Anuncio
Share
México

El sotol es más que un simple licor, es la historia y cultura del norte de México

En Madera, un pueblo de montaña en el estado mexicano de Chihuahua, Bienvenido Fernández vierte sotol recién destilado entre dos cuernos de vaca. Examina las pequeñas burbujas, o “perlas”, que se materializan para determinar el nivel de alcohol. La bebida es correcta cuando contiene entre 45% y 50% de alcohol. “Si lo hago más bajo, los vecinos me dicen que es agua”, dice Fernández con una risa.

Como una conciencia de las diferentes destilaciones de agave, desde bacanora a raicilla, crece lentamente, es fácil suponer que el sotol, con su profundidad de aroma y sabor, es simplemente otro pariente de mezcal. Y aunque la demanda de sotol está creciendo -se puede encontrar en el restaurant Cosme de Nueva York y Salazar de Los Ángeles- está hecho de una planta diferente, una de las 16 especies del género Dasylirion. La planta y el licor que se produce se llaman sotol.

En la vinata, o destilería, de Fernández, un olor ahumado y dulce llena el aire del proceso de cocción y fermentación que tiene lugar en la parte posterior. Fernández comenzó a trabajar con sotol a la edad de 7 años, la tradición se remonta al menos a su abuelo.

Durante la mayor parte del siglo XX, a medida que los licores internacionales se abrían camino hacia el mercado mexicano, los sotoleros (y otros creadores de licores indígenas) fueron marginados y perseguidos.

Anuncio

“No tuvimos que correr mucho porque estábamos en medio del bosque”, dice Fernández. Más tarde, sin embargo, cuenta la historia de cómo se escondió con un rifle cuando era niño en el momento que llegó la policía. Los oficiales, recuerda, también tratarían a su madre “como una sirviente”, exigiendo comida, en visitas inesperadas.

Hoy en día, la producción de sotol es nuevamente legal y los lugareños se alinean fuera de la vinata de Fernández esperando llenar botellas vacías de Coca-Cola con su producto, que sabe a eucalipto, pino, musgo y tierra húmeda, típico de los sotoles hechos de plantas cultivadas en las regiones forestales de norte de México.

Eduardo Arrieta, otro sotolero, trabaja desde un rancho en el desierto, debajo del Parque Nacional Big Bend de Texas. La propiedad pertenece a la familia de Alfredo Garza. El bisabuelo de Garza produjo el licor en el terreno después de luchar contra Pancho Villa en la Guerra Civil Mexicana. El sotol de Arrieta, al igual que otros hechos en el desierto, se caracteriza por el cuero, el cacao y la pimienta seca. Vierte una muestra considerable del alambique y la pasa. Al igual que el mezcal, el sotol no se toma de un sólo trago, está destinado a ser sorbido de forma recta, y disfrutado lentamente.

La mayoría de los sotoles en el mercado son una mezcla con un sólo origen ya sea del bosque o del desierto, pero todavía hay un tercer territorio por explorar: la pradera o llanura. Juan Pablo Carvajal, fundador de la marca Los Magos, espera desarrollar un sotol de origen único a partir de plantas de esa zona en un futuro próximo. “Queremos mostrar la variedad que tenemos aquí en Chihuahua”, dice.

Anuncio

Madera, Mexico
(Los Angeles Times)

Chihuahua, hogar de la mayor concentración de productores comerciales, es uno de los tres estados que fabrica sotol. Ahí, en Durango y en Coahuila, el licor está protegido por una denominación de origen, no muy diferente al Champagne o Parmigiano Reggiano.

Ese estado no está impidiendo que los empresarios del otro lado de la frontera intenten destilar el Dasylirion. Dos destiladores en Texas, Desert Door en Driftwood, y pronto, un nuevo grupo en Marfa, están haciendo lo que ellos también llaman sotol. Sin embargo, ninguno de los dos productores tiene una historia como la de México.

Fernández, Arrieta y la mayoría de los maestros sotoleros usan métodos que se han pasado de generación en generación. Ricardo Pico embotella y distribuye los sotoles de Fernández y Arrieta para su marca Clande. “Mi productor más antiguo tiene 65 años”, dice Pico. “Su padre y su abuelo produjeron sotol, por lo que estamos hablando de al menos 100 años de tradición”.

En realidad, la historia se remonta aún más, a los pueblos indígenas del norte de México y del sudoeste de los Estados Unidos que fermentaron la planta de sotol para producir una bebida con bajo contenido de alcohol más parecida a una cerveza. Sotol, al igual que el mezcal, probablemente no se convirtió en la bebida que conocemos hoy en día hasta que las técnicas de destilación llegaron a México con los españoles.

Say hello to sotol, mezcal’s wild cousin

Master sotolero Bienvenido Fernandez is a staple in his town of Madera. Each June, he hosts a sotol celebration, “El Burrito Sotolero,” where donkey-drawn carts take to the streets and a cocktail made with the spirit is served to enthusiastic locals.

(James Burke and Molly Mandell)

Los métodos artesanales para hacer sotol no varían drásticamente de los de los grupos indígenas. La planta tarda un promedio de 15 años en madurar, y cuando está lista, las cosechadoras cortan la piña o corazón. Una vez que se recortan las hojas, se lleva a la vinata en burro o camión. Unos cientos de piñas se lanzan dentro de un horno de tierra, se cubren con fibra y tierra y se dejan asar lentamente durante varios días. Las cabezas cocidas, cada una de las cuales producirá aproximadamente una botella, se retiran de la fosa, se trituran, se fermentan y se destilan.

Las marcas comerciales, como Clande y Los Magos, son cada vez más esenciales para preservar este estilo. “Si es difícil ganarse la vida, el oficio puede volverse menos atractivo para las generaciones futuras”, dice Carvajal. “Así que estamos interesados en ayudar a crear ese equilibrio”.

Anuncio

Mientras tanto, otras compañías como Hacienda de Chihuahua y la próxima, Sotol Terlingua, están eligiendo métodos más industriales en un esfuerzo por competir con la industria del tequila. La popularidad del tequila se ha traducido en un mercado abarrotado y lo que muchos consideran una reducción de su calidad. Como tal, el cambio potencial en el sotol aumenta la preocupación tanto por Pico como por Carvajal. Proteger los métodos de producción consagrados por el tiempo, dice Carvajal, no tiene por qué ser a expensas del éxito empresarial; Como lo ilustra el mezcal, hay una creciente audiencia de licores auténticos, locales y de orígenes Méxicanos.

En Chihuahua, cada maestro sotolero pone su propio sello en el proceso de destilación. El producto final es una bebida rica en complejidad: el sabor está marcado no sólo por el terroir, sino por la persona que lo elabora. “La belleza de la planta Dasylirion es que absorbe todo”, dice Pico. “El resultado final es un licor que, creo, es uno de los más transparentes”.

Para él, el futuro del sotol debe ser claro. “Ninguna cantidad de dinero en el mundo”, dice, “es más valiosa que preservar la tradición”.

¿Sotol de Texas?

El sotol no sólo se produce en el norte de México, sino que también está surgiendo en Texas. En 2015, Genius Liquids, con sede en Austin, destiló Dasylirion, pero sólo vendió el producto brevemente. Luego, en 2017, Desert Door, con sede en Dripping Springs, abrió una operación completa presentada como “Sotol de Texas”. Desde entonces, la compañía ha enfrentado su parte justa de críticas. Si bien la denominación de origen de sotol tiene respaldo legal en México, tiene poco peso en los Estados Unidos.

Y Desert Door no será el único productor en Estados Unidos por mucho tiempo; un nuevo grupo en Marfa (y hay rumores de otros que vendrán tanto en Texas como en Nuevo México) se están preparando para destilar sotol el próximo otoño.

Tim Johnson organiza el Festival de Agave de Marfa, que se esfuerza por celebrar la influencia cultural del agave. La tercera iteración se lleva a cabo en junio y, como en años anteriores, incluye la programación relacionada con el sotol. Johnson espera continuar el diálogo alrededor de la denominación de origen con voces más expertas. Por ahora, aconseja a los empresarios estadounidenses acercarse al licor con cuidado.

“Si eres de los Estados Unidos y no tienes ese linaje histórico”, dice, “debes ser muy cauteloso de no dañar la cultura”. Johnson especifica que no está tratando de controlar los resultados, pero dice que está fomentando la conversación.

Anuncio

El maestro sotolero y nativo de Chihuahua, Eduardo Arrieta piensa lo mismo. "¿Texas? son nuestros vecinos, nuestros hermanos”, dice. “Pero es una cuestión de respeto. Esta es nuestra historia y necesitan abordarla de la manera correcta”.

Hay una variedad de opiniones sobre el tema, pero para Jacobo Jacquez, cuya familia ha estado en el negocio del sotol, es simple: “La gente murió por este oficio”, dice, citando la persecución de los sotoleros mexicanos durante todo el siglo XX. “Puedes hacerlo, pero no puedes llamarlo sotol”.

Say hello to sotol, mezcal’s wild cousin

At the Jacquez family vinata, the harvest is unloaded from angarillas, baskets that are attached to the donkey along with tools, water and food for the workers.

(James Burke and Molly Mandell)

 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio