square filled with a silhouette of a person seated with a remote.
Servicios de streaming como Netflix y HBO Max están adoptando una línea más dura en cuanto al uso compartido de contraseñas.
(Illustration by Jim Cooke / Los Angeles Times)

El sitio web prometía algunas ofertas tentadoras.

Un vendedor ofrecía 10 días de acceso a Netflix en Ultra HD por sólo $1, un precio muy inferior al habitual de $19.99 al mes por una cuenta premium de Netflix.

Otro vendedor ofrecía acceso a HBO Max, hogar de series aclamadas por la crítica como “Mare of Easttown” y “Succession”, por sólo $1.09 al mes, en comparación con su precio de $14.99 al mes.

Otra persona ofrecía una suscripción a Disney+ (que suele costar $7.99 al mes) por sólo 90 centavos.

Los clientes satisfechos se sumaron con críticas entusiastas: “Cinco estrellas de nuevo”, “excelente”, “todo bien. Estoy satisfecho, sigue adelante hombre”.

A medida que aumenta la competencia por los clientes entre los servicios de streaming, también lo hace la proliferación de mercados en línea en los que se venden contraseñas ilegalmente a precios de ganga, según las empresas que gestionan la protección de contenido digital para los estudios de Hollywood.

Anuncio

Estos mercados ilícitos han surgido en respuesta a la popularidad del uso compartido de contraseñas, que se ha convertido en un creciente dolor de cabeza para los servicios de streaming que dependen de los ingresos por suscripción para financiar el creciente costo de producción de contenido.

Las pérdidas son cuantiosas. La compartición de cuentas y la piratería costaron a los servicios de streaming y a los proveedores de televisión de pago 9.100 millones de dólares en pérdidas de ingresos en 2019. Se espera que esa cifra aumente a 12.500 millones de dólares en ingresos perdidos para 2024, según la firma de consultoría e investigación de mercado Parks Associates.

Algunos expertos dicen que esas estimaciones son conservadoras. Un analista de Citi estimó que los servicios de streaming pierden aproximadamente 25.000 millones de dólares al año debido a la compartición de contraseñas, y que Netflix representa el 25% de esa cantidad.

“En el pasado, el uso compartido de credenciales se ha tolerado porque es una forma de hacer crecer su audiencia, la popularidad de su marca y su servicio”, dijo Ken Gerstein, vicepresidente de ventas de NAGRA, una compañía suiza que asesora a servicios de streaming y a otros sobre medidas antipiratería. “Pero hay un punto en el que la competencia empieza a limitar el crecimiento... Vemos un punto de inflexión que está empezando a tener tal impacto en el crecimiento de suscriptores, que está obligando a los servicios de streaming a empezar a tomar medidas”.

El mes pasado, Netflix dio un paso importante para reprimir el uso compartido de contraseñas entre personas que no viven en el mismo hogar. La empresa de streaming con sede en Los Gatos, California, dijo que estaba probando funciones que permitirían a sus suscriptores en Chile, Costa Rica y Perú añadir hasta dos usuarios fuera de su hogar, por $2 o $3 adicionales por cuenta.

Aunque los planes de suscripción de Netflix son populares, ha habido confusión entre los consumidores sobre cuándo se pueden compartir, dicen los ejecutivos.

“Como resultado, las cuentas se están compartiendo entre los hogares, lo que afecta a nuestra capacidad de invertir en nuevas y excelentes películas y programas de televisión para nuestros miembros”, escribió Chengyi Long, directora de innovación de productos de Netflix, en un blog el mes pasado.

Agregó que la compañía supervisaría las pruebas antes de implementarlas en otros países.

El año pasado, Netflix también probó un aviso durante el proceso de inicio de sesión que recordaba a algunos espectadores que no pagaban que si no vivían en la misma casa que el titular de la cuenta, tendrían que conseguir su propia suscripción a Netflix.

Durante muchos años, a Netflix y a otras empresas de streaming no parecía molestarles que se compartieran las contraseñas, e incluso parecían aprobarlo. En 2017, la compañía tuiteó famosamente que “el amor es compartir una contraseña”.

Pero la tolerancia de la empresa a esta práctica ha cambiado a medida que la compañía se enfrenta a una mayor presión para incrementar su base de suscriptores e impulsar la rentabilidad frente a la creciente competencia.

El anuncio se produjo después de que Netflix dijera que prevé un menor crecimiento de suscriptores. La empresa de streaming espera añadir 2,5 millones de suscriptores en el primer trimestre, frente a los 4 millones de suscriptores agregados un año antes.

“Hay mucha presión para averiguar qué hacer con los usuarios y suscriptores existentes para maximizar la salud financiera de cómo se está aprovechando esa base”, dijo Paul Erikson, director de investigación de Parks Associates.

Los piratas se han aprovechado del uso compartido de contraseñas vendiendo credenciales individuales en mercados como el que vio The Times o creando su propio servicio de streaming y robando ilegalmente programas populares de plataformas como Netflix y Disney+.

Al mismo tiempo, el uso compartido de contraseñas ha despegado durante la pandemia, ya que los consumidores pasan más tiempo en casa transmitiendo programas.

“Hemos visto un incremento en los últimos años, especialmente con COVID, porque más personas se suscribían a servicios de streaming en comparación con la televisión de pago tradicional”, dijo Gerstein. “Uno de los comportamientos que hemos visto es que con la acumulación de suscripciones, empezó a ser caro para los consumidores, y los piratas han visto una oportunidad en el robo de credenciales o el secuestro de credenciales”.

Muchos servicios de streaming, como Netflix y HBO Max, tienen directrices que especifican que cada cuenta es para un hogar, es decir, personas que viven en la misma residencia. Pero algunos consumidores tienen una definición más amplia de hogar, es decir, parientes que no viven en la misma casa o amigos que quieren ver la serie de ciencia ficción “Stranger Things” sin pagar una suscripción mensual completa.

Las personas que tienden a compartir contraseñas están en las edades de 18 a 24 años, según un estudio de la Advertising Research Foundation que encuestó a 10,400 adultos. Es posible que los consumidores más jóvenes estén más faltos de dinero y busquen formas de ahorrarse el pago de varios servicios de streaming, a pesar de exponerse a riesgos de seguridad, sobre todo si utilizan la misma contraseña para otros servicios como una cuenta bancaria, señalan expertos de la industria.

El director de investigación de ARF, Paul Donato, dijo que la cantidad de personas que comparten las contraseñas de Netflix y Disney+ tiende a ser mayor que la de otros servicios, como ESPN+, porque ofrecen contenido para un público general y atraen a las familias. Además, Netflix es más caro en comparación con el plan mensual de $6.99 de ESPN+, dijo Donato.

El estudio señala que el 36% de los suscriptores de Netflix comparten su contraseña con al menos un familiar fuera de su hogar, mientras que el 13% comparte su contraseña con un amigo fuera de su hogar.

En comparación, el 32% de los suscriptores de Disney+ comparten su contraseña con un familiar fuera de su hogar, seguido por el 13% que la comparte con al menos un amigo que no vive con ellos, según el estudio. Esto se compara con sólo el 16% de los suscriptores de ESPN+ que comparten su contraseña con un familiar que no vive con ellos y el 7% con un amigo, según el estudio.

“ESPN está muy específico, tendría que estar interesado en los deportes, mientras que Netflix es mucho más general, cubre prácticamente todos los géneros”, añadió Donato.

Aunque algunos analistas elogiaron las medidas de represión de Netflix para compartir contraseñas como un paso necesario, algunos consumidores se mostraron reacios, citando el aumento de los costos. En enero, Netflix aumentó el costo de algunos de sus planes, incluido su plan mensual premium, en $2, hasta los $19.99.

No está claro si otros servicios de streaming seguirán las acciones de Netflix en lo que respecta al uso compartido de contraseñas. Disney+ y HBO Max se negaron a comentar, mientras que Apple TV+ y Amazon no respondieron a una solicitud de comentarios.

Uno de los métodos que utilizan los servicios de streaming para frenar el uso compartido de contraseñas es la autenticación de dos factores. Así, cuando un usuario inicia sesión en su cuenta en un nuevo dispositivo, un aviso le pedirá un código independiente que puede enviarse al teléfono móvil del titular de la cuenta. Si la persona ya no vive en la casa, por ejemplo, un exnovio, no es probable que llame al titular de la cuenta para pedirle el código.

Si los clientes comparten sus contraseñas con personas fuera de sus hogares, es probable que el servicio de streaming ya lo sepa, afirma Jonathan Friend, director de producto de Friend MTS, con sede en Birmingham, Reino Unido, que ofrece servicios de protección de contenido. Los servicios de streaming pueden descubrir patrones, como cuando un cliente inicia sesión desde varias ubicaciones.

“Las empresas de streaming son proveedores de servicios tecnológicos muy sofisticados”, afirma Friend. “Así que es justo decir que la mayoría de estas plataformas sabrán lo que está pasando”.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio