Advertisement

Despierta temor posible amnistía en Guatemala

Despierta temor posible amnistía en Guatemala
Indígenas guatemaltecos participan en una protesta contra la legislación de amnistía por crímenes de lesa humanidad en la ciudad de Guatemala el 31 de enero (Esteban Biba / EPA / Shutterstock) (EFE)

La legislación que otorgaría la amnistía a cualquier persona condenada o acusada de violaciones de derechos humanos durante la prolongada guerra civil de Guatemala, ha suscitado temores de que docenas de perpetradores de desapariciones forzadas, torturas y violencia sexual, en poco tiempo podrían alcanzar la libertad.

Respaldada por las élites militares y sus aliados, incluidos los miembros del partido del presidente Jimmy Morales, la ley propuesta aprobó la primera de las tres lecturas del Congreso el mes pasado.

Advertisement

De ser promulgada como ley, ordenaría la liberación, dentro de las primeras 24 horas, de docenas de oficiales y militares condenados por delitos relacionados con el conflicto armado de 36 años y la suspensión de investigaciones de violaciones de derechos humanos reconocidos internacionalmente durante la guerra civil.

Durante los combates que ocurrieron desde 1960 hasta 1996 entre izquierdistas y el gobierno, murieron unas 200.000 personas. Entre las acciones contra la población, se encontraba una campaña militar contra comunidades indígenas consideradas aliadas de las guerrillas marxistas que luchaban contra el gobierno.

Advertisement

Una comisión de la verdad, respaldada por las Naciones Unidas, encontró a las fuerzas de seguridad culpables de "múltiples actos de salvajismo" y genocidio contra las comunidades mayas, y responsabilizó al gobierno por más del 90% de los asesinatos, desapariciones y otras violaciones de derechos humanos.

La Comisión Internacional contra la Impunidad, respaldada por las Naciones Unidas en Guatemala, ha ayudado a fortalecer la capacidad y la autonomía de la oficina del fiscal general y del poder judicial en Guatemala, lo cual fue crucial para el progreso logrado en los procesos de crímenes de guerra en los últimos años, escribió Jo-Marie Burt, experto en estudios latinoamericanos en la Universidad George Mason.

Los veredictos entre 2008 y 2018 resultaron en más de 30 condenas a militares y funcionarios estatales, así como a un guerrillero, según Burt. Eso incluyó la sentencia en 2013 del ex dictador general, Efraín Ríos Montt, por genocidio y crímenes contra la humanidad. (Su condena fue anulada más tarde y murió mientras lo estaban juzgando el año pasado).

Pero quienes respaldan este proyecto de ley han encontrado apoyo en el partido de Morales, quien fue elegido en 2015.

Advertisement

"Es un intento de socavarlo", dijo Eric Olson, un experto en América Central de la Fundación Internacional de Seattle, sobre los partidarios del proyecto de ley. "Están bajo amenaza por el sistema de justicia en Guatemala".

En enero, el gobierno dijo que estaba expulsando a la comisión respaldada por Estados Unidos, conocida por su acrónimo en español como CICIG, a pesar de los fallos de la corte suprema del país, para permitir que los miembros de la comisión ingresaran al país. La CICIG presentó cargos por fraude contra el hermano de Morales y su hijo, y también abrió una investigación sobre Morales relacionada con donaciones ilegales de campaña.

"Los sectores que han sido perjudicados por el sistema de justicia están contraatacando", dijo Viviana Krsticevic, directora ejecutiva del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, una organización latinoamericana de derechos humanos. "El gobierno ha estado dispuesto a proteger su base social y económica incluso a costa de desafiar los acuerdos y principios internacionales".

Claudia Paz y Paz, ex fiscal general de Guatemala durante el procesamiento de Ríos Montt, dijo que los anteriores intentos de obtener una amnistía, nunca habían prosperado tanto. Sin embargo, el presidente, dijo, tiene muchos partidarios que han sido implicados en crímenes de derechos humanos que favorecen la legislación.

"Están comprometidos a regresar al pasado y garantizar la impunidad, ya sea por crímenes de guerra o casos de corrupción", dijo.

Olson, quien trabaja en la oficina de Washington en Seattle International, dijo que los legisladores pueden estar facultados, por lo que ellos ven como un apoyo de la Administración Trump. Aunque Estados Unidos publicó una declaración en la que expresaban su preocupación por la ley, no defendieron de manera enérgica contra los ataques del gobierno de Morales, a la CICIG, que en mayo pasado trasladó su embajada a Jerusalén poco después que lo hizo Estados Unidos.

Después de que Morales anunció su plan de cerrar la comisión, el secretario de Estado de EE.UU, Michael R. Pompeo, envió un tweet alabando la relación de Guatemala con Washington y agradeciéndole sus "esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico y la seguridad".

"Supongo que entre estos círculos en Guatemala tienen la percepción de que no tendrán que pagar las consecuencias si continúan en esa dirección", dijo Olson. "Existe la idea de que han logrado debilitar a la CICIG y de que Estados Unidos no ha sido lo suficientemente duro con ellos".

Advertisement

Juan Francisco Soto, director ejecutivo del Centro para la Acción Legal de los Derechos Humanos en Guatemala, dijo que la reconciliación después de la guerra significa "comprender que la justicia garantiza que estas cosas no volverán a suceder en Guatemala".

"Estos son procesos que han tardado años, y las víctimas los han impulsado", dijo.

Ana Lucrecia Molina Theissen pasó décadas tratando de obtener justicia por la tortura de su hermana y la desaparición forzada de su hermano de 14 años en 1981.

Marco Antonio fue secuestrado después de que su hermana, una activista, escapara de una base militar donde había sido agredida sexualmente y torturada en 2004, la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictaminó que Guatemala era responsable de la desaparición forzada, y en mayo pasado, Guatemala condenó a cuatro oficiales militares involucrados en uno o ambos casos.

"Por muchas razones, esta era una situación que ya se esperaba, porque las personas y los sectores que apoyan [el proyecto de ley] no son pasivos, tienen mucho poder", dijo. "Se entiende como un regreso a la lucha y de que la justicia en Guatemala es todavía muy frágil... "Llevamos 36 años sufriendo, y verla caer [justicia] de una manera ilegítima nos convierte en víctimas nuevamente".

El proyecto de ley, presentado en noviembre de 2017, necesita 80 votos de los 158 legisladores del Congreso para su aprobación. El pasado miércoles, los opositores abandonaron la sesión para que los partidarios no alcanzaran el quórum necesario para discutir el proyecto de ley.

La propuesta reformaría la Ley de Reconciliación Nacional de Guatemala de 1996, que permite la amnistía por delitos que podrían considerarse políticos, pero excluye la amnistía por abusos internacionales como el genocidio, la tortura y otros crímenes contra la humanidad.

La propuesta afirma que el mayor número de cargos contra funcionarios militares y agentes estatales en comparación con los guerrilleros apunta hacia el "hostigamiento judicial por parte del ejército", y dice que no hubo genocidio durante la guerra.

Fernando Linares Beltranena, el congresista que presentó el proyecto de ley, sostiene que las personas no pueden ser condenadas por delitos que no estaban estipulados en el código penal de Guatemala en ese momento.

Advertisement

"Lo que esta ley intenta hacer, es dar cumplimiento a lo que se aprobó pero no se implementó hace 23 años", dijo Beltranena. "Era mejor tener una amnistía que un derramamiento de sangre. Pero lo que obtuvimos fue un enjuiciamiento desigual y unilateral por parte de jueces y fiscales que se unieron a una facción del conflicto y la mayoría de los que están siendo procesados son militares".

El proyecto de ley ha sido rechazado por la U.N., la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y otros grupos de derechos humanos que dicen que infringe  la obligación internacional de Guatemala de investigar las violaciones de derechos humanos.

La Corte Interamericana ha considerado que las leyes de amnistía aprobadas por los países latinoamericanos no son válidas y, si la ley se aprueba, dijo Krsticevic, en ese caso, ella espera que la corte la declare nula. Sus decisiones son consideradas legalmente vinculadas a países que han aceptado su jurisdicción, como Guatemala. En 2001, por ejemplo, determinó que la legislación de amnistía que Perú adoptó en 1995 para proteger a los implicados en violaciones de derechos humanos no tenía efecto legal.

La congresista Sandra Morán, quien se opone al proyecto de ley, ha expresado su preocupación de que "es sólo una cuestión de tiempo" hasta que se apruebe. Muchos temen que los que han sido condenados busquen represalias en caso de ser liberados.

"Hay mucho temor sobre el riesgo para las víctimas, los fiscales y las personas que dieron testimonio o declaraciones para ayudar a aclarar la verdad durante los juicios", dijo.

La creciente tensión coincide con el "Día de la dignidad" para las víctimas del conflicto armado interno, el aniversario del informe de 1999 sobre la guerra comisionada por Estados Unidos. Este año, el proyecto de ley de amnistía estará a la vanguardia de las protestas de los grupos de derechos humanos y víctimas.

Edwin Canil, el líder de un grupo de víctimas, planea participar en las protestas. Canil tenía 6 años cuando sobrevivió a una masacre en la región de Ixcán en Guatemala que mató a varios miembros de su familia.

"Ha habido un enorme revés para la democracia en el país", dijo. "Es indignante. Una vez más, nos sentimos completamente desprotegidos, como nos habíamos sentido en la época del conflicto armado ".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement