Anuncio
Share
México

Estallaron protestas en México por una pintura que muestra al héroe Emiliano Zapata desnudo y con tacones

A painting by the artist Fabián Cháirez depicts Mexican hero Emiliano Zapata in high heels and a pink sombrero.
Una obra del artista Fabián Cháirez representa al héroe mexicano Emiliano Zapata con tacones altos y un sombrero rosa.
(Eduardo Verdugo / Associated Press)

El nieto del general Emiliano Zapata está demandando al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura por una pintura en la que se observa al héroe mexicano montando a caballo con tacones altos y un sombrero rosa.

CIUDAD DE MÉXICO - En cuanto a obras pictóricas, esta es pequeña, aproximadamente del tamaño de una caja de cereal. Pero la controversia que ha provocado es enorme.

Allí, montado en un caballo blanco, está Emiliano Zapata, el líder revolucionario mexicano que, con su gran bigote y su mirada de acero, ha sido aquí durante mucho tiempo un símbolo de cierto tipo de masculinidad dura.

Esta pintura desafía esa imagen. En ella, Zapata adopta una pose sensual y está desnudo, excepto por una faja de seda, tacones negros y un sombrero rosa. El caballo está representado con una erección.

El artista Fabián Cháirez terminó la pintura en 2013, pero llamó la atención del público sólo en los últimos días, después de que esta fue colgada, junto con otras 140 obras de arte, en una exposición curada por el gobierno en el Palacio de Bellas Artes, el lugar más famoso para el teatro, la danza y otras programaciones culturales, en la Ciudad de México.

Anuncio

Gobierno y familia Zapata acuerdan mantener pintura polémica como parte de la exposición

Ninguna obra de arte en la historia reciente aquí ha desencadenado tanta controversia, un hecho que desató preguntas sobre la libertad de expresión, así como la tolerancia sobre las diversas representaciones de género y sexualidad en una cultura dominada por el machismo.

Después de que la Secretaría de Cultura de México usó la pintura para promocionar la exposición en las redes sociales y los principales periódicos publicaron fotografías de ella, multitudes enojadas se convocaron al museo.

El martes, unas 150 personas bloquearon brevemente la entrada al sitio y exigieron a las autoridades que retiren la obra. "¡Quémenla! ¡Quémenla!”, gritaban, ondeando banderas estampadas con la cara de Zapata.

Anuncio

Más tarde fueron captados en cámara golpeando y pateando a miembros de la comunidad de lesbianas, gays y transgénero que se habían congregado en el exterior del museo. El enfrentamiento dejó salpicaduras de sangre en la entrada -de mármol blanco- del edificio.

Los manifestantes LGBT regresaron el miércoles al sitio para mostrar su apoyo al cuadro y al artista. “Si Zapata estuviera vivo, estaría con nosotros”, decía un letrero.

Mientras tanto, en el estado natal de Zapata, Morelos, su nieto anticipó que planea demandar al gobierno y al artista plástico por “denigrar” el legado de su antepasado. “Representa al general Zapata como gay”, expuso el nieto, Jorge Zapata, quien describió la obra como un “acto estúpido”. “No vamos a permitir eso”, remarcó.

Hasta ahora, los funcionarios mexicanos han respaldado el trabajo. Lucina Jiménez, directora de Bellas Artes, dijo a los periodistas que “el artista tiene derecho a la libertad y los curadores tienen derecho a construir un retrato diverso de una figura mexicana”.

La exposición permanecería abierta, informó, e invitó a los manifestantes a pasar tiempo con la obra y entablar un diálogo al respecto.

Incluso el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, intervino en la polémica. “No puede haber censura”, expresó en su conferencia de prensa diaria el miércoles por la mañana, y agregó que se sentía cómodo con la representación del artista sobre Zapata. “Soy un amante de la libertad”, expuso.

El luchador mexicano criticó uno de los cuadros del artista donde un hombre desnudo usa una máscara del Santo

El mandatario adelantó que le pedirá a su secretaria de Cultura que hable con la familia de Zapata sobre la pintura.

La controversia se produce en medio de intensas guerras culturales en México, donde los movimientos políticos conservadores intentan limitar los derechos de las lesbianas y los homosexuales. En los últimos meses, las mujeres que protestan contra la violencia sexual han liderado grandes manifestaciones en la capital del país, desfigurando las estaciones del metro y los monumentos nacionales con graffitis rosados y provocando debates incluso entre los izquierdistas sobre si deberían ser procesadas ​​por daños a la propiedad.

Anuncio

El debate sobre la pintura se produce mientras México recuerda el centésimo aniversario de la muerte de Zapata, quien en 1910 propició la Revolución Mexicana, un levantamiento nacional contra los sucesivos gobiernos, que llamó a la redistribución de la tierra a los campesinos.

La revolución, que derrocó al dictador Porfirio Díaz, terminó una década después.

Las tácticas guerrilleras de Zapata y su muerte en medio de una lluvia de balas, en 1919, contribuyeron a formar su mitología de líder valiente y masculino, que no tenía miedo de luchar.

La exposición actual, titulada “Emiliano. Zapata después de Zapata”, incluye artistas de docenas de países y buscó abarcar diferentes perspectivas sobre un participante clave en la historia de México.

La pintura de Cháirez está incluida en una sección de la muestra llamada “otras revoluciones”, que según los curadores ofrece “deconstrucciones homosexuales” tanto del nacionalismo como de “modelos de masculinidad hegemónica”.

Cháirez, de 32 años, quien intentó retratar el lado más suave de los diferentes arquetipos mexicanos masculinos -desde pandilleros hasta sacerdotes- utilizó a una mujer transgénero como modelo para la pintura.

En un comunicado, el artista afirmó que la respuesta ofuscada a su trabajo destaca la misoginia y el miedo a la diferencia que existe en la cultura mexicana. "¿Qué tiene de ofensivo?”, se preguntó. “El que él esté feminizado”.

Anuncio

Cháirez pidió a los partidarios de la pintura que se reúnan frente al museo este viernes. “Estamos en una sociedad ultrasexista”, remarcó, y agregó que “hay algunas personas que se sienten molestas por los cuerpos que no obedecen las reglas”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio