Advertisement

La cultura pop es la nueva política; Taylor Swift llama a nuevos votantes y Kanye West saluda al presidente

La cultura pop es la nueva política; Taylor Swift llama a nuevos votantes y Kanye West saluda al presidente
En 2018, la línea divisoria entre la cultura pop y la política es cada vez más borrosa, y es igual de divisoria. (Izquierda: Justin Lane / EPA-EFE / REX; Derecha: Birdie Thompson / AdMedia / Zuma Press / TNS))
El séptimo signo del apocalipsis ha llegado. No es el huracán Michael, ni son los informes de que una marea creciente debido a una advertencia global nos arrasará antes de lo esperado. Y no es el absurdo negro-es-blanco de #HimToo.

Es una triangulación de eventos ilógicos que le darían a Rod Serling del programa "Twilight Zone" una razón para hacer una pausa: un rapero urbano apoyando al partido de elección de David Duke, mientras que una estrella pop con raíces en la música country aconseja a los ciudadanos norteamericanos a votar por el partido demócrata. Mientras tanto, POTUS está hablando abiertamente sobre los dos ya que nuestra nación dividida amenaza con dividirse en dos por lo que él diga a continuación.

Advertisement
Kanye West con una gorra MAGA (Make America Great Again), fotografiado aquí con Adam Driver y Kenan Thompson en el set de “Saturday Night Live” el mes pasado.
Kanye West con una gorra MAGA (Make America Great Again), fotografiado aquí con Adam Driver y Kenan Thompson en el set de “Saturday Night Live” el mes pasado. (Rosalind O’Connor / NBC)

Los rivales de larga data Kanye West y Taylor Swift, siempre conectados por la interrupción de West West en el discurso de aceptación de Swift en los MTV Video Music Awards de 2009, por no mencionar sus crudas referencias a ella en canción, nuevamente compartieron titulares esta semana.

Pero esto no es su relato estándar de "Entertainment Tonight". O tal vez lo sea. En 2018, la línea divisoria entre la cultura pop y la política es cada vez más borrosa, y es igual de divisoria. Nuestros puntos de vista y nuestros votos se expresan a todos mucho antes de ingresar a la urna privada a través de los programas que vemos, las celebridades que seguimos y los artistas que escuchamos, oficialmente como extraoficialmente.

Advertisement

Esto quedó claro cuando el drama West-Swift avanzó hacia el escenario amplio de la política gracias a una presidencia sin precedentes en la que el forraje de TMZ, la histeria del hashtag y las maquinaciones de la circunvalación comparten el mismo carril.

El presidente Trump y su asesor más cercano, Jared Kushner, tienen previsto reunirse con Yeezy (también conocido como Yeezus, también conocido como Black Skinhead, también conocido como el Sr. Kardashian) el jueves en la Casa Blanca para discutir... ¿Acaso importa?

La reunión se anunció esta semana cuando el asediado West abandonó Twitter, por segunda vez, después de su diatriba pro-Trump en el escenario de "Saturday Night Live". Continuando con su crísis pública que comenzó hace más de dos años, un West incoherente se dirigió a la audiencia del estudio después de la transmisión con una gorra de "Make America Great Again" (Hagamos a Estados Unidos Grande Otra Vez).

"Son tantas las veces que hablo con una persona blanca sobre esto y me dicen: ¿Cómo puedes apoyar a Trump? Es racista", comentó West en un video de esa noche que fue publicado en las redes sociales. "Bueno, si me preocupara el racismo, me hubiera mudado de Estados Unidos hace mucho tiempo". También alegó que los productores de "Saturday Night Live (SNL)" intentaron obligarlo a quitarse la gorra durante el show.

Advertisement

Trump tuiteo que West estuvo "genial" y "encabezando el programa" y que "SNL" ya no era "divertido".

Kayne West se sube al escenario luego de que Taylor Swift ganó el premio al video femenino durante los MTV Video Music Awards de 2009. Ahora, su conflicto se ha trasladado a la arena política.
Kayne West se sube al escenario luego de que Taylor Swift ganó el premio al video femenino durante los MTV Video Music Awards de 2009. Ahora, su conflicto se ha trasladado a la arena política. (Christopher Polk / Getty Images)

Mientras tanto, en Instagram, Swift, que lleva mucho tiempo apolítica, instó a sus 112 millones de seguidores a registrarse para votar. Luego respaldó a dos candidatos demócratas en el Congreso de su estado natal, Tennessee. La influencia ejercida por su primera inmersión en la política fue más fácil de medir que la confusa confesión número 1000 de West, desde que afirmó que "la esclavitud era una opción", a principios de este 2018.

Vote.org, una organización no partidista y sin fines de lucro que, entre otras iniciativas, permite a los ciudadanos verificar su estatus de votación o encontrar lugares para votar, rastreó 2,144 nuevos registros de votantes en Tennessee en las horas posteriores al post de Swift, lo que lleva el total de octubre hasta el momento a 7,554. Es un fuerte aumento de 2,811 registros en septiembre y 951 en agosto.

Trump también encontró tiempo para hablar con los periodistas sobre Swift, a pesar de una tormenta que se avecinaba (el frente climático, no las elecciones de mitad de período), las protestas de mujeres en todo el país y el juramento del candidato SCOTUS más impopular en la memoria moderna. El Líder del Mundo Libre dejó saber que le gusta "la música de Taylor un 25% menos" ahora. Nunca, jamás volvemos a estar juntos", parecía decir.

Las implicaciones políticas de esos comentarios en particular no están claras, pero aún queda mucho tiempo para que Rachel Maddow vincule la abrupta renuncia de la embajadora de la ONU de Trump, Nikki Haley, con el desaire de Swift. Nada debería sorprendernos en este punto.

La perturbadora verdad de que West y Swift son motivo de preocupación nacional para la Casa Blanca es un emblema de una presidencia en la que las alianzas a la cultura pop son ahora de importancia para la Oficina Oval.

Los presidentes anteriores sabían cómo apartarse de West, incluso cuando el rapero era una voz relevante y vital que dominaba la comunidad hip-hop y más allá.

El presidente Obama calificó a West como "un imbécil", dos veces, después de que el rapero irrumpiera en el escenario de los Premios MTV durante el discurso de aceptación de Swift y dijo que Beyoncé debería haber obtenido el premio. Swift, entonces una adolescente, lloró. "Pero tiene talento", dijo Obama.

Advertisement

El predecesor de Obama también tuvo palabras para West. El artista emergente se convirtió en un nombre familiar en 2005, cuando dijo durante un teletón del huracán Katrina que "a George W. Bush no le importan los negros". El enfoque de West fue torpe, pero su objetivo era claro: llamar la atención sobre aquellos que habían quedado desatendidos y sufriendo en Nueva Orleans, asolada por el agua.

Más tarde, Bush se refirió a las acusaciones de West de que él era un racista como un "golpe bajo" y "momento desagradable" en su presidencia.

Ahora, Trump y West han encontrado una hermandad en su deseo de atención a cualquier costo. La "energía de dragón" que West dice que comparte con su "hermano" Trump es tan fuerte que le permitió al ex defensor de la igualdad negra aceptar a este presidente. Esto a pesar de la reticencia de Trump para condenar a los grupos separatistas blancos y lo que muchos consideran políticas xenófobas. La guerra contra las mujeres que no son Kim Kardashian es otra cuestión completamente, y una que no es probable en persuadir al artista detrás de canciones como "Gold Digger" y "Perfect Bitch".

No es de extrañar que la dulzura del estado rojo, Swift, finalmente rompiera su silencio y se lanzara hacia el lado en el que Trump y West no estaban. Una chica solo puede soportar tanto antes de que ya no se convierta en una opción dejarlo de lado.

Swift se presentó el martes 9 de octubre por la noche en los American Music Awards, donde batió récords por la cantidad de premios ganados por una artista femenina. Swift pareció ser apolítica de nuevo, pareciendo sorprendida por sus victorias y agradeciendo a los fanáticos a pesar del hecho de que logró la dominación mundial hace años.

Solo que esta vez, ella vino con un mensaje: "Solo quería hacer una mención al hecho de que este premio y cada uno de los premios otorgados esta noche fueron por votación de la gente, y ustedes saben qué más es por votación de la gente, las elecciones de mitad de período del 6 de noviembre", dijo en respuesta a los aplausos.

Pero está claro que ya no es esa sensación pop cuya carrera tuvo un golpe de simpatía hace una década cuando West la interrumpió en el escenario con sus argumentos de racismo institucional (más tarde trató de tomar el crédito por su fama).

Advertisement
Kanye West y el entonces presidente electo Donald Trump conversan con la prensa después de sus reuniones en Trump Tower en Nueva York en diciembre de 2016.
Kanye West y el entonces presidente electo Donald Trump conversan con la prensa después de sus reuniones en Trump Tower en Nueva York en diciembre de 2016. (TIMOTHY A. CLARY / AFP / Getty Images))

Swift es ahora tomada más en serio como una defensora social que West.

West en su mayor parte, se la pasa fanfarroneando desquiciadamente en estos días, adentrándose imprudentemente en temas delicados que están destrozando el país con una sorprendente falta de empatía o dirección. Es el espectáculo de Kanye sin el talento y la brillantez anteriores.

Y, sin embargo, es en este estado de disminución que West finalmente ha recibido los elogios de la Casa Blanca y una reunión con el presidente.

Quizás los cuatro jinetes del apocalipsis están esperando para ver qué sucede en esa reunión de las mentes antes de ensillar. Pero si West tiene alguna posibilidad de convertirse en el próximo creador de políticas cuestionable de la nación en una administración de puertas giratorias que está llena de ellas, es mejor que los jinetes del apocalipsis empiecen a montar ahora.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement