Anuncio
Share
México

López Obrador ha transformado la presidencia, pero los viejos problemas frustran el progreso

Mexico Lopez Obrador
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, participa en una ceremonia el viernes en conmemoración de los “Ninos Héroes”.
(Marco Ugarte / Associated Press)

Después de nueve meses en el cargo, el presidente de México no ha...

El domingo por la noche, mientras decenas de miles de mexicanos saldrán a las calles para celebrar las fiestas de Independencia, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, realizará un deber ceremonial característico: el Grito, que imita la llamada de Miguel Hidalgo contra el dominio español en los comienzos del siglo XIX.

Será la primera vez para López Obrador, de 65 años, un aficionado a la historia de Hidalgo y que asumió el cargo el 1 de diciembre prometiendo una “cuarta transformación” de México: después del levantamiento de independencia de 1810, las reformas políticas promulgadas a mediados de la era de 1800 de Benito Juárez y la revolución mexicana de 1910-17.

Menos de un año después de su mandato de seis años, López Obrador ha transformado indiscutiblemente la óptica de la presidencia mexicana, que, bajo su predecesor, Enrique Peña Nieto, era una institución que presentaba una dosis diaria de apariciones públicas fuertemente escritas que acentuaban el abismo entre los mexicanos y su líder.

La amplia insatisfacción con Peña Nieto preparó el escenario para la victoria aplastante de López Obrador en julio de 2018 y su autoproclamada agenda de “cambio de régimen”.

Anuncio

López Obrador, el primer presidente izquierdista declarado de México, estableció abruptamente un nuevo tono: evitó el uso del lujoso complejo de la Casa Blanca en México, Los Pinos, convirtiéndolo en un parque; envió a la guardia presidencial de nuevo al ejército y recortó los salarios exorbitantes del gobierno; vendió el lujoso avión presidencial y comenzó a viajar comercialmente; e instituyó informes de prensa matutinos que, al igual que los arrebatos de Twitter del presidente Trump, tienden a establecer la agenda diaria de noticias.

El cambio drástico en el enfoque, combinado con el toque común de López Obrador y el desprecio frecuente de las élites, los ‘fifis’ o ‘snobs’, han ayudado a obtener índices de aprobación que se acercan al 70%, y es particularmente popular entre las multitudes pobres y de la clase trabajadora.

“Todavía no veo ningún cambio, los precios siguen siendo altos para el alquiler, para la comida, pero creo que el presidente logrará cambiar esta situación”, dijo Ricardo Díaz, de 34 años, un entrenador deportivo en el extremo sur de la Ciudad de México. “Es un hombre honesto, simple, sin lujos, un hombre que entiende a la gente”.

Sin embargo, más allá del cambio dramático en el estilo, hasta la fecha hay pocos indicios de que las políticas del nuevo presidente constituirán el cambio “radical” que prometió López Obrador. Es temprano en su mandato, pero hay signos discordantes.

Anuncio

Las tendencias negativas obstinadas (aumento de la delincuencia, economía lenta, corrupción institucionalizada) han resultado difíciles de revertir.

En su discurso inicial sobre el estado de la unión este mes, López Obrador declaró, citando pruebas inestables, que la corrupción estaba disminuyendo, la economía estaba en alza y el tema del crimen era crucial.

“Todavía sufrimos de inseguridad y violencia”, admitió López Obrador, citando la “mala estrategia” de los predecesores que declararon una guerra contra el crimen organizado.

Los homicidios desde enero están en camino de superar los números récord del año pasado, mientras que los secuestros aumentaron un 9% en comparación con el mismo período del año pasado, y los intentos de extorsión se han disparado un 37%.

Extreme acts of violence in Mexico are on the rise: 25 burned to death at a strip club
La gente se reúne cerca de una discoteca en Coatzacoalcos, México, el 28 de agosto, esperando información después de que una banda armada irrumpió en la misma en un ataque que mató a 25 personas e hirió a más de una docena.
(Angel Hernandez / Xinhua)

Aún cuando los titulares diarios informan masacres relacionadas con pandillas en bares, calles y otros lugares, la estrategia contra el crimen de López Obrador parece opaca. Su objetivo de seguridad característico era crear una fuerza de la Guardia Nacional, ahora desplegada en todo el país y con más de 50.000 elementos. Pero la guardia está compuesta en gran parte por personal del ejército y la policía que anteriormente estaba asociada con el enfoque “militarizado” contra el crimen que López Obrador dice aborrecer.

El crimen “no es un problema fácil de resolver”, dijo López Obrador a los periodistas la semana pasada, repitiendo su afirmación de que la pobreza impulsa la creciente ilegalidad. (Durante su campaña, López Obrador manifestó que esperaba “abrazos, no disparos”).

“Los jóvenes fueron abandonados”, dijo López Obrador a los periodistas. “No hay salarios equitativos ni sensación de bienestar y el gobierno dio un mal ejemplo: mucha corrupción, impunidad. Pero todo esto está siendo atendido”.

Anuncio

Aunque el propio López Obrador es ampliamente visto como honesto, algunos de sus principales asistentes son políticos veteranos, llamados “dinosaurios”, que, según los críticos, han acumulado fortunas inexplicablemente.

Este mes, un columnista del periódico El Universal escribió sobre lo que describió como el “imperio inmobiliario” multimillonario de Manuel Bartlett, un ex senador y ex secretario de gobernacion a quien López Obrador designó para dirigir la empresa de servicios públicos de propiedad estatal. Alrededor de dos docenas de las propiedades de Bartlett, muchas en distritos ricos, no aparecen en su declaración pública de riqueza requerida, escribió el columnista.

Bartlett, apareciendo con López Obrador en la sesión informativa regular de noticias matutinas del presidente, denunció las acusaciones como falsas y dijo que acogió con agrado una investigación.

López Obrador defendió a Bartlett y fijó la historia en algunos de sus objetivos favoritos, tramando a “conservadores” y “neoliberales”. Este último es el peyorativo general del presidente para los líderes mexicanos que, en su opinión, han saqueado la riqueza del país y defendieron las ganancias por encima del bienestar social de los mexicanos.

Una de las promesas de la campaña fundamental de López Obrador fue crear una rápida expansión económica en un país que en los últimos años ha soportado tasas de crecimiento anual de alrededor del 2%. Pero el presidente rechazó las alarmantes proyecciones de los economistas de un mero crecimiento del 1% en la actividad económica mexicana en 2019, su primer año completo en el cargo.

En cambio, cita “otros hechos” vagos y promociona el efecto saludable de un mayor gasto social para los ancianos, discapacitados, estudiantes y otros.

“El presidente dice que, aunque no hay crecimiento económico, hay más desarrollo y más bienestar”, escribió Valeria Moy, economista, en Twitter después del solemne discurso de López Obrador sobre el estado de su gobierno. “No hay un sólo hecho que verifique esta afirmación”.

Dicha crítica, sin embargo, gana una tracción pública limitada. El bloque político Morena de López Obrador, que creó en 2014, también controla ambas cámaras del congreso mexicano, junto con muchos gobiernos estatales y la Ciudad de México.

Anuncio

La concentración de poder refleja la del alguna vez hegemónico Partido Revolucionario Institucional, que gobernó México durante gran parte del siglo XX, y contó a López Obrador entre sus leales hasta que él y otros izquierdistas se separaron en la década de 1980.

Durante años, López Obrador se erigió como el principal rostro público de la oposición mexicana, posicionándose como una especie de autoridad moral flotante mientras perdía dos elecciones presidenciales antes de finalmente abrirse paso en 2018. Ninguna figura de la oposición de hoy tiene la presencia permanente y frente a los medios para criticar a López Obrador a una amplia audiencia.

Danzantes aztecas, un campeón del mundo de boxeo, charros a caballo y otros con trajes regionales, en la edición 73 del desfile de Independencia de México en Los Ángeles

“La oposición está en ruinas, y nadie realmente desafía a López Obrador por el control de la narrativa”, dijo Carlos Bravo Regidor, columnista del periódico Reforma. “López Obrador no tiene un López Obrador como contraparte para entablar una batalla con él”.

Mientras observan la imagen del tío agradable de alguien, los observadores dicen que López Obrador es una figura de profunda ambición que puede ser terco, incluso obstinado, y posee una creencia casi mesiánica en la rectitud de sus puntos de vista.

El presidente ha dicho que le gustaría pasar a la historia como Benito Juárez, la venerada encarnación del nacionalismo mexicano. Pero, casi un año después de su mandato, una “cuarta transformación” sigue siendo más aspiracional que real.

Cecilia Sánchez, de la oficina del Times en la Ciudad de México, contribuyó a este reportaje.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio