Advertisement

López Obrador dice que el tema del muro no ha surgido entre las conversaciones con Estados Unidos

López Obrador dice que el tema del muro no ha surgido entre las conversaciones con Estados Unidos
El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, habla en una conferencia de prensa en el Palacio Nacional en la Ciudad de México el jueves. (Mario Guzman / EPA / EFE) (EFE)

Aunque el presidente Trump sigue insistiendo en que México pagará o está pagando por un muro fronterizo, aparentemente no lo ha discutido con el nuevo liderazgo de esa nación.

"No hemos tocado el tema [del muro] en ninguna conversación", dijo a la prensa el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, un día después de su primera llamada telefónica con Trump desde su toma de posesión el 1 de diciembre. "Fue una conversación respetuosa, en términos de amistad".

Advertisement

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, dijo en Twitter que las discusiones entre las dos naciones se centraron en crear oportunidades económicas en Centroamérica, zona descrita por el presidente norteamericano como la fuente  de las llamadas caravanas de migrantes como un intento de "invasión" del territorio de Estados Unidos.

La Administración Trump ha estado presionando al gobierno en este país para que tome medidas para detener el flujo de migrantes centroamericanos a través de México, que durante décadas ha sido un corredor de tránsito para aquellos que buscan ingresar a Estados Unidos. Los centroamericanos ahora superan en número a los mexicanos arrestados por ingreso ilegal a lo largo de la frontera de Estados Unidos.

Advertisement

México, a su vez, ha estado presionando a la Casa Blanca para que firme una iniciativa de desarrollo multimillonario para América Central, diseñada para proporcionar alternativas a la inmigración.

"La idea es que las personas no tendrían la necesidad de migrar", dijo López Obrador, quien agregó que Trump lo invitó a visitar Washington, y que esperaba ir una vez que se completara un acuerdo sobre la migración centroamericana.

Trump ha amenazado con cortar la ayuda a las naciones centroamericanas si el flujo hacia el norte persiste.

Los líderes estadounidenses y mexicanos "hablaron sobre las relaciones positivas entre nuestros dos países", dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, el 13 de diciembre.

Advertisement

"Discutieron la necesidad de abordar la migración ilegal de América Central a Estados Unidos y lo que los lleva a migrar, como la inseguridad y el estancamiento económico", explicó.

Pero el muro fronterizo, que Trump usó como un grito de guerra una y otra vez como candidato, está claramente en la mente del presidente.

El jueves 13 por la mañana, Trump declaró en Twitter que México estaba efectivamente pagando el muro, como parte de lo que denominó ahorros del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ahora revisado, el pacto comercial entre Estados Unidos, México y Canadá.

"A menudo dije: De un modo u otro, México pagará por el Muro", escribió Trump en Twitter, diciendo que el nuevo acuerdo comercial es "mucho mejor" que el acuerdo actual. "¡Solo por el dinero que ahorramos, MÉXICO PAGA POR EL MURO!"

No hubo comentarios oficiales inmediatos sobre la afirmación de Trump de que México estaba financiando indirectamente el muro a través de los ahorros de Estados Unidos en el acuerdo comercial.

Apenas dos días antes, en una sesión de la Oficina Oval con líderes del Congreso demócrata, Trump amenazó con cerrar el gobierno federal si el Congreso no financiaba el muro fronterizo.

El nuevo presidente de México ha enmarcado el debate sobre la migración como un tema de "derechos humanos" y la necesidad de una inversión generadora de empleo en Centroamérica. Pero se ha abstenido de criticar el énfasis de Trump en la aplicación de la ley al enviar tropas a la frontera y erigir nuevas barreras.

Al mismo tiempo, el gobierno de Trump ha estado presionando a México para que acepte un plan controvertido por el cual los solicitantes de asilo que llegan a la frontera suroeste deben permanecer en México mientras las autoridades de EE.UU. evalúan sus solicitudes, un proceso que puede llevar años. La ciudad de México se ha resistido a la idea, al menos sin una infusión significativa de ayuda económica para América Central.

Advertisement

El muro, y la insistencia de Trump en que México se haga cargo de su construcción, fueron temas tóxicos para el ex presidente mexicano Enrique Peña Nieto, cuyo mandato finalizó el 30 de noviembre.

Su gobierno dijo que pagar por el muro estaba fuera de cuestión, y que era una "humillación para México. En dos ocasiones, los viajes planeados de Peña Nieto a Washington para reunirse con Trump fueron cancelados debido a la disputa del muro.

Pero el nuevo líder de México, un izquierdista de toda la vida cuya perspectiva política está muy alejada de la de Trump, ha perseguido una relación cordial con Trump, felicitándolo con frecuencia por su actitud "respetuosa".

Ivanka Trump, la hija y asesora del presidente, tomó una posición de honor junto a la esposa de López Obrador durante su ceremonia de inauguración en el Palacio Nacional.

López Obrador ha dejado en claro que no está buscando una confrontación con la Administración Trump.

"Espero mantener una buena relación con el gobierno de Estados Unidos y convencerlos de que el problema de la migración no se resolverá construyendo muros ni con el uso de la fuerza", dijo López Obrador, entonces presidente electo, en septiembre. En el estado fronterizo de Sonora. "No vamos a luchar con el gobierno de Estados Unidos, y no vamos a luchar con el presidente Donald Trump".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement