Advertisement

Iba a trabajar, pero fue encarcelado y recobró su libertad cinco años después

Iba a trabajar, pero fue encarcelado y recobró su libertad cinco años después
El fotoperiodista egipcio Mahmoud Abou Zeid, conocido como Shawkan, juega con su sobrina en su casa en El Cairo, el 4 de marzo (Khaled Desouki / AFP / Getty Images). (Getty Images)

Mahmoud Abou Zeid, fue un día a trabajar, en 2013, y regresó a casa cinco años y medio después.

El reportero gráfico egipcio, que se convirtió en un símbolo internacional de la represión gubernamental contra la libertad de prensa, fue liberado este lunes por la mañana y se reunió con su familia después de ser encarcelado por fotografiar la dispersión violenta realizada por las fuerzas de seguridad en un campamento de protesta.

Advertisement

Aunque los procedimientos de liberación de Abou Zeid comenzaron el 16 de febrero, el protocolo requería que fuera transferido a una estación de policía en su vecindario, antes de ser liberado. Fue finalmente puesto en libertad en la dependencia de Haram en Giza, cerca de su domicilio.

Una selfie de un radiante Abou Zeid, de 31 años, junto con su padre y su hermano mayor, en la calle, en sus primeros momentos de libertad, fue compartida en Facebook y Twitter "Libertad para Shawkan" (como se le conoce popularmente).

Advertisement

Al dirigirse a los periodistas en el exterior de su casa, Abou Zeid dijo que se sintió "como si estuviera volando" en los primeros momentos después de su puesta en libertad, informó la agencia de noticias Agence France-Presse (AFP). El fotógrafo intentó darle un giro positivo a su encarcelamiento: "Es amargo, pero nos permite ver la vida desde una perspectiva diferente; una nueva perspectiva que no se puede observar, excepto desde ese lugar", expresó.

Abou Zeid no disfrutará de una completa libertad. Permanecerá bajo observación policial durante cinco años y debe pasar sus noches -desde las 6 p.m. a las 6 a.m.- en la estación de policía. También enfrenta mayores restricciones financieras y relacionadas con la propiedad.

El calvario del fotoperiodista independiente lo convirtió en uno de los prisioneros más notorios de Egipto y generó una protesta internacional contra el presidente Abdel Fattah Sisi, cuyo gobierno ha controlado a la prensa egipcia. Dos países, Turquía y China, son los que encarcelan más reporteros, según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), y Egipto es el que más ha encarcelado por difundir "noticias falsas".

"Nos alivia saber que Shawkan finalmente está libre después de pasar más de cinco años en la cárcel, y pedimos a las autoridades que pongan fin al vergonzoso tratamiento de este reportero gráfico, eliminando cualquier condición para su liberación", afirmó el coordinador del programa CPJ para Oriente Medio y África del Norte, Sherif Mansour, en un comunicado publicado en la web del grupo. "El gobierno egipcio debe tomar medidas inmediatas para mejorar su imagen, que se ha visto gravemente empañada por este encarcelamiento injusto, y podría comenzar liberando a todos los periodistas encarcelados en relación con su trabajo".

Advertisement

La liberación de Abou Zeid se produjo dos días después de que otro reportero gráfico egipcio, Ahmed Gamal Ziada, obtuviera la libertad bajo fianza. Ziada desapareció por dos semanas para después ser detenido en su regreso al aeropuerto de El Cairo desde Túnez, el 29 de enero. Está acusado de difundir noticias falsas en las redes sociales. También ocurrió dos semanas después de que un corresponsal del New York Times y exjefe de la oficina de El Cairo, David Kirkpatrick, permaneciera incomunicado a su llegada al aeropuerto de esa ciudad durante siete horas, y luego fuera deportado.

Abou Zeid fue arrestado el 14 de agosto de 2013, mientras fotografiaba el ataque de las fuerzas de seguridad en una protesta en apoyo al primer presidente egipcio electo democráticamente, Mohamed Morsi, de la Hermandad Musulmana, luego de haber sido derrocado por el ejército. Más de 800 personas murieron en uno de los momentos más sangrientos de la historia moderna del país.

Abou Zeid fue uno de los 739 acusados, principalmente partidarios de esa fraternidad -prohibida desde entonces-, en un juicio masivo criticado por grupos de derechos internacionales. Todos los enjuiciados ​​fueron acusados ​​de asesinato y de ser miembros de una organización terrorista, y se enfrentaron a la posibilidad de la pena de muerte; Abou Zeid se salvó de la pena capital, pero otros 75 individuos, incluidos los miembros principales de la agrupación, no lo lograron.

El fotógrafo no fue condenado hasta septiembre pasado, cuando se le otorgó una sentencia de cinco años. Eso lo hizo inmediatamente elegible para ser liberado por el tiempo cumplido. Abou Zeid se encontraba entre 215 personas en circunstancias similares, todas condenadas al mismo término ese día, la mayoría de ellas por los hechos ocurridos en la manifestación pro-Morsi.

La liberación del grupo se retrasó seis meses más, debido a los honorarios judiciales impagos y el presunto daño a la propiedad pública y privada durante la redada en el campamento de protesta en la Plaza Rabaa Adawiya. Sin embargo, las autoridades nunca les dieron la oportunidad de pagar, y a los acusados ​​nunca se les dijo cuánto debían.

Islam es corresponsal especial.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement