Share
Internacional

Mientras se agrava la crisis en Venezuela, las tropas bloquean la frontera para impedir la entrada de alimentos y medicinas

bloquean

Los soldados venezolanos bloquearon el puente Tienditas, en el cruce fronterizo entre Colombia y Venezuela (Edinson Estupinan / AFP / Getty Images).

(Getty Images)

Las autoridades de Venezuela colocaron barreras para bloquear la entrada de alimentos y medicamentos donados desde la vecina Colombia, en medio de una creciente disputa política sobre la ayuda humanitaria que otras naciones enviaron con premura hacia las fronteras del país asediado.

El autoproclamado gobierno de oposición venezolano —que no controla ningún territorio ni puestos fronterizos— pidió a las tropas y policías venezolanos que permitan la entrada de la ayuda —valuada en decenas de millones de dólares— prometida en los últimos días por Estados Unidos, Canadá y varias naciones europeas.

Gran parte de la asistencia, incluido el primer envío de alimentos y medicamentos desde EE.UU., se encuentra ahora en camino desde Bogotá a puntos no especificados en Colombia, confirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores del país, el 6 de febrero.

Colombia, un aliado cercano de Estados Unidos, comparte una larga frontera con Venezuela.

Anuncio

Pero el presidente Nicolás Maduro —a quien la oposición, apoyada por Estados Unidos, denunció como “usurpador”— ha rechazado la ayuda, alegando que es un preludio de una invasión a Venezuela liderada por Estados Unidos.

Maduro, quien acusó a Washington de montar un golpe en su contra, prometió que “ningún soldado invasor” entraría en territorio venezolano. “No habrá intervención, ni golpe, ni guerra en Venezuela”, declaró esta semana en Caracas, la capital del país.

Venezuela se ve envuelta en una crisis económica y política cada vez más profunda, con una grave escasez de alimentos y medicinas, que la oposición atribuye a la incompetencia del gobierno socialista de Maduro. Por su parte, el mandatario culpa a la “guerra económica” orquestada por Estados Unidos en su contra. Millones de ciudadanos huyeron del país mientras las condiciones empeoran.

La prolongada crisis comenzó una nueva etapa el 23 de enero pasado, cuando Juan Guaidó, un legislador de la oposición, se declaró como líder interino del país y exigió la dimisión de Maduro.

Anuncio

La disputa por la ayuda es un punto muerto importante entre los gobiernos en pugna, y una prueba inicial para el liderazgo autoproclamado de Guaidó, quien fue reconocido por Estados Unidos y otras naciones. Guaidó exhortó repetidamente a las tropas venezolanas para que permitan la  entrada de la ayuda, una medida que desafiaría las órdenes de Maduro.

Rusia y China siguen siendo aliados de Maduro, quien sucedió al difunto Hugo Chávez, un antiguo antagonista de Estados Unidos.

El principal líder militar de Venezuela prometió lealtad públicamente al gobierno de Maduro, a pesar de los ofrecimientos de la oposición de una amplia amnistía si los oficiales cambian de lado a la administración en funciones de Guaidó.

El 6 de febrero, un funcionario del gobierno colombiano confirmó que las autoridades venezolanas habían cerrado el puente en el cruce fronterizo más grande entre los dos países, cerca de la ciudad de Cúcuta, en el lado colombiano, y de Urena, en Venezuela.

El puente fue cerrado al tráfico peatonal, así como a los vehículos, detalló el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato.

Los funcionarios del gobierno aseguran que el flujo de migrantes venezolanos a Colombia, principalmente desde el cruce cerca de Cúcuta, se ha mantenido constante durante meses, con un promedio de aproximadamente 33,000 personas que cruzan por día.

Cuentas en las redes sociales informaron un aumento en el despliegue de tropas a ambos lados de la frontera, pero no hubo confirmación oficial de ninguno de los gobiernos.

Los acontecimientos se producen mientras se espera que la ayuda internacional llegue a Cúcuta en unos días. Estados Unidos prometió $20 millones y Canadá $40 millones en ayuda humanitaria. También se espera que la asistencia sea trasladada a la frontera brasileña con Venezuela.

Anuncio

El ministro de Defensa colombiano, Guillermo Botero, llegó a la Casa Blanca el miércoles 6 para reunirse con el asesor de Seguridad Nacional del presidente Trump, John Bolton, quien ha pedido reiteradamente a Maduro que renuncie y ceda a favor del gobierno autoproclamado de Guaidó.

En un comunicado, el ministerio destacó que los dos funcionarios discutieron el tráfico de drogas y otros temas, pero no mencionaron específicamente la logística de la ayuda humanitaria.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio