Advertisement

El último video del Estado Islámico podría traer largas y aterradoras consecuencias

El último video del Estado Islámico podría traer largas y aterradoras consecuencias
Un video muestra al líder del grupo del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, entrevistado por Al-Furqan, el medio de comunicación de su grupo. El video fue publicado en un sitio web de sus militantes el pasado 29 de abril. (Associated Press) (ass)

Desde que el Estado Islámico perdió su último pedazo de territorio en Siria a fines de marzo pasado, algunos analistas militares han estado proclamando la derrota definitiva del grupo terrorista. Pero con la publicación de un video de Abu Bakr Baghdadi la semana pasada, ISIS (como se conoce al grupo islámico) demostró que aún le queda algo de vida, literalmente.

Al aparecer ante la cámara, el solitario líder del Estado Islámico detuvo cualquier murmuración de que había muerto en la batalla para aplastar el llamado califato de ISIS en Irak y Siria. Fue su primera aparición en video en casi cinco años, ofreciendo una prueba de vida muy necesaria a los miembros y simpatizantes sobrevivientes del grupo, ya que muchos probablemente cuestionaron si su líder estaba vivo o muerto.

Advertisement

En un momento en que ISIS necesita desesperadamente un aumento de moral, el resurgimiento de Baghdadi casi seguramente afectará el resurgimiento del grupo de una manera que beneficie directamente a la organización.

El video también podría ser de gran ayuda para los esfuerzos de propaganda de ISIS, ya que el grupo busca maximizar su efecto. La simple aparición de Baghdadi ante la cámara podría aumentar la acción de ISIS, especialmente en relación con la competencia actual con Al Qaeda por nuevos reclutas, una lucha que se desarrolla en estados fallidos y zonas de conflicto en todo el mundo, pero especialmente en ciertos puntos conflictivos en regiones como el Norte África y Asia del Sur.

Advertisement

El mensaje de video también tiene implicaciones para el alcance global de ISIS. Durante su discurso, Baghdadi aceptó un bayat, o una promesa de lealtad, de grupos en Burkina Faso y Mali de África Occidental. África es un terreno fértil para la expansión del Estado Islámico, especialmente cuando los combatientes que sobrevivieron al colapso del califato buscan nuevos campos de batalla. Los gobiernos y los militares en el África subsahariana carecen de las capacidades para rastrear, monitorear y vigilar las fronteras nacionales de la misma manera que los países europeos pueden hacerlo, haciéndolos más vulnerables a la afluencia de yihadistas que huyen de Irak y Siria.

En el video de 18 minutos, Baghdadi también tocó un punto para aludir a los afiliados de ISIS en Afganistán, ISIS-Provincia de Khorasan, que ha ganado gran impulso en los últimos años al lanzar dramáticos ataques terroristas contra el gobierno afgano. Los videos de propaganda no son una forma tan sutil de reclutar nuevos miembros, y Baghdadi se esforzó por elogiar a los combatientes de ISIS de Francia, Australia, Bélgica y Chechenia, enfatizando el carácter transnacional de la organización.

Un tema clave en el discurso de Baghdadi fue la necesidad de que los militantes y simpatizantes de ISIS continúen luchando y refuercen a los grupos afiliados mientras expanden la organización. Desde los primeros días del califato, Baghdadi y otros líderes de ISIS sabían que el grupo nunca podría resistir el ataque de las fuerzas militares de la coalición. En consecuencia, Baghdadi ha tratado de sentar las bases para una insurgencia de guerrilleros en Irak y Siria, acumulando recursos, incluidas armas y dinero, mientras pasa de las operaciones militares convencionales a tácticas más asimétricas, como emboscadas y ataques sorpresivos.

El líder del Estado Islámico también hizo referencia a los atentados del domingo de Pascua que mataron a más de 250 en Sri Lanka y pueden ser un modelo para futuros planes de ISIS. Esta organización podría asociarse con grupos yihadistas locales y menos conocidos para lanzar ataques en países donde las tensiones sectarias son altas y las fuerzas de seguridad son débiles, como Sri Lanka. Las autoridades descubrieron recientemente que al menos uno de los terroristas suicidas en Sri Lanka fue entrenado por ISIS en Siria. Eso es increíblemente premonitorio dados los cientos o miles de combatientes extranjeros que pueden estar huyendo de la región e intentando regresar a sus países de origen o que terminan en terceros países.

Advertisement

La elección de Sri Lanka como objetivo de un ataque terrorista de tan alto nivel es preocupante en varios niveles. Dado que no había grupos yihadistas de alto perfil operando en Sri Lanka, pocos analistas del terrorismo o funcionarios de contraterrorismo creían que el país era propenso a la violencia yihadista, lo que los llevó a preguntarse en qué otros países podría infiltrarse ISIS.

Decenas de miles de combatientes extranjeros de hasta 110 países viajaron a Medio Oriente para unirse a ISIS, la cantidad en Sri Lanka fue relativamente pequeña, entre 30 y 50, según la mayoría de las fuentes. Una de las preocupaciones es si los ataques en Sri Lanka servirán como la ola de apertura del terrorismo perpetrado por combatientes extranjeros que regresan, entrenados y desplegados por ISIS, y quiénes pueden estar esperando para atacar.

El mensaje más importante que se debe subrayar del video de Baghdadi es que el Estado Islámico no necesita un territorio para sobrevivir e incluso prosperar. Al expandirse por todo el mundo y continuar luchando mientras se difunde su mensaje, Baghdadi está tratando de persuadir a sus seguidores de que la pérdida del califato es sólo un contratiempo temporal, uno que ISIS finalmente vencerá.

Colin P. Clarke es un científico político en la organización sin fines de lucro Rand Corp., y un investigador senior en el Soufan Center.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement