Anuncio
Share

OPINIÓN: La inestabilidad, un destino ineludible

Decenas de personas hacen cola para comprar querosene en Colombo, Sri Lanka, el 12 de abril del 2022.
Decenas de personas hacen cola para comprar querosene en Colombo, Sri Lanka, el 12 de abril del 2022. El aumento en las tasas de interés de EEUU repercute en todo el mundo y golpea con más fuerza a las economías vulnerables de países en desarrollo como Sri Lanka, que hace poco suspendió el pago de su deuda.
(Eranga Jayawardena / Associated Press)

Tomaron las calles, saquearon, incendiaron, destruyeron, y durante tres días, eso se replicó en toda la República Dominicana, todavía ignoramos cuántos murieron protestando en abril del 1984. Eso se repitió, en mayor o menor medida, en varios países latinoamericanos.

En febrero del 1989, estalló el “Caracazo”, en Venezuela, los caraqueños primero, todos los venezolanos después tomaron las calles durante nueve días, saquearon, incendiaron, destruyeron, mataron a unas 300 personas.

Esto puede repetirse en el futuro inmediato, pero será mucho peor, la crisis actual supera aquella. Las potencias aplican las mismas políticas que produjeron aquellos estallidos que designaron los años 80 como “la década perdida latinoamericana”.

Ayer y hoy

Ayer aumentaron los precios del petróleo, disparando la inflación mundial.

Anuncio

Ayer Estados Unidos y Europa aumentaron sus tasas de interés para controlar la inflación. Esos aumentos multiplicaron los intereses de la deuda externa latinoamericana. La crisis del endeudamiento trajo los estallidos sociales. Hoy Estados Unidos y Europa aumentaron sus tasas de interés para controlar la inflación, pero multiplicarán el costo del servicio de nuestra deuda externa, tal como como ocurrió ayer.

Hoy será muchísimo peor.

Ayer había un superávit alimenticio, hoy hay un déficit de alimentos. La escasez alimenticia y la hambruna son un destino ineludible. Ayer la deuda externa era ridículamente baja, hoy es alucinantemente alta. Ayer los corruptos eran moderados, hoy son insaciables.

Un espejo reflejando el futuro inmediato está a16,000 kilómetros de Estados Unidos, por eso pocos le prestan atención, pero hoy ningún lugar está demasiado lejos.

Sri-Lanka tiene 21 millones de habitantes, su deuda externa es de $50 mil millones. Como muchas Islas, vive del turismo. La corrupción corroe a Sri-Lanka. La agricultura se desmoronó y no le prestan para importar comida, porque el gobierno no paga el servicio de su deuda externa.

Sri-Lanka se desintegra. Con los estómagos vacíos y llenos de indignación, la gente tomó las calles; saquean, destruyen, el gobierno perdió el control, y surgió una novedosa protesta. Las turbas cazan ricos como ratas, con especial saña, contra los políticos ricos, gente que de la nada, es acaudalada, potentada, ostentosa.

Esto se puede replicar en Nepal y Bangladesh. En otras naciones hay protestas por alimentos, en varias hay manifestaciones por el mismo fenómeno.

En Pakistán hay inestabilidad política por la deposición de un primer ministro. Los precios de combustibles y alimentos se triplicaron, la gente tomó las calles. En Irán, aumentaron un 400 por ciento, la gente tomó las calles piden las cabezas del presidente y el ayatola.

En Latinoamérica, la inflación en Argentina se traga todo. Los argentinos prefieren comprar autos viejos, para asegurar sus ahorros, porque el dinero se devalúa en los bancos. La semana pasada la gente salió a las calles de Buenos Aires protestando contra Monsanto y sus transgénicos, quieren controlar su propia seguridad alimenticia.

Esos vientos, traerán tempestades más severas, inevitables.

Destino ineludible

Aumentando sus tasas de interés, hoy como ayer, Estados Unidos y Europa exportan su inflación a Latinoamérica y a todo el tercer mundo. Nadie nos salvará de las consecuencias de la política monetaria estadounidense y europea, la inflación nos ahogará como ayer.

Ellos aumentarán sus tasas de interés hasta controlar la inflación, pero Cada aumento multiplicará el servicio de nuestra deuda externa. Latinoamérica caerá en un agujero negro de inflación y escasez alimenticia. repitiendo las mismas políticas siempre obtendremos resultados similares.

Retornará el Fondo Monetario Internacional (FMI), como lo hizo ayer. Ya negocia con Sri-Lanka. Ningún país que haya lidiado con el FMI ha obtenido buenos recuerdos.

Cuando la inflación y los “ajustes estructurales” del FMI, el servicio de la deuda y la escasez alimenticia se junten, tendremos días bastante difíciles.

Fue en ese momento que la gente de Sri-Lanka tomó las calles, a saquear, perseguir y linchar a ricos y a políticos corruptos. Lo de Sri-Lanka se puede reproducir a nivel mundial. Nadie puede esperar que la gente se muera de hambre tranquila en su casa, a nombre de mantener una “paz social” artificial, incapaz de garantizarles la alimentación.

En el futuro inmediato, la crisis económica y alimenticia, nos presentarán la inestabilidad política como un destino ineludible.


Anuncio