Anuncio
Share

Protegen ballenas francas del Atlántico con boyas robóticas

una boya acústica flota en el agua frente a la costa de Ocean City, Maryland.
En esta foto del 29 de junio de 2021, proporcionada por la Institución Oceanográfica Woods Hole, una boya acústica flota en el agua frente a la costa de Ocean City, Maryland.
(Mark Baugartner / Associated Press)

Un centro de ciencias de Cabo Cod y una de los principales empresas navieras del mundo colaboran en un proyecto para emplear boyas robóticas que protejan a una ballena en peligro de extinción de los impactos letales de los barcos.

El laboratorio del Instituto Oceanográfico de Woods Hole desarrolló esta tecnología, que utiliza boyas y planeadores submarinos para grabar los sonidos de las ballenas casi en tiempo real.

Las grabadoras robóticas permiten a los científicos, a los navegantes y al público en general conocer la ubicación de las singulares ballenas francas del Atlántico Norte, explicó Mark Baumgartner, ecólogo marino del Instituto Oceanográfico de Woods Hole, cuyo laboratorio también opera las boyas.

Esta especie tiene menos de 340 ejemplares en el mundo y las colisiones con los barcos son una de sus principales amenazas, ya que viajan por algunos tramos del océano más transitados del planeta.

Ahora, el gigante naviero francés CMA CGM colabora con Instituto Oceanográfico de Woods Hole para desplegar dos de las boyas robóticas frente a Norfolk, Virginia, y Savannah, Georgia.

Anuncio

Según Baumgartner, CMA CGM financia el despliegue de las boyas, que se añadirán a los datos recogidos por otras seis en la costa este. En breve podrían desplegarse las dos nuevas boyas para realizar pruebas, agregó.

“Tenemos que cambiar nuestras prácticas industriales cuando las ballenas están cerca. Eso es lo que permite esta tecnología”, dijo Baumgartner. “Contar con la industria para que nos diga lo que funciona y lo que no es la mejor manera de encontrar soluciones que se apliquen realmente”.

En su día, estas ballenas eran abundantes en la costa este de Estados Unidos, pero sus poblaciones se vieron diezmadas por la caza comercial de ballenas desde hace varias generaciones. En la actualidad, son vulnerables a las colisiones con los barcos y a quedar enredadas en las redes de pesca.

Además, su población ha disminuido en los últimos años a causa de la elevada mortalidad y la escasa reproducción.

Una compleja red de áreas protegidas y de restricciones a la navegación ayuda a las ballenas. Sin embargo, los científicos han alertado recientemente que las ballenas se han alejado de las zonas protegidas en busca de alimento a medida que las aguas son más cálidas. Eso las ha hecho más vulnerables.


Anuncio