Anuncio

Gómez-Jurado dice que la serie ‘Reina Roja’ corrige y aumenta su universo

En esta imagen proporcionada por Prime Video, Vicky Luengo, derecha,
En esta imagen proporcionada por Prime Video, Vicky Luengo, derecha, y Hovik Keuchkerian en una escena de “Reina Roja”.
(Prime Video vía AP)
Share

Seis años después de la publicación del popular thriller “Reina Roja”, el autor español Juan Gómez-Jurado está más que complacido con el resultado de la adaptación televisiva estrenada el jueves en el servicio de streaming Prime Video.

“Ha habido una maquinaria gigantesca y brutal para intentar imaginar mejor que yo lo que ya había imaginado; así me siento, me siento como un regalo”, dijo Gómez-Jurado en una entrevista reciente por videollamada desde Madrid.

La serie, una coproducción hispano-mexicana, contó con la dirección del realizador mexicano Julián de Tavira y los españoles Pablo Silva Glez y Koldo Serra. Está basada en la trilogía “Reina Roja” que completan “Loba Negra” y “Rey Blanco”.

Anuncio

“Creo que el material de partida ya es muy cinematográfico; la novela de Juan destila cine por cada poro”, señaló Serra. “Teníamos la ventaja de que las novelas estaban escritas… Nosotros partimos de la base de que ‘Rey blanco’ existía y podíamos tener una visión global sobre el universo de ‘Reina Roja’ y de Jon y Antonia, con lo cual era más fácil el poder ampliar el mundo de Juan, el universo de ‘Reina Roja’ y darle algunos extras a los lectores y a los espectadores, que la vean como meternos de lleno a la cabeza de Antonia Scott”.

‘Problemista’ es una comedia inusual sobre un salvadoreño con afanes creativos

Feb. 29, 2024

Gómez-Jurado fungió como productor ejecutivo y consultor de guion. También se daba sus vueltas por el set durante los seis meses de rodaje en Madrid.

“Reina Roja” presenta a la genio Antonia Scott (Vicky Luengo), la persona más inteligente del mundo, quien es reclutada por la policía para ayudar a resolver casos difíciles en un programa secreto. Su más reciente colega asignado es el oficial Jon Gutiérrez (Hovik Keuchkerian) y sus personalidades chocan al instante.

Ella es fría, sin filtros y hasta un poco inadaptada, mientras que él es parlanchín y con métodos de investigación más clásicos como obtener información regalándole galletas a unas enfermeras.

Keuchkerian leyó el libro por un amigo que se lo regaló. En el caso de Luengo, mucha gente le escribía por redes sociales diciéndole que debía interpretar a Scott. Ella no sabía a qué se referían, así que la curiosidad la llevó a leer el libro y escribirle a Gómez-Jurado para decirle que efectivamente sentía que podía ser el personaje.

“Me encanta hacer personajes que son border, es muy divertido, porque te puedes permitir probar el no gustar nada, el caer fatal”, dijo Luengo, quien sonó un poco al estilo Antonia cuando recordó con gusto las cosas que aprendió en el rodaje: “Aprendí que cuando te disparas en la cabeza, en una serie o una película, los sesos que estallan contra la pared están hechos con tripas de cerdo, pintura roja, kétchup, chicles”.

Jon tampoco es un policía típico. Es alto y corpulento, luce varonil y usa traje sastre; también es gay.

El grupo mexicano de rock Enjambre llega al Fonda con sus ‘Noches de salón’

Feb. 28, 2024

“¡Hombre, por favor! Se puede ser policía, tener un lado viril y ser gay”, dijo Keuchkerian. “Era uno de los pilares del personaje… Es un tipo que, visto desde afuera, tienes que tener un ojo muy, muy certero para decir que Jon es gay, de hecho, era cuestión de pinceladas”.

Antonia y Jon son convocados para resolver el secuestro de Carla Ortiz, una heredera que desaparece en el bosque tras el asesinato de su chofer y su caballo. Carla es interpretada por Celia Freijeiro y Ezequiel, su captor, por Nacho Fresneda.

“Estuvimos prácticamente encerrados en esa celda y en esos pasillos siniestros, oscuros y sucios”, dijo Freijeiro. “Nuestra trama se desarrolla ahí, tuvimos poco contacto con el exterior, incluso con el resto de compañeros; es como una serie un poco en paralelo”.

Freijeiro destacó que a pesar de que Ortiz está privada de su libertad, no se da por vencida.

“Se aferra a la vida, al deseo, a la luz, a salir y no es una víctima que languidece esperando a que la salven, sino que busca ella su propia salvación”, dijo.

Pero Ezequiel parece implacable y disfruta aterrorizándola.

“Empieza siendo un maltratador, un personaje que realmente inflige el mal”, dijo Fresneda. “Y poco a poco te das cuenta que realmente la herida que tiene le convierte en una gran víctima”.

Anuncio