Advertisement

México no está preparado para el acuerdo que hizo con EE.UU. sobre solicitantes de asilo, dice el jefe de inmigración

México no está preparado para el acuerdo que hizo con EE.UU. sobre solicitantes de asilo, dice el jefe de inmigración
Unos niños piden cajas de cereal durante un sorteo de alimentos a una cuadra de la frontera en el barrio Zona Norte de Tijuana en noviembre. (Gary Coronado / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

México se enfrenta a una posible corriente de solicitantes de asilo de América Central, posiblemente de miles de personas, desde Estados Unidos en los próximos meses debido a una nueva directiva del gobierno de Trump contra la inmigración ilegal.

Pero el principal funcionario de inmigración de México ha dicho que el país no está preparado para manejar nuevas oleadas de migrantes que enfrentan meses y posiblemente años de retraso antes de la resolución de las solicitudes de asilo presentadas en Estados Unidos.

Advertisement

"No podemos recibirlos", dijo a los reporteros Tonatiuh Guillén, quien encabeza el Instituto Nacional de Migración de México. "No tenemos la capacidad", agregó sin especificar cuánto tiempo le tomaría a México estar listo.

Bajo la nueva política de EE.UU., que se dio a conocer el 20 de diciembre en Washington, los migrantes que solicitan asilo a lo largo de la frontera serán enviados de regreso a México mientras se revisan sus solicitudes, un proceso que puede prolongarse durante meses o años.

Advertisement

Los solicitantes de asilo tendrán la libertad de permanecer en México con visas humanitarias y tendrán derecho a permisos de trabajo mientras sus casos estén pendientes en los tribunales de inmigración de Norteamérica., dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de México.
"No serán detenidos", dijo a periodistas en la Ciudad de México el asesor legal de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, Alejandro Alday.

Los solicitantes de asilo que regresen a México no se verían obligados a permanecer en ciudades de la frontera norte como Tijuana, que se ha estado esforzando por proporcionar alojamiento, alimentos, servicios médicos y otras ayudas a miles de migrantes de América Central que han llegado en caravanas recientes con la esperanza de cruzar a Estados Unidos.

Sin embargo, los funcionarios mexicanos no han aclarado si a los que fueron enviados de regreso a México bajo la nueva política de Estados Unidos también se les proporcionaría refugio y otras necesidades a expensas del gobierno mientras esperaban los resultados de las solicitudes de asilo.

"Estarán en una posición digna en nuestro país", dijo Alday, y agregó que los migrantes retornados llegarían en "una situación de enorme vulnerabilidad".

Advertisement

Las pandillas de criminales han atacado a los migrantes centroamericanos en México. Un par de adolescentes hondureños que viajaron a la frontera como parte de una caravana reciente, fueron asesinados en Tijuana en relación con lo que la policía llamó un robo.

Algunos observadores ya predecían que el cambio de política supondría una carga nueva y sustancial para las ciudades a lo largo de la frontera norte de México.

"Prepárese para una crisis humanitaria en la frontera, más seria que la que ya existe", escribió Denise Dresser, científica política y columnista con sede en la Ciudad de México, en un mensaje de Twitter.

Es imposible predecir cuántos solicitantes de asilo serán devueltos a México bajo las nuevas pautas.

Los analistas dijeron que la nueva política puede disuadir a algunas personas de postularse y hacer que otras abandonen sus casos en Estados Unidos en lugar de quedarse estancados en México durante meses o años.

En el año fiscal más reciente, las autoridades fronterizas de EE.UU. detuvieron a más de 90,000 extranjeros, en su mayoría centroamericanos, quienes afirmaron "un temor creíble" de regresar a sus países de origen, el primer paso en el proceso de asilo. La administración de Trump considera que la mayoría de las reclamaciones son falsas.

Los refugios en ciudades fronterizas mexicanas como Tijuana, Ciudad Juárez y Matamoros ya están casi llenos, según los defensores de los derechos humanos.

Incluso antes de que el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador asumiera el cargo el 1 de diciembre, sus representantes habían estado en conversaciones sobre el asunto con la administración de Trump.

Advertisement

La manera de lidiar con la crisis migratoria, y no ser vista como un ceder a las demandas de Estados Unidos, ha sido un foco importante del nuevo gobierno aquí.

Pero tanto México como Estados Unidos consideraron que el último cambio en la política de asilo fue un movimiento unilateral de Washington.

López Obrador ha buscado tener una relación amistosa con Trump, quien ha amenazado con cerrar la frontera y cortar la ayuda a Centroamérica si no se hace algo para detener la afluencia de migrantes que atraviesan el territorio mexicano y se dirigen a Estados Unidos.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement