Anuncio
Share

Los talibanes toman Kabul, el presidente huye y el gobierno afgano se derrumba; EEUU evacúa rápidamente

Taliban fighters take control of Afghan presidential palace
Combatientes talibanes toman el control del palacio presidencial afgano el 15 de agosto de 2021, en Kabul, después de que el presidente Ashraf Ghani huyera del país.
(Zabi Karimi / Associated Press)

Los militantes talibanes, que se han hecho con el control de Afganistán, entraron en la capital, Kabul, el domingo, ocuparon el palacio presidencial y exigieron la rendición incondicional del gobierno afgano, en medio de un ruido constante de helicópteros que transportaban a estadounidenses y otros extranjeros que intentaban ponerse a salvo.

El presidente afgano Ashraf Ghani, que la víspera emitió un mensaje grabado de ánimo a la población, huyó del país, según los asociados. Su marcha deja un vacío que se espera que el grupo insurgente islamista llene rápidamente.

La rápida y humillante derrota de los esfuerzos liderados por Estados Unidos durante dos décadas para rehacer Afganistán abrió un nuevo e incierto capítulo en el que los afganos opuestos a los talibanes temen volver a su brutal estilo de gobierno medieval que eliminaba los derechos civiles, subyugaba a las mujeres y despreciaba la educación.

Anuncio

Desde las primeras horas del domingo, miles de afganos, presos del pánico, asaltaron los cajeros automáticos, provocaron atascos masivos en las calles y peleas a puñetazos, y se refugiaron en sus casas mientras las oficinas, incluidas las agencias gubernamentales, se vaciaban y las tiendas se tapiaban para evitar los saqueos. Por la noche, las calles se volvieron silenciosas, como si anticiparan aterrorizados lo que está por venir.

Pero el caos en el aeropuerto de Kabul, con miles de personas desesperadas tratando de salir del país, hizo que el Pentágono enviara 1000 soldados más a Afganistán, que se unen a otros 4000 desplegados en las últimas 72 horas.

Se impuso un toque de queda a las 8 de la tarde, presumiblemente por los talibanes, y se vio ondear una bandera blanca talibán sobre el palacio presidencial. La cadena de televisión Al Jazeera difundió imágenes que, según dijo, mostraban a militantes talibanes armados recorriendo los pasillos del palacio y sentados en sus opulentas cámaras, junto al escritorio de Ghani.

Veinte años después de que Estados Unidos invadiera Afganistán para derrocar a los talibanes y eliminar el refugio de los terroristas de Al Qaeda que atacaron Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001, y tras invertir más de 80 mil millones de dólares en la creación de un ejército afgano y, posteriormente, de instituciones gubernamentales, el mismo grupo, los talibanes, volvía a gobernar, y Estados Unidos se batía en retirada precipitada.

Un helicóptero Chinook estadounidense sobrevuela la embajada de Estados Unidos en Kabul, Afganistán
Un helicóptero Chinook estadounidense sobrevuela la embajada de Estados Unidos en Kabul, Afganistán, el domingo 15 de agosto de 2021. Los helicópteros aterrizan en la embajada de Estados Unidos en Kabul mientras los vehículos diplomáticos abandonan el recinto en medio del avance talibán en la capital afgana.
(Rahmat Gul/Associated Press)

“Los talibanes han ganado con el juicio de sus espadas y pistolas, y ahora son responsables del honor, la propiedad y la autopreservación de sus compatriotas”, dijo el máximo responsable político de los talibanes, el mulá Abdul Ghani Baradar, al proclamar la victoria, según Al Jazeera.

Mientras los insurgentes talibanes atravesaban la capital el domingo, la evacuación de la embajada de Estados Unidos se puso en marcha y se completó al final del día. Los helicópteros trasladaron a los diplomáticos estadounidenses al aeropuerto fortificado para esperar su salida. En las últimas horas, los diplomáticos destruyeron archivos sensibles, destrozaron ordenadores portátiles y desactivaron teléfonos móviles. Al parecer, la bandera de Estados Unidos fue arriada y retirada cuando los funcionarios de mayor rango de la embajada se marcharon.

Otras embajadas occidentales también cerraron.

Se escucharon disparos esporádicos durante el día y la noche. No estaba claro si se trataba de escaramuzas o de celebraciones. Al anochecer, los soldados afganos que habían estado vigilando los puestos de control desaparecieron en su mayor parte; a algunos se les pudo ver cambiándose el uniforme por ropa civil.

“Será el fin de nuestra vida”, dijo en una entrevista una mujer que dio su nombre como Shakila Sarwari, de 22 años. Como decenas de miles de afganos, trabaja para una de las agencias occidentales que operan en el país desde hace casi dos décadas y teme ser un objetivo inmediato de los talibanes.

Un gran contingente de soldados estaba apostado fuera del recinto de las Naciones Unidas, y las calles que conducen al palacio de gobierno estaban bloqueadas, posiblemente en previsión de la llegada de una delegación talibán.

Abdullah Abdullah, que encabezaba la delegación gubernamental en las conversaciones con los talibanes que se estaban celebrando en Doha, Qatar, dijo en un mensaje de video que Ghani había abandonado Afganistán.

“Dios le pedirá cuentas y el pueblo de Afganistán emitirá su juicio”, dijo Abdullah. Aunque en el mismo bando, él y Ghani han sido rivales durante mucho tiempo, ya que el presidente rechazó las demandas de que dimitiera para alcanzar un acuerdo de paz con los talibanes.

Más tarde, Ghani emitió su propia declaración en las redes sociales, diciendo que había tomado la dolorosa decisión de abandonar el país que amaba o ser ejecutado por los militantes talibanes.

Los talibanes afirmaron que los combatientes estaban entrando en la ciudad solo para protegerse de los saqueos y el desorden a medida que la seguridad del gobierno afgano se desvanece. “No queremos entrar en Kabul por medios militares”, dijo el liderazgo talibán en un comunicado.

“Los ciudadanos de Kabul no deben sentir ningún miedo de los muyaidines”, decía el comunicado, utilizando el término con el que se autodenominan los militantes talibanes, añadiendo que los combatientes “no pueden entrar en la casa de nadie, ni acosar o molestar a nadie”.

Con una velocidad asombrosa, los talibanes emprendieron una marcha implacable por todo el país hace apenas dos semanas, capturando territorio y luego capitales de provincia y finalmente ciudades importantes.

Incluso cuando los servicios de inteligencia de Estados Unidos pronosticaban que los talibanes tardarían un mes o más en tomar Kabul —y mientras el presidente Biden y otros funcionarios estadounidenses insistían en que la caída de la capital no era inevitable—, los combatientes talibanes habían rodeado la ciudad de 6 millones de habitantes el domingo y estaban avanzando al anochecer.

Biden, que había anunciado recientemente que todas las fuerzas estadounidenses abandonarían Afganistán en septiembre, envió el jueves un contingente de 3000 marines y soldados estadounidenses para ayudar a evacuar la embajada y transportar a algunos de los 20 mil afganos que se calcula que trabajaban para Estados Unidos y que están en grave peligro. El sábado, añadió 1000 soldados más a Afganistán para ayudar en la crisis que se está agravando rápidamente.

La embajada había sido evacuada el domingo por la noche, y el personal se encontraba en el aeropuerto o ya había volado fuera del país. A la luz del día, se podía ver cómo salía humo del recinto diplomático mientras los funcionarios quemaban material sensible. Aunque el Departamento de Estado insistió inicialmente en que no iba a cerrar la embajada por completo, esos planes están cambiando.

Los helicópteros empezaron a sacar al personal de la embajada a primera hora del domingo, horas después de que los talibanes tomaran la cercana Jalalabad, la última ciudad importante además de la capital que no estaba en sus manos.

A pesar del colapso del gobierno afgano y de las crecientes críticas, la administración no parece dispuesta a dar marcha atrás en su decisión de retirar todas las tropas estadounidenses y ha señalado con el dedo la falta de liderazgo de las desmoralizadas fuerzas gubernamentales afganas. Los críticos afirman que la abrupta salida de las tropas de Estados Unidos y la OTAN envalentonó a los talibanes.

“Un año más, o cinco años más, de presencia militar de Estados Unidos no habría supuesto ninguna diferencia si el ejército afgano no puede o no quiere mantener su propio país”, dijo Biden en una declaración el sábado.

Abrarullah Murad, legislador de la provincia donde se encuentra Jalalabad, dijo que los insurgentes se apoderaron de la ciudad después de que los ancianos negociaran la caída del gobierno allí, informó Associated Press. No hubo combates cuando la ciudad se rindió, dijo Murad.

El ministro de Defensa en funciones, Bismillah Khan, trató de tranquilizar a la población diciendo que Kabul seguiría siendo “segura”.

Pero el dominio talibán plantea posibilidades aterradoras. A medida que los militantes islámicos avanzan, se ha informado de que están recurriendo a algunas de las tácticas de su brutal gobierno de la década de 1990, que se basa en una interpretación radical del Islam. Según algunos informes, los combatientes que avanzan han ejecutado a los soldados que se han rendido y han obligado a las mujeres a casarse.

Los talibanes insisten en que se han reformado y son un grupo más moderno y tolerante, aunque hay pocas pruebas que respalden esa afirmación. En la declaración publicada el domingo, el grupo dijo que ofrecería una “amnistía” a quienes colaboraran con el gobierno afgano o las fuerzas extranjeras.

La forma de las nuevas negociaciones entre los talibanes y lo que queda del gobierno afgano no estaba clara. Las dos partes participaron en las conversaciones de Doha, que han sido presentadas por Estados Unidos como un esfuerzo para alcanzar una solución política al conflicto.

Esas conversaciones comenzaron cuando la administración Trump negoció un acuerdo con los talibanes en el que el grupo militante se comprometía a no atacar a las fuerzas estadounidenses; a cambio, Estados Unidos debía comenzar a retirarse en mayo. Sin embargo, aparte de esa medida, los talibanes nunca aceptaron nada más sustancial.

Mientras los funcionarios estadounidenses calificaban las conversaciones de Doha como el “camino a seguir”, y los representantes talibanes les seguían el juego, sus soldados de a pie asaltaban Afganistán para lograr una solución militar.

Los funcionarios de Estados Unidos, o bien interpretaron mal a su adversario, o bien dieron prioridad a la vuelta de las tropas a casa por encima de cualquier otro resultado.

El domingo, Biden permaneció en el retiro presidencial de Camp David y se reunió por video conferencia con todo su equipo de seguridad nacional, incluyendo a la vicepresidenta Kamala Harris, el secretario de Defensa Lloyd J. Austin III, el secretario de Estado Antony J. Blinken y el director de la CIA William Burns. No estaba previsto que hiciera una declaración o discurso público.

Biden recibió información actualizada sobre “la reducción de nuestro personal civil en Afganistán, las evacuaciones de los solicitantes de SIV [visado especial] y otros aliados afganos, y la actual situación de seguridad en Kabul”, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Hace apenas unos días, Biden se burló de la idea: concluida por los servicios de inteligencia del gobierno y planteada por los periodistas- de que Kabul podría colapsar en un mes. El domingo, se acabó, y la administración intentaba rechazar las críticas de que había calculado mal.

Blinken, la cara de la administración ante los periodistas el domingo, defendió la decisión de Estados Unidos de retirarse y la forma en que se manejó. Señaló que los principales objetivos de Estados Unidos en Afganistán eran matar al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, y eliminar la presencia de Al Qaeda en Afganistán; dijo que esos objetivos se lograron. Sin embargo, las Naciones Unidas dicen que los talibanes nunca cortaron sus vínculos con Al Qaeda, como exigía Estados Unidos.

Blinken también rechazó las comparaciones de la precipitada huida de Estados Unidos de Kabul con la de Saigón en 1975, cuando fotos similares de helicópteros rescatando a estadounidenses de la embajada de Estados Unidos en la capital de Vietnam se convirtieron en imágenes históricamente icónicas del abandono de un aliado por parte de Estados Unidos.

“Es evidente que esto no es Saigón”, dijo Blinken.

Yam informó desde Kabul y Wilkinson desde Washington. Los redactores Nabih Bulos contribuyó desde Dubai y Eli Stokols desde Washington.


Anuncio