Anuncio

Después de más de una década, finalmente hallaron el tesoro escondido en las Montañas Rocosas

Forrest Fenn
Forest Fenn, fotografiado en 2013, dijo que escondió el tesoro como una forma de tentar a las personas a internarse en la naturaleza y darles la oportunidad de vivir una aventura y una expedición a la antigua usanza.
(Associated Press)

Forrest Fenn había publicado pistas sobre la ubicación del tesoro en línea y en un poema publicado en su autobiografía de 2010, “La emoción de la persecución”.

Un cofre de bronce repleto de oro, joyas y otros objetos de valor por más de un millón de dólares, que había sido escondido una década atrás en algún sitio de las Montañas Rocosas, fue hallado hace unos días, según un famoso coleccionista de arte y antigüedades que creó la ‘búsqueda del tesoro’.

Forrest Fenn, de 89 años, declaró el domingo al Santa Fe New Mexican que un hombre que no deseaba divulgar su nombre, pero que era de la zona “este”, localizó el cofre días pasados. El descubrimiento fue confirmado por una fotografía que el hombre envió. “Estaba bajo un dosel de estrellas en la exuberante vegetación boscosa de las Montañas Rocosas, y no se había movido del sitio donde yo lo escondí hace más de 10 años”, destacó Fenn en un comunicado que publicó en su sitio web, el domingo, en el cual no reveló la ubicación exacta. “No conozco a la persona que lo descubrió, pero el poema de mi libro lo llevó al lugar preciso”.

Fenn publicaba pistas en línea sobre el paradero del tesoro, y también lo había hecho en un poema de 24 líneas que fue editado en su autobiografía “The Thrill of the Chase” (La emoción de la búsqueda), de 2010.

Cientos de miles de personas han indagado en vano en rincones remotos del oeste de EE.UU para hallar el cofre de bronce que, según se cree, está lleno de monedas de oro, joyas y otros artículos valiosos. Muchos renunciaron a sus empleos para dedicarse a la búsqueda y otros agotaron los ahorros de toda una vida. Al menos cuatro personas murieron buscándolo.

Anuncio

Hace un año en Artesia, los fieles dicen que Nuestra Señora de Guadalupe se apareció en una mancha de la acera fuera de la Iglesia Católica de la Sagrada Familia. Desde entonces han salvaguardado la imagen de la patrona de México.

Fenn, que vive en Santa Fe, contó que armó y volvió a armar su cofre del tesoro durante más de una década, rociando polvo de oro y agregando cientos de monedas y pepitas del valioso metal. Incorporó también figuras de animales precolombinas, junto con “espejos” prehistóricos de oro facetado, rostros chinos antiguos tallados en jade y añejas joyas con rubíes y esmeraldas. Escondió el tesoro como una forma de tentar a las personas a internarse en la naturaleza, y para darles la oportunidad de vivir una aventura y una expedición a la antigua usanza.

Fenn también le había dicho al New Mexican en 2017 que el cofre pesaba 20 libras, y su contenido unas 22 libras adicionales. El hombre había trasladado el cofre a su escondite mediante dos viajes.

Cuando se le preguntó cómo se sentía ahora que el tesoro había sido finalmente hallado, Fenn comentó: “No sé; me siento medio feliz y medio triste, porque la búsqueda ha terminado”.

Anuncio

En su sitio web, escribió: “Felicito a las miles de personas que participaron en la aventura y espero que sigan atraídos por la promesa de otros descubrimientos”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio