Advertisement

Es probable que 'El Chapo' vaya a prisión por el resto de su vida. Pero eso no hará a México más seguro

Es probable que 'El Chapo' vaya a prisión por el resto de su vida. Pero eso no hará a México más seguro
En esta foto del 19 de enero de 2017, proporcionada por la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos, las autoridades escoltan a Joaquín "El Chapo" Guzmán, en el centro, de un avión a una caravana de SUVs en el Aeropuerto MacArthur de Long Island en Ronkonkoma, N.Y. (Associated Press). (Associated Press)

Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera era más que un simple narcotraficante. También era un héroe popular.

Su espectacular ascenso desde las remotas montañas de Sinaloa hasta la cima del cártel de drogas más poderoso del mundo ha sido relatado en películas, programas de televisión y docenas de narcocorridos, que elogiaron su ética laboral y su aparentemente mágica habilidad para evadir a las autoridades.

Advertisement

En la canción "El Chapo Guzmán", la banda Los Tucanes de Tijuana cantó:

Con su poder,
El Chapo compró a los grandes jefes.
Por eso en todo el país,
La ley nunca lo encontró.

Advertisement

La letra ahora necesita una actualización. El 12 de febrero, en un tribunal federal de Brooklyn, Nueva York, un jurado condenó a Guzmán por 10 cargos, entre los que se incluyen narcotráfico y asesinato.

Guzmán, que escapó de las cárceles mexicanas no una sino dos veces, probablemente pasará el resto de su vida en una prisión de máxima seguridad en Estados Unidos.

Su condena es una gran victoria para las autoridades estadounidenses y mexicanas, que han invertido miles de millones de dólares en su lucha de alto perfil contra los cárteles de la droga mexicanos, y que han pintado a Guzmán como un instigador clave de sangrientas batallas de cárteles.

Pero los expertos en México dicen que la convicción de Guzmán es principalmente simbólica, ya que demuestra que incluso los líderes más poderosos de los cárteles no pueden estar por encima de la ley para siempre. Pero dicen que es poco probable que frene el flujo de narcóticos a Estados Unidos o que reduzca el derramamiento de sangre en México, y que fácilmente podría tener el efecto contrario.

Advertisement

"Esto sólo traerá más violencia", dijo Eduardo Guerrero, consultor de seguridad en la Ciudad de México.

En los más de dos años transcurridos desde que Guzmán fue extraditado a Estados Unidos para ser juzgado, la producción de drogas en México ha aumentado y la tasa de homicidios ha alcanzado un nivel sin precedentes.

El cártel de Sinaloa que Guzmán creó se ha debilitado por las luchas internas en su ausencia. Esto ha abierto el camino para los grupos recién ascendidos que son pioneros en nuevas formas de operar.

El principal interés de Guzmán era mover cocaína, heroína y otras drogas a través de la frontera. Trató de mantener relaciones pacíficas con la población local en las áreas donde trabajaba.

Pero el cártel de Nueva Generación de Jalisco y otros grupos criminales que han ganado poder en los últimos años se han diversificado en muchos otros tipos de actividades criminales, incluyendo el robo de combustible, el robo de carga y la extorsión. Es más probable que estos nuevos grupos traten de controlar a la población local a través de la violencia y el miedo, dijo Guerrero.

El énfasis en el juicio de Guzmán muestra un malentendido de cómo funciona la violencia en México, explicó el analista político Carlos Bravo Regidor, profesor del CIDE, un centro público de investigación en la Ciudad de México.

"Sabemos desde hace mucho tiempo que el simple hecho de intentar capturar o matar a los líderes de los grupos criminales no pone fin al problema", dijo. "Solo hace que las cosas se vuelvan más violentas".

Aunque el juicio de Guzmán fue una gran noticia en Estados Unidos, muchos mexicanos lo ignoraron.

Advertisement

"Hay una cierta fatiga social con estos temas", agregó Bravo. "Tumbas clandestinas, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas. La gente está cansada de ello".

Los estadounidenses pueden haberse sorprendido al escuchar acusaciones de que Guzmán y sus asociados pagaron sobornos a personas en casi todos los niveles del gobierno mexicano, pero esas no son exactamente revelaciones en México, donde la mayoría de la gente da por sentado que existe tal corrupción.

A Bravo le hubiera gustado que el juicio arrojara más luz sobre lo que sucede cuando las drogas cruzan la frontera, y sobre cómo las redes criminales estadounidenses ayudan a los mexicanos a mover drogas y a lavar dinero.

"Tenía la esperanza de que aprenderíamos algo nuevo sobre esto", dijo. "Seguimos fingiendo que el problema es exclusivamente mexicano".

Después de que se anunciara el veredicto el martes, algunos mexicanos dijeron que esperaban que la condena de Guzmán permitiera que el país pasara a una era diferente, en la que los narcotraficantes no fueran considerados como estrellas.

"El problema en México es que en la televisión tratan a los narcotraficantes como modelos a seguir, con hogares y aviones privados increíbles", comentó Rosalia Cruz, profesora de historia de una escuela secundaria en la Ciudad de México. "En un país con tanta pobreza, los jóvenes quieren ser como ellos".

"Pero los programas no muestran todo el sufrimiento que generan los narcos", dijo. "Son criminales y merecen estar en la cárcel, no tener series de televisión sobre ellos".

Otros se preguntaban si la condena de Guzmán podría alimentar su notoriedad. Después de todo, dos años después de la extradición de Guzmán, su cara —mandíbula cuadrada, bigote negro— sigue siendo omnipresente en México.

"La gente hizo de la vida de El Chapo una telenovela", dijo Ricardo Ruiz, gerente de un club deportivo de la Ciudad de México. "Ya es una leyenda, y aunque esté en la cárcel, las historias sobre él continuarán".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement