Share
México

Grupos de migrantes marchan al consulado de Estados Unidos en Tijuana exigiendo reparaciones económicas

marcan

Un grupo de alrededor de 50 migrantes caminó desde la oficina de Inmigración de México hasta la oficina del Consulado de los Estados Unidos para entregar una carta pidiendo a los funcionarios de Estados Unidos que aceleraran el proceso de asilo. (Nelvin C. Cepeda / San Diego Union-Tribune)

(San Diego Union Tribune)

Dos grupos de migrantes centroamericanos hicieron marchas separadas el 11 de diciembre hacia el Consulado de Estados Unidos en Tijuana, exigiendo que sean procesadas más rápidamente sus solicitudes de asilo y en mayor número, que se detengan las deportaciones y que el presidente Trump los deje entrar al país o les pague $50,000 cada uno para que se vayan a casa.

En el primer mes de su llegada a Tijuana, los miembros de la caravana están presionando a Estados Unidos para que tome medidas, pero su número está disminuyendo significativamente de las más de 6,000 personas que llegaron por primera vez a los refugios de la ciudad.

Aproximadamente 700 han regresado voluntariamente a su país de origen, 300 han sido deportados y 2,500 han solicitado visas humanitarias en México, según Xochtil Castillo, miembro de la caravana que se reunió con funcionarios mexicanos el martes 11.

Se presume que el grupo de migrantes ‘desaparecidos’, unos 3,500, ha cruzado ilegalmente a Estados Unidos o se ha trasladado a otras ciudades fronterizas mexicanas.

Anuncio

El Instituto Nacional de Migración de México no respondió el martes a una solicitud de verificación de esas cifras.

El primer grupo que exigió acción, unos 100, llegó al Consulado de Estados Unidos alrededor de las 11 de la mañana del martes. Los migrantes dijeron que estaban pidiendo que la Administración Trump les pagara $50,000 a cada uno o les permitiera entrar a Estados Unidos.

Cuando se le preguntó cómo llegaron a la cifra de 50,000 dólares, el organizador Alfonso Guerrero Ulloa, de Honduras, dijo que habían elegido ese número en grupo.

“Puede parecerte mucho dinero”, dijo Ulloa. “Pero es una suma pequeña comparada con todo lo que Estados Unidos le ha robado a Honduras”.

Anuncio

La carta del grupo criticaba la intervención estadounidense en Centroamérica. Le dieron al Consulado de Estados Unidos 72 horas para responder. Dijeron que no habían decidido qué hacer si no se satisfacían sus demandas.

“No sé, lo decidiremos como grupo”, dijo Ulloa.

La segunda carta, entregada alrededor de la 1:20 p.m., vino de un grupo separado de miembros de la caravana pidiendo que Estados Unidos acelere el proceso de asilo. Específicamente, el grupo pidió a los funcionarios de inmigración de Estados Unidos que admitieran hasta 300 solicitantes de asilo en el Puerto de Entrada de San Ysidro cada día.

Actualmente, los funcionarios admiten entre 40 y 100 solicitantes de asilo. El grupo de migrantes dice que la lentitud viola las leyes estadounidenses e internacionales que exigen un proceso inmediato, ya que pone en riesgo la vida de los migrantes más vulnerables.

“Mientras tanto, las familias, las mujeres y los niños que han huido de nuestros países siguen sufriendo y la sociedad civil de Tijuana sigue otorgando ayuda para enfrentar esta crisis humanitaria, una crisis de refugiados causada en gran parte por décadas de intervención de Estados Unidos en América Central”, dice la carta.

La segunda carta fue enviada por un grupo de unos 50 migrantes, entre ellos unos 15 que participaron en una huelga de hambre que también exigió un proceso de asilo más rápido en Estados Unidos. La organización sin fines de lucro Pueblo Sin Fronteras ayudó a organizar la entrega de la segunda carta.

Representantes del segundo grupo se reunieron con funcionarios de inmigración mexicanos en Tijuana, y les pidieron que dejaran de trabajar con la policía municipal para deportar a los miembros de las caravanas.

Los migrantes aseguraron que el número de deportaciones y repatriaciones voluntarias es un reflejo de su precaria situación en Tijuana.

Anuncio

“Mucha gente se va porque no hay solución aquí", dijo Douglas Matute, de 38 años. “Pensamos que nos dejarían entrar. Pero Trump envió a militares en lugar de trabajadores sociales”.

Los dos grupos no sabían de las demandas del otro. Pero ambos dijeron que sus mensajes fueron bien recibidos por el personal del Consulado de Estados Unidos en Tijuana.

“Nos dieron una cálida bienvenida”, dijo Castillo. “Fueron muy amables. Dijeron que enviarían la carta a los destinatarios”.

La carta pidiendo un proceso de asilo más rápido en Estados Unidos fue dirigida al presidente Trump, a la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen, al director del puerto de San Ysidro, Sidney Aki, y al comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, Kevin McAleenan.

Castillo dijo que no dieron un plazo para que Estados Unidos respondiera.

Trump había amenazado con cortar la ayuda financiera a Honduras, Guatemala y El Salvador si esos países no detenían la caravana antes de que llegara a la frontera con Estados Unidos. Ha reiterado, hasta el martes, la necesidad de un muro fronterizo, amenazando con cerrar el gobierno de Estados Unidos si no se aprobaban los fondos.

Entrar en el consulado de Estados Unidos fue una especie de victoria, dijeron los miembros de las caravanas.

“Al menos nos recibieron”, dijo Ulloa. “Fue agradable ser tratado con respeto”.

Anuncio

La carta decía que el grupo está formado por “familias, mujeres y niños, la mayoría de los cuales son hombres jóvenes que huyen de la pobreza, la inseguridad y la represión política bajo la dictadura de Juan Orlando Hernández”.

Orlando Hernández es el presidente de Honduras. Su carta también pedía a Estados Unidos que destituyera a Orlando Hernández de su cargo.

Obtener $50,000 por cada uno de los miembros de la caravana, según Ulloa, podría permitirles regresar a casa y comenzar un pequeño negocio.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio