Anuncio

Los residentes del Barrio Chino de Mexicali enfrentan prejuicios, un golpe a la cultura por el coronavirus

 La Chinesca alley in Mexicali
Emmanuel Sámano, cuarto desde la derecha, lidera un espectáculo de tambores en el callejón La Chinesca en Mexicali, México.
(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

Para el Barrio Chino más grande de México, el corte de cinta para un nuevo centro cultural se sintió como el comienzo de un renacimiento largamente esperado.

MEXICALI, México -

Para el barrio chino más grande de México, el corte de cinta para un nuevo centro cultural se sintió como el comienzo de un renacimiento largamente esperado.

Había bailarines de la danza de leones y dragones. Estudiantes de música tocaron tanggu, un tambor chino tradicional, debajo de una hilera de linternas rojas. Se dieron a conocer nuevos murales que representan a los héroes locales que ayudaron a establecer la comunidad. Y había una cabina donde la gente podía aprender a escribir sus nombres en caracteres chinos. Se planearon eventos culturales para los próximos tres meses.

Eso fue en febrero. El nuevo coronavirus ya estaba causando estragos mortales en China, pero aún no se había convertido en una crisis en México o Estados Unidos.

Anuncio

Qué rápido cambiaron las cosas en el lugar conocido en esta ciudad fronteriza en expansión como La Chinesca.

Chinese Association in Mexicali
Los estudiantes esperan que sus padres los recojan después de la clase en la Asociación China. el 8 de marzo en Mexicali, México.
(Dania Maxwell/Los Angeles Times)

Alrededor del 75% de los restaurantes en el Barrio Chino de Mexicali han suspendido temporalmente sus servicios, y pocos ofrecen limitada comida para llevar. La Asociación China de Mexicali, que ofrece clases de idioma mandarín y ayuda a los inmigrantes chinos recién llegados a establecerse en la ciudad, cerró sus puertas el mes pasado.

“Cada evento ha sido cancelado hasta que esta situación pase”, dijo Ramón Yee, un representante de la asociación de descendientes chinos en Mexicali que es chino mexicano de tercera generación. “Ha estado solo en la Chinesca. Solo algunas empresas están abiertas, pero son muy pocas ”.

Anuncio

En Mexicali, una ciudad de unas 690,000 personas que limita con la ciudad mucho más pequeña de Calexico, en California, había 216 casos confirmados y 122 casos sospechosos hasta el jueves por la tarde. Para entonces, el número de muertes había aumentado a 22. México ha visto un número creciente de infecciones y muertes.

People walk by murals painted on La Chinesca alley in Mexicali
La gente pasa murales pintados en el callejón La Chinesca en Mexicali.
(Dania Maxwell/Los Angeles Times)

En La Chinesca, los mexicanos chinos han tenido que lidiar no solo con el temor de contraer el nuevo coronavirus, que se detectó por primera vez en Wuhan, China, en diciembre, sino también con una hiperconciencia de sus raíces asiáticas a medida que los informes de la pandemia han alimentado sentimiento anti-chinos y ataques racistas en todo el mundo.

Al caminar por una calle en Mexicali, algunos mexicanos se apresuran a estirar sus ojos con los dedos y bailar, imitando a una persona china que camina por la misma calle, dicen algunos residentes. En las tiendas de comestibles, los chinos son acusados de comer perros. Antes de que cerraran las escuelas, los estudiantes mexicanos dejaban de socializar con los estudiantes chinos en el campus, especialmente si estornudaban o tosían.

Anuncio

Emmanuel Sámano, un instructor de artes marciales y de la danza de leones y dragones de 38 años de la Asociación China de Mexicali, dijo que él y sus estudiantes de ascendencia china se han sentido difamados.

“Cuando llegamos a un evento para mostrar nuestras danzas de leones y dragones, tan pronto como vieron a nuestros dragones, recibíamos comentarios como, ‘Oh, están trayendo el coronavirus’”, dijo Sámano, y agregó que intenta cambia el tema para evitar conflictos.

People cross the street under a street sign with both Spanish and Chinese characters in Mexicali, Mexico
Un letrero en una calle de Mexicali tiene caracteres españoles y chinos.
(Dania Maxwell/Los Angeles Times)

“Es triste... Podría ser una forma de lidiar con el estrés y el miedo que provoca el COVID-19 ”, dijo. “Pero desde nuestro punto de vista, nos estamos enfocando en continuar nuestro trabajo para demostrar que la cultura china es solo otra parte del mundo donde puedes encontrar muchas cosas hermosas”.

Anuncio

A pesar de esto, muchos mexicanos chinos dicen que han evitado en gran medida ser el tipo de chivos expiatorios y los ataques personales que se han registrado en otras partes del mundo, incluidos EE.UU.

Durante años, La Chinesca ha luchado por mantener su identidad viva y vibrante, haciendo que el golpe causado por el coronavirus se sienta especialmente doloroso.

Los chinos aún viven en Mexicali, pero ya no viven dentro de los negocios que tenían o trabajaban en el centro de la ciudad. Según la asociación, hay un estimado de 20,000 a 30,000 residentes chinos, incluidos mestizos y descendientes, aunque no ha habido un censo oficial. Los jóvenes de ascendencia china son principalmente nacidos en México, a diferencia de sus padres que nacieron y se criaron en Canton.

“Nuestras raíces se han perdido lentamente porque hubo un punto en la historia en el que de una forma u otra experimentamos cierta discriminación y las familias preferían hablar español en lugar de chino y ya no enseñaban a sus hijos”, dijo Yee, miembro de la asociación.

Anuncio

Las raíces chinas de Mexicali se remontan a finales del siglo XIX. Fue entonces cuando una ola de inmigrantes chinos comenzó a llamar a Mexicali su hogar después de que ayudaron a crear ferrocarriles en Estados Unidos a fines del siglo XIX. Estos inmigrantes se unieron a otros trabajadores chinos que ayudaron a desarrollar el Valle de Mexicali bajo la Colorado River Land Co., cuyos principales líderes incluyeron al editor de Los Angeles Times, Harrison Gray Otis, y su yerno, Harry Chandler.

Los trabajadores crearon La Chinesca, un centro étnico dentro de un perímetro de dos cuadras de la ciudad, donde tuvieron éxito con zapaterías, lavanderías, restaurantes y cafeterías. Eso ayudó a establecer los bloques de construcción para la Asociación China de Mexicali, que comenzó su misión en 1919. Hace unos 60 años, abrió una escuela en su segundo piso para educar a los estudiantes de ascendencia china sobre su idioma y cultura.

Students at the Chinese Association
Huilin Li, centro, revisa el trabajo de los estudiantes al final de una clase de chino en la Asociación China.
(Dania Maxwell/Los Angeles Times)

A fines de febrero, a medida que crecía la pandemia mundial, la escuela, que podría estar repleta de unos 200 estudiantes en un fin de semana típico, rápidamente comenzó a disminuir la asistencia hasta que solo quedaron varias docenas de alumnos. En marzo, la escuela cerró como otras en todo México.

Anuncio

Esteban León, director académico de la asociación y chino mexicano de tercera generación, trató de tranquilizar a los padres. Dijo que los maestros vigilaban a las familias que habían viajado a China. Tenía un termómetro a mano en caso de que los estudiantes comenzaran a mostrar síntomas. Era poco para calmar sus temores.

Los estudiantes que asistieron a clases de mandarín sintieron que la pandemia les brindó la oportunidad de mostrar apoyo a la patria de sus padres.

Un cartel ubicado en el primer piso en el pasillo de la asociación mostraba los nombres de los padres y la cantidad de dinero que donaron para ayudar a comprar mascarillas para enviar a Wuhan, China, el epicentro del coronavirus. Esto fue antes de que el brote golpeara con fuerza a Estados Unidos y, finalmente, a México.

Cristina Chen, de 42 años, directora de maestros de la asociación, dijo que su hijo Erick, de 12 años, asistió a las clases de mandarín. “Tengo amigos en Tijuana cuyos hijos no hablan mandarín”, dijo Chen. “No pueden leer caracteres chinos porque no tienen una escuela donde puedan aprender”

Anuncio

Chinese Association in Mexicali
Alexia Ma, 13 años, después de clase. Ma es de herencia china pero nació en Mexicali y ha vivido allí toda su vida.
(Dania Maxwell/Los Angeles Times)

Durante los últimos siete años, Alexia Ma dedicó sus fines de semana a perfeccionar su mandarín. La niña de 13 años se sentó atentamente durante las clases todos los sábados y domingos hasta que sus padres la sacaron porque temían que se infectara con COVID-19.

Finalmente, los vuelos de la familia para visitar a la familia en China fueron cancelados por China Southern Airlines.

La doble dosis de malas noticias golpeó duro a la adolescente. Ella nació en esta extensa ciudad fronteriza mexicana, pero había deseado volver a visitar la tierra natal de su madre y su padre en Guangdong, una provincia costera en el sur de China.

Anuncio

“Nací aquí y me gusta México, pero estoy muy orgullosa de ser china”, dijo. “Lloré mucho. ... No había visto a [mi familia] en mucho tiempo, y había pasado incluso más tiempo desde que mi madre había visto a su madre ".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio