Anuncio
Share

Los disidentes de La Luz del Mundo presionan a las autoridades y piden más cargos contra el ‘apóstol’

Sochil Martin holds her hand over her chest.
Sochil Martin está demandando a la iglesia en una corte federal, alegando que su tía la ofreció como sirvienta sexual a Samuel Joaquín Flores, el antiguo líder de la iglesia, y luego a su sucesor e hijo, García.
(Luis Sinco / Los Angeles Times)

Abrazando fuertemente a sus hijos, Deborah Contreras sollozó mientras las mujeres en un tribunal de Los Ángeles relataban años de abuso sexual infligido por el hombre que una vez creyeron que era un “apóstol” de Jesucristo.

Asintió con la cabeza cuando una de las mujeres dijo que había innumerables víctimas más allá de las involucradas en el caso de la fiscalía contra Naasón Joaquín García, jefe de La Luz del Mundo hasta el día de hoy. Muchas han tenido miedo de hablar sobre los presuntos abusos cometidos por García y otros miembros de la jerarquía eclesiástica por temor a provocar su ira.

Contreras lo sabe; ella es una de ellas, dijo.

“El momento en que lo cuestionas es el momento en que te apartan”, dijo recientemente. “Por eso las víctimas permanecen calladas durante tanto tiempo”.

Anuncio

En las semanas transcurridas desde que García se declaró culpable de tres cargos penales a cambio de una sentencia reducida de casi 17 años de prisión, Contreras y otros ex miembros de la iglesia han tratado de mantener vivo el caso a través de comunicados de prensa, entrevistas televisivas y en las redes sociales, instando a otras posibles víctimas a hablar públicamente.

Mientras que los fiscales celebraron el resultado, Contreras y otros disidentes dijeron que sentían que García se había librado fácilmente y se preguntaron por qué no se consultó a las cinco Jane Does involucradas en el caso sobre el acuerdo de última hora del gobierno.

“Lo que vamos a hacer es pedirle a la gente que envíe sus declaraciones”, dijo Lulu Wehagen, que dirige un grupo privado de Facebook para ex miembros de la iglesia como ella, para discutir el caso de García y compartir información sobre el comportamiento inapropiado de los clérigos.

Anuncio

Recientemente hizo un llamado para ayudar a identificar a personas que pudieran haber sufrido abusos sexuales o malos tratos en La Luz del Mundo. Rápidamente fue recogida por otras páginas relacionadas con La Luz del Mundo en Facebook y por un popular grupo de Reddit para antiguos miembros que dicen haber sufrido abusos.

Wehagen también está promoviendo una petición en línea, que hasta la fecha cuenta con cientos de firmas, en la que se pide que García sea eliminado de todos los registros religiosos de México ahora que debe registrarse como delincuente sexual.

Wehagen dijo que las víctimas pueden optar por permanecer en silencio por numerosas razones: la vergüenza, el miedo a ser condenado al ostracismo por sus seres queridos o debido a la creencia inculcada en ellos desde la infancia de que la salvación eterna sólo se puede encontrar mediante la aceptación de García, su padre y su abuelo antes que él, como su “apóstol.”

Anuncio

En cambio, según Wehagen, muchas víctimas enterraron esos dolorosos recuerdos de la infancia en lo más profundo, convenciéndose de que nadie les creería, incluso cuando los líderes de la iglesia trataban de encubrir los abusos.

Por eso, el acuerdo de culpabilidad de García fue sentido como una “bofetada”, dijo Sochil Martin, que dice ser otra superviviente que ha dejado la iglesia. A Martin le preocupaba el mensaje que se enviaba a otras posibles víctimas, que podrían estar menos dispuestas a hablar después de ver cómo las desconocidas se convertían en blanco de la intimidación y el acoso de los seguidores de la iglesia.

Las cinco víctimas del caso García están sopesando una demanda contra la iglesia por no haberlas protegido de los abusos que dicen haber sufrido, dijo Martin.

Anuncio

"¿Qué van a pensar estas chicas? No hay justicia, especialmente si eres latina”, dijo Martin, que ha demandado a la iglesia en un tribunal federal alegando que su tía la ofreció como sirvienta sexual cuando era apenas una niña a Samuel Joaquín Flores, el antiguo líder de la iglesia, y luego a su sucesor e hijo, García.

Desde la sentencia de García, Martin ha acudido a la televisión en varias ocasiones para criticar la gestión del caso. En una entrevista con Telemundo, calificó de “cobarde” la voluntad de los fiscales de llegar a un acuerdo con el líder de la iglesia.

También ha recurrido a las redes sociales para instar a otras posibles víctimas a que se pongan en contacto con las fuerzas del orden, tuiteando recientemente el número de teléfono de la línea directa anónima del FBI y un gráfico que muestra las estadísticas de la trata de personas.

Anuncio

Martin dijo que ella misma también ha hablado con agentes del FBI y del Departamento de Seguridad Nacional para una investigación sobre presuntos delitos no especificados que la iglesia habría cometido en Estados Unidos, aparte del caso contra García, que fue procesado por las autoridades estatales. Una fuente familiarizada con el caso confirmó que había una investigación en curso, pero no ofreció más detalles.

En respuesta a una serie de preguntas, La Luz del Mundo señaló a The Times el mismo comunicado que publicó tras la sentencia de García, diciendo que su líder “no tuvo más remedio que aceptar con mucho dolor que el acuerdo presentado es el mejor camino para proteger a la iglesia y a su familia”.

“Desea evitar a la iglesia y a su familia semanas de acusaciones públicas infundadas, incluyendo amenazas a su bienestar físico”, reza el comunicado, que no aborda las nuevas acusaciones.

Anuncio

La sentencia de García en junio atrajo a tantos espectadores y periodistas que algunos asistentes, incluidos Contreras y sus hijos, tuvieron que sentarse en una sala desbordada, donde escucharon una transmisión de audio de la audiencia.

Contreras dijo que era reacia a asistir a la sentencia. Pero finalmente decidió ir porque quería ver a García confesar algunos de los cargos que había pasado años negando, y para mostrar su apoyo a las víctimas presentes.

Anuncio

Contreras dijo que no podía tener más de 6 años cuando fue citada en la residencia de Flores, el padre de García, que murió en 2014 y pasó el manto de “apóstol” a su hijo. Mientras comenzaba a masajear los pies de Flores, el líder de la iglesia se inclinó y la agredió sexualmente, alega.

En ese momento, dijo, no cuestionó lo sucedido, ya que fue educada para creer “historias fastuosas” sobre cómo el “apóstol” era infalible y que desobedecer a Flores, y más tarde a García, era como ir en contra de la palabra de Dios.

“Le creí, le seguí, le defendí", dijo de Flores, durante una pausa en la audiencia de sentencia de García, que duró todo el día. “Cuando eres un niño, te lo crees todo; te cuentan historias como la de Papá Noel y el Conejo de Pascua”.

Anuncio

Los observadores de La Luz del Mundo son escépticos en cuanto a que la confesión de culpabilidad de García vaya a forzar el tipo de ajuste de cuentas sobre los abusos y encubrimientos que han sacudido a la Iglesia Católica en las últimas décadas.

A finales de los años 90, Moisés Padilla y varios otros ex devotos acusaron públicamente a Flores, el padre de García, de haber abusado de ellos. Pero Padilla dijo que las autoridades mexicanas no les hicieron caso, y afirmó que más tarde fue secuestrado y apuñalado docenas de veces por hombres que cree que eran agentes de policía que trabajaban como guardaespaldas de Flores.

Dijo que el ataque fue una aparente represalia por sus acusaciones públicas.

Anuncio

Padilla, que asistió a la sentencia de García, dijo que se sintió en cierto modo reivindicado cuando el líder de la iglesia se declaró culpable el 3 de junio de dos cargos de cópula oral forzada en un menor y un cargo de cometer un acto lascivo en un niño. Dijo que tenía la esperanza de que esto abriera la puerta a procesamientos similares de otros líderes eclesiásticos. Pero la sentencia reducida, dijo, no se ajustaba a los delitos de los que se acusaba a García.

“Cuando escuché esa sentencia en particular fue como escupir en la cara de las niñas”, dijo Padilla, que habló brevemente con los periodistas después de la sentencia en el Centro de Justicia Penal Clara Shortridge Foltz. Huyó de México en 1998 después de su apuñalamiento y se le concedió asilo político en Estados Unidos, donde ha vivido desde entonces, dice.

La cuestión de por qué se permitió que los abusos continuaran durante tanto tiempo ha planteado dudas. En 1997, la oficina del FBI en Chicago abrió una investigación sobre acusaciones no especificadas contra la iglesia, según los registros de la oficina obtenidos por el Times.

Anuncio

Los agentes de la Fuerza de Tarea Conjunta contra el Terrorismo del FBI, que supervisó la investigación a instancias de la policía de Chicago, supuestamente solicitaron información a las embajadas de Estados Unidos en Brasilia, Buenos Aires, Caracas (Venezuela) y Santiago (Chile) -ciudades sudamericanas en las que La Luz del Mundo tenía presencia-, así como a organismos como el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles.

Sin embargo, el caso se cerró en agosto del año siguiente después de que los investigadores consideraran que no existían “tales pruebas” de los supuestos delitos.

En el pasado, los funcionarios de la Iglesia tachaban a las personas que hablaban de supuestos abusos como ex fieles amargados que buscaban atención. O se les intimidaba para que guardaran silencio y se sometieran, según Joel Silva, un antiguo portavoz de la Iglesia que dijo que se acercó a Flores mientras supervisaba la construcción de la altísima catedral de la Iglesia en Guadalajara.

Anuncio

Parte de su trabajo, dijo, era tratar de desacreditar a los críticos como Padilla.

Silva dijo que dejó La Luz del Mundo en 1998 tras enterarse de que su futura esposa había sido víctima de abusos.

Como forma de resarcirse, Silva dijo que se ha convertido en un defensor de las cinco desconocidas del caso García. Para él, la sentencia tuvo todo que ver con su raza y clase y poco con la justicia. “Si hubieran sido cinco chicas blancas, universitarias, el resultado habría sido muy diferente”, dijo.

Anuncio

Aunque las identidades de las víctimas nunca se hicieron públicas, los miembros de la comunidad eclesiástica sabían quiénes eran, dijo Silva, exponiéndolas a ellas y a sus familias al acoso.

A pesar de la creciente presión pública, la profesora de la Facultad de Derecho de Loyola, Laurie Levenson, dijo que era poco probable que la oficina del fiscal general del Estado, que procesó a García, buscara cargos adicionales contra él.

Eso podría cambiar si más presuntas víctimas continúan presentándose y luchando para que sus voces sean escuchadas, dijo. Las autoridades locales o incluso federales podrían involucrarse si pudieran probar que las denuncias de abuso fueron ignoradas o encubiertas en las más altas esferas de La Luz del Mundo, dijo Levenson, quien ha estudiado otros escándalos recientes del clero.

Anuncio

“Hay una diferencia entre simplemente buscar más cargos contra él y averiguar lo profundo que es esto en la institución”, dijo, refiriéndose a García.

García ha mantenido un apoyo casi universal dentro de la iglesia, que ha denunciado el caso como un intento de manchar su reputación y ha prometido seguir apoyando a su “apóstol” durante su encarcelamiento.

Durante recientes sermones en Los Ángeles, los ministros han dicho a sus congregaciones que al equipo de la defensa de García se le impidió introducir pruebas que habrían ayudado a su caso si hubiera ido a juicio, según las grabaciones reproducidas por la fiscalía durante su sentencia.

Anuncio

En la sentencia de García del 8 de junio, una de las víctimas, identificada sólo como Jane Doe 2 en el tribunal, dijo al juez que presidía el tribunal que había otros “pedófilos y violadores” que seguían en el poder dentro de la iglesia y que no habían rendido cuentas.

Dijo que deseaba que los fiscales hubieran llevado el caso a juicio.

“Estaba dispuesta a sacrificar mi dignidad una vez más para permitir que los fiscales mostraran cómo la violó, y los ataques de pánico y ansiedad que sufre hoy. “Queríamos defendernos y que las pruebas se hicieran públicas para que otras víctimas fueran capaces de hablar”, dijo.

Anuncio

Los redactores Leila Miller y Richard Winton contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio