Anuncio
Share

OK, boomers, tienen el tiempo, el dinero y las habilidades para trabajar por el bien común

Students hold signs at a Vietnam War protest in 1967
Si este era usted a fines de la década de 1960 y le preocupan los derechos civiles, la justicia económica, así como la crisis climática, puede y debe volver a la acción ahora.
( Neal Ulevich / Associated Press)

Alrededor de 10.000 estadounidenses por día cumplen 60 años (aproximadamente la misma cantidad de estadounidenses que nacen diariamente), y cada uno de nosotros que pase esa marca vivirá, en promedio, 23 años y siete meses más. Esta es la cohorte de los baby boomers y, junto con la “generación silenciosa” de más edad, tenemos el 70% de la riqueza de la nación. Votamos, las personas en el grupo de edad de más de 60 años tenían aproximadamente un 50% más de probabilidades de votar en 2020 que las de 18 a 29 años. Pero también miramos alrededor de cinco horas de televisión al día.

Podemos y debemos hacer más. Estados Unidos se enfrenta a crisis divisivas, y los estadounidenses de edad avanzada, los experimentados, se deben a ellos mismos, así como a sus hijos y nietos, impulsar a la nación en una mejor dirección. Los dos tenemos más de 60 años y esperamos, confiamos, que nuestros compañeros que se preocupan por los derechos civiles, la justicia económica y la cordura ambiental estén listos para dirigir sus habilidades y recursos para la vida hacia el bien común.

Después de todo, en su primer acto, nuestra cohorte participó o fue testigo de profundos cambios políticos y culturales para mejor: nos formamos o fuimos moldeados por, -y también nos beneficiamos-, del movimiento de derechos civiles, el impulso por la igualdad de las mujeres y el movimiento masivo de campañas contra la guerra de Vietnam. Si ahora tiene alrededor de 70 años, tenía alrededor de 20 en el primer Día de la Tierra, lo que significa que había muchas posibilidades de que estuviera en la calle manifestándose.

Por supuesto, no todos los jóvenes de esos años pueden llamarse progresistas. Y entre los que eran, a medida que avanzaba nuestro largo segundo acto, el fervor parece haberse desvanecido. Quizás pensamos que realmente habíamos resuelto estos problemas que nos interesaban, o quizás simplemente nos encontramos comportándonos más como consumidores que como ciudadanos. Muchos de nosotros hicimos las cosas “correctas”, conseguimos trabajos, tuvimos familias, y con el giro político hacia la derecha de la era Reagan, fue más fácil agachar la cabeza, ir a trabajar y atender a nuestras familias y comunidades.

Anuncio

Pero ahora entramos en nuestros últimos años con talentos, sabiduría y, a menudo, con el dinero para ponerlos en práctica. Nuestros hijos y nietos deberían ayudarnos a enfocarnos en el hecho de que, si no actuamos ahora, podemos dejar el mundo en un lugar peor de lo que lo encontramos.

La sabiduría convencional, por supuesto, es que la edad por sí sola hace que la gente sea conservadora. Ciertamente, la derecha trabaja duro para que parezca así: la edad promedio de los espectadores de Fox News es de 68 años. La red Koch y el American Petroleum Institute, por ejemplo, ayudaron a financiar la Asociación 60-Plus, que se ha opuesto a la legislación climática y a la reforma de atención médica. Y cualquiera que sea su política, es posible que esté mostrando una inquietante tendencia hacia el olvido presumido. Por lo tanto, está bien, boomer.

La periodista Jill Filipovic, en su libro “OK Boomer, Let’s Talk”, señaló que, si bien los de nuestro grupo de edad eran buenos padres, ofreciendo a nuestros propios hijos “una base propicia desde la que crecer” y los alentaban a “perseguir sus pasiones”, no hicimos lo suficiente por la sociedad en general. En cambio, votamos por recortes de impuestos.

Bruce Gibney, en su libro “Una generación de sociópatas”, lo expresó así: Los boomers han “destruido un sentido de solidaridad social, un sentido de compromiso con sus conciudadanos. Ese espíritu se ha ido y ha sido reemplazado por un culto al individualismo”.

Las generalidades oscurecen tanto como iluminan: Las mujeres de color en el grupo demográfico de más de 60 años han trabajado más arduamente que nadie para mantener vivo ese sentido de solidaridad y optimismo. Pero es innegable que muchos de los que nacimos hacia el final de la Segunda Guerra Mundial podíamos ir a la universidad y salir con pocas deudas. Si no estábamos apartados de los suburbios, llegamos temprano a la gran escalera mecánica del aumento del valor de los bienes raíces. Trabajamos duro (quizás demasiado, el equilibrio entre el trabajo y la vida personal nunca fue nuestra especialidad), pero ahora es necesario trabajar más.

Aquí hay un ejemplo: Quizás ninguna legislación en la vida de alguien mayor de 60 años ha sido tan transformadora como la Ley de Derechos Electorales de 1965. Verla erosionarse frente a las nuevas leyes de supresión de electores debería ser más que doloroso para nuestra cohorte. Podemos ayudar en esa batalla uniéndonos a las campañas existentes contra la supresión de votantes a nivel estatal y nacional, e invocando nuestros propios recuerdos de todas las ocasiones en que la votación realmente importó, para ayudar a asegurarnos de que nadie lo dé por hecho.

Mientras tanto, los jóvenes, incluida Greta Thunberg, han pedido explícitamente ayuda para abordar la crisis climática. Aquí tiene una opción: Únase a las demostraciones del 29 de octubre que se enfocarán en instituciones financieras gigantes como Chase y Citibank, patrocinadores de la industria de los combustibles fósiles. Sus ejecutivos pueden prestar especial atención si las personas cuyas cuentas de jubilación llenan sus bóvedas asumen la causa.

El liderazgo de la acción progresista proviene principalmente de los jóvenes, como en Black Lives Matter y el Movimiento Sunrise. Pero las personas mayores también pueden ser catalizadores de cambios profundos. No es justo pedir a los jóvenes que salven el mundo ellos mismos, ni es posible.

Si suficientes de los 70 millones de nosotros que hemos pasado la marca de las seis décadas se unen, entonces tenemos una oportunidad. Lo hemos hecho antes.

Akaya Windwood es asesora principal de Third Act, un nuevo esfuerzo para organizar a los estadounidenses mayores. Bill McKibben, fundador del grupo climático 350.org, es cofundador de Third Act.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio