Anuncio
Share
México

Es posible que migrantes que realicen viajes gratuitos a casa financiados por EE.UU no puedan volver a ingresar a México

Sheltered at the Benito Juarez Sports Complex, Maria Del Carmen Mejia from Honduras arrived in Tijua
En noviembre, María Del Carmen Mejía de Honduras llegó a Tijuana con sus dos hijas, tenía la esperanza de buscar asilo político en EE.UU, sin embargo, después de un enfrentamiento en la frontera de México con Estados Unidos entre agentes de la Patrulla Fronteriza y migrantes, estaba asustada por la seguridad de sus hijas el día después del incidente, donde los agentes desplegaron gases lacrimógenos, ella buscó ayuda de la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) para buscar transporte tanto para ella como para sus hijas a su país, Honduras. La organización ha brindado asistencia a más de 2.000 migrantes centroamericanos que desean regresar a sus países de origen desde octubre en un programa financiado por el Departamento de Estado de EE.UU.
(Nelvin C. Cepeda / San Diego Union-Tribune)

Miles de migrantes que regresan a sus hogares probablemente no se les permitiría...

Los inmigrantes que buscan asilo y regresan a Centroamérica bajo un controvertido programa financiado por el Departamento de Estado no pueden reingresar legalmente a México para volver a la frontera a sus audiencias de inmigración de EE.UU, según funcionarios de inmigración mexicanos.

Una agencia de las Naciones Unidas, con $1.65 millones en fondos del Departamento de Estado de EE.UU, ha estado ofreciendo a miles de inmigrantes en la frontera entre Estados Unidos y México asistencia para regresar a sus países de origen, incluidos boletos de autobús y avión gratuitos de regreso a América Central.

Daniel Rodríguez Perdomo tuvo que soportar calamidades como el frío, hambre, enfermedad, miedo y soledad cuando se unió a miles de centroamericanos que se dirigieron a la frontera Tijuana-San Diego el otoño pasado.

Hasta el mes pasado, tanto las autoridades como los inmigrantes dijeron que pensaban que a las personas que querían regresar a la frontera para sus audiencias en los tribunales de inmigración de Estados Unidos se les permitiría cruzar a través de México.

Anuncio

Los grupos que regresan a casa incluyen migrantes que llegaron con la caravana centroamericana en noviembre pasado; personas a quienes se les ha asignado un número en espera de su turno en Tijuana para reclamar legalmente asilo en EE.UU y migrantes que ya han cruzado a Estados Unidos pero fueron devueltos a México.

Los migrantes que se ven obligados a esperar en México mientras buscan asilo en Estados Unidos se enfrentan a condiciones horrendas. Muchos se están rindiendo y regresando a sus países de origen.

Según su programa de “retorno voluntario asistido”, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de la ONU ha transportado a sus hogares a más de 2.000 migrantes desde octubre cuando la caravana llegó a la Ciudad de México, según Christopher Gascon, jefe de misión en México para OIM.

Los migrantes también han regresado a casa desde Tijuana en compañías privadas de autobuses y transporte. Jesús Alejandro Ruiz Uribe, delegado federal en Baja California, dijo que aproximadamente la mitad de los migrantes centroamericanos que esperaban en Tijuana y Mexicali han decidido irse a casa.

Anuncio

Los defensores legales y de derechos humanos se preguntan si los migrantes, particularmente aquellos que solicitan asilo en EE.UU, comprenden completamente sus derechos y que podría ser posible que no se les permita regresar a México al momento de acordar volver a su país. Aseguran que es un problema especialmente preocupante en el marco del programa de “retorno voluntario asistido” de la OIM debido a su fuente de financiamiento del gobierno de Estados Unidos.

Maureen Meyer, directora para México y Derechos de los Migrantes en la Oficina de Washington para América Latina, una organización de investigación y defensa de los derechos humanos, dijo que muchos de los migrantes que regresan a casa pueden sentir que no tienen otra opción cuando se enfrentan a los peligros de esperar en México.

“La preocupación es: ¿realmente es una elección cuando corren tanto riesgo de violencia en los peligrosos pueblos fronterizos mexicanos y son tan vulnerables? Están decidiendo entre estar expuestos a riesgos, posibles secuestros y robos en el norte de México o irse a casa y arriesgarse a delitos similares o peores”, dijo Meyer. “Esa no es realmente una opción para alguien que intenta salvar su vida”.

En las últimas semanas, cientos de migrantes en busca de asilo que esperaban en México bajo una política de la administración Trump conocida como los Protocolos de Protección de Migrantes (MPP) han decidido regresar a casa en lugar de continuar esperando en México, donde los migrantes a menudo son blanco de grupos criminales.

Según la política de MPP, que comenzó en enero en Tijuana, algunos inmigrantes que cruzan la frontera entre México y Estados Unidos reciben un aviso para comparecer en la corte de inmigración de EE.UU sin someterse a una entrevista de “temor creíble” por parte de los agentes de asilo estadounidenses. Luego, son enviados de regreso a México para esperar los meses que llevaría resolver sus casos judiciales.

La política elimina un paso previo de evaluación de asilo en el que se entrevista a los migrantes para determinar si tienen un “temor creíble” de regresar a su país. Gascón dijo que su agencia ahora es responsable de entrevistar cuidadosamente a todos los participantes del “retorno voluntario” para asegurarse de que no tengan miedo y que quieran volver a casa y que entiendan claramente las posibles consecuencias.

“Tratamos de explicarles lo que puede ocurrir y proporcionar la mayor cantidad de información posible para que las personas tomen una decisión informada sobre las consecuencias”, dijo Gascón, y agregó que si la OIM determina que un migrante está en riesgo en su país de origen, los ayuda solicitando asilo en México.

Anuncio

Al menos 347 personas que esperan en México bajo el programa MPP han regresado a sus países de origen bajo el programa de “retorno voluntario asistido” de OIM. De los 347, la OIM sólo ha referido a dos migrantes para solicitar asilo en México, dijo Gascón.

Un hombre hondureño le dijo a Union-Tribune el mes pasado que estaba regresando a casa para reunir más evidencia de su caso de asilo en Estados Unidos. Planeaba llevar los documentos a la frontera con él cuando volviera en enero para su cita en la corte.

Gascón dijo que también escuchó casos similares, de migrantes que desean regresar a sus hogares para reunir documentos importantes relacionados con su caso de asilo, pero manifestó que no hay garantía de que los migrantes puedan regresar a través de México.

“No se ha implementado ningún mecanismo para garantizar que cuando salgan del sur de México y entreguen su visa humanitaria se les dará otra forma migratoria con una fecha posterior”, dijo Gascón, quien aseguró que su agencia deja esto en claro a las personas.

“Les decimos que no hay garantías, por lo que es posible que desee pensarlo”, dijo.

Gascón también manifestó que la OIM le dice a las personas que regresar a casa podría perjudicar sus posibilidades de obtener asilo en Estados Unidos.

“Si realmente tienes un miedo fundado, no parece productivo regresar a tu país, permanecer allí durante dos meses y luego tratar de volver”, dijo Gascón. “Creemos que esto va a disminuir la credibilidad de la solicitud de asilo”.

Anuncio

Gretchen Kuhner es Directora del Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), una organización sin fines de lucro con sede en la Ciudad de México que aboga por los derechos de las mujeres migrantes.

Kuhner estuvo en Tijuana el jueves entrevistando a migrantes en el programa MPP. Dijo que las personas con las que habló que estaban considerando irse a casa no sabían que tal vez no puedan regresar a México.

“La gente no tiene idea. Es un desastre”, dijo. “Si los funcionarios de migración mexicanos en la frontera sur quisieran ayudar, tendrían discreción para emitir una Forma Migratoria Múltiple, pero con la política actual de detener y deportar, dudo que eso suceda”.

A principios de agosto, un representante de Baja California del Instituto Nacional de Migración, la agencia de migración de México, promocionó el hecho de que las personas habían regresado a su país de origen para esperar allí la fecha de su cita de inmigración en EE.UU, ya que las audiencias judiciales están programadas varios meses adelante. En ese momento, Manuel Alfonso Marín Salazar no dio indicios de que los solicitantes de asilo no pudieran regresar a México.

Pero, la semana pasada, en un desayuno conferencia centrado en las oportunidades de empleo para los migrantes centroamericanos en Tijuana, Marín dijo que cuando los migrantes salen de México pierden su estatus legal y tienen que entregar su visa humanitaria, si la tienen.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio