Anuncio
Share
Internacional

Las protestas de hoy en todo el mundo piden que se tomen medidas contra el cambio climático

En la sede central de Amazon en Seattle, hoy viernes, más de 1.600 trabajadores planean salirse de las instalaciones, diciendo que su empleador no está haciendo lo suficiente con respecto al cambio climático.

En Nueva York, donde se celebra el lunes la Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas, los estudiantes del sistema escolar público más grande del país se proponen faltar a clases como parte de las huelgas juveniles planificadas internacionalmente.

Alrededor del calentamiento del planeta los organizadores esperan que millones de personas participen en marchas, mítines y manifestaciones para lo que podría ser la movilización masiva más grande jamás realizada sobre temas climáticos.

La Huelga climática global es un grito de acción inspirado en las protestas de los jóvenes y defendido por Greta Thunberg, una activista sueca de 16 años que se reunió con miembros del Congreso el miércoles, animándolos a actuar.

Anuncio

Miles de eventos están planeados en más de 130 naciones en un movimiento que se intensifica cada hora en los medios sociales. En Johannesburgo, Sudáfrica, los manifestantes proyectaron marchar hacia la legislatura provincial. En Sídney, Australia, exigen que no se lleven a cabo nuevos proyectos de carbón, petróleo y gas.

La junta editorial de Los Angeles Times ha escrito sobre el cambio climático durante años. Por eso pensamos que este era el momento adecuado para una serie más amplia de editoriales sobre el tema.

Los participantes expresan una creciente sensación de crisis en medio de olas de calor, inundaciones, huracanes, sequías e incendios forestales. Los defensores quieren que los gobiernos y las empresas establezcan plazos para pasar de los combustibles fósiles a las energías renovables.

La campaña popular está diseñada para perturbar la vida cotidiana y aumentar la presión política antes de la cumbre de la ONU, en la que los jefes de Estado convocados por el secretario general Antonio Guterres planean nuevos objetivos climáticos. Los países que piensan renunciar a los acuerdos incluyen a Estados Unidos, donde el presidente Trump se está retirando del acuerdo sobre el clima de París.

Anuncio

La intención es que las concentraciones sean pacíficas, pero la próxima semana, los activistas estadounidenses planean más protestas de confrontación, con el objetivo de entorpecer la vida cotidiana en Washington, D.C., y perturbar el distrito financiero de San Francisco el miércoles.

DSC_0122.JPG
Justin Campbell, ingeniero de datos de Amazon en Seattle, quiere que la compañía se convierta en neutral de carbono para 2030, no para 2040, el objetivo establecido el jueves por el director ejecutivo Jeff Bezos.
(Richard Read / Los Angeles Times)

En Bow, N.H., la organizadora Rebecca Beaulieu de 350.org está reclutando voluntarios para una protesta el 28 de septiembre diseñada para cerrar la Estación Merrimack, una de las centrales eléctricas de carbón más grandes que todavía operan en Nueva Inglaterra. “Hay un montón de personas que están dispuestas a arriesgarse a ser arrestadas”, dijo.

Los sistemas escolares y las corporaciones lucharon esta semana para responder cuando los estudiantes y los empleados hicieron planes para cerrar las aulas y las oficinas.

La ciudad de Nueva York permitirá a sus 1.1 millones de estudiantes de escuelas públicas faltar a clases por el día. Pero el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles animó a los alumnos a permanecer en el campus y a “expresarse en la escuela”, según una portavoz del distrito.

Las escuelas serán anfitrionas de “walk-ins” y mítines para discutir el cambio climático y permitir que los estudiantes se conviertan en “defensores del cambio”. Los funcionarios de la escuela de Seattle dijeron que no excusarán a los alumnos de la clase, a pesar de una resolución del Consejo de la Ciudad que los insta a dejarlos salir de las escuelas.

Patagonia y un puñado de otros minoristas, incluyendo Ben & Jerry’s cerrarán sus tiendas el viernes en solidaridad con los manifestantes. Rose Marcario, directora ejecutiva de la empresa de ropa para exteriores con sede en Ventura, escribió en una entrada de su blog que el calentamiento climático está acelerando al mundo hacia la mayor catástrofe económica de la historia. “El capitalismo necesita evolucionar para que la humanidad sobreviva”, escribió.

Anuncio

Pero en Amazon, un número creciente de empleados están haciendo públicas las críticas a las contribuciones del minorista al cambio climático, en gran medida a través de sus operaciones masivas de transporte aéreo y terrestre, y pide al director ejecutivo, Jeff Bezos, que se adelante a otras compañías. Sus llamadas han inspirado a los trabajadores de otras empresas de tecnología, incluyendo Microsoft, Google, Facebook y Twitter, a prepararse para unirse a la huelga de Amazon del viernes en Seattle y otras ciudades.

En aparente respuesta el jueves, Bezos anunció un Compromiso Climático para que Amazon y otras compañías lo firmen. Amazon se comprometió a cumplir los objetivos del acuerdo de París 10 años antes y a alcanzar emisiones netas de carbono cero para 2040.

Pero un grupo de empleados en Seattle llamado Amazon Employees for Climate Justice (Empleados de Amazon por la Justicia Climática) había pedido que la compañía alcanzara cero emisiones para el año 2030, y que dejara de ayudar a las compañías petroleras y de gas a acelerar la extracción y descubrir reservas. Una subsidiaria de Amazon, Amazon Web Services, proporciona servicios de computación en nube a esas empresas. Los miembros del grupo, que están organizando la huelga del viernes, dijeron que como líder tecnológico, Amazon debería alcanzar las metas climáticas antes.

“Si vamos a llegar sólo en 2040, significa que la mayoría de las demás empresas van a hacerlo después de ese lapso, y eso no es suficiente, dijo el ingeniero de datos Justin Campbell, un miembro del grupo.

Pero Campbell dijo que los miembros del grupo estaban encantados de que Bezos hiciera el anuncio, adoptando algunas de sus palabras, unos meses después de que los accionistas de Amazon votaran en contra de una propuesta que hicieron para que la compañía adoptara un plan de cambio climático.

Campbell, de 31 años, ve los efectos del cambio climático en Seattle cuando los glaciares del Monte Rainier retroceden, las orcas de Puget Sound mueren y el humo de los incendios forestales de verano penetra la ciudad. Decidió apartarse públicamente de la línea partidaria de Amazon después de ver el escaso impacto del voluntariado en iniciativas internas de la compañía para mejorar el reciclaje y organizar charlas sobre temas ambientales.

“No creo que nadie quiera ser parte de la generación que sabía que teníamos la oportunidad de hacer un cambio, pero no lo hizo”, dijo, “porque pensamos que era demasiado intimidante o que otra persona lo haría”.

El escritor del Times Howard Blume contribuyó en esta nota

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio