Anuncio
Share
Política

OPINIÓN: Los latinos en alerta máxima

APphoto_Texas Mall Shooting Religion
En esta foto de archivo del 4 de agosto de 2019, la gente se une y reza durante la vigilia de oración del Hope Border Institute en El Paso, Texas, un día después de un tiroteo masivo en una tienda Walmart. Después de la masacre que dejó más de 20 muertos y muchos otros heridos, los residentes están recurriendo a su fe para superar estos tiempos.
(Mark Lambie/AP)

Nuestras fuerzas de seguridad nacional utilizan una serie de cinco niveles progresivos de alerta para determinar la gravedad de una amenaza. Ocurre cuando se rompe alguna barrera, abstracta o física. Comienza en el Nivel 5 cuando todo es glorioso y los unicornios alados vuelan sobre el arcoíris y luego desciende al Nivel 1 cuando se lanzan los misiles nucleares. Lo oímos en las películas todo el tiempo....NORAD ve a DEFCON 2!...y las tropas se apresuran a activar algún plan de antemano ensayado que enfrentará inmediatamente al agresor o al peligro que nos está atacando.

Para nosotros los latinos, el reciente tiroteo en el Walmart de El Paso, ha elevado la amenaza al nivel más alto que podemos alcanzar. La evidencia indica que un nacionalista blanco, vigorizado por la retórica del discurso político, viajó una gran distancia con un plan premeditado para atacar y dar muerte a personas de ascendencia latina. No había distinción entre niños, ancianos o mujeres. El tirador sólo vio objetivos de piel café y desató su plan mortal con precisión militar.

Cuando el entonces candidato Donald Trump hizo su anuncio de que buscaría la presidencia, desató un venenoso ataque verbal contra inmigrantes de México -por parentesco familiar lineal y con el entendimiento de que el ahora primer mandatario es incapaz de hacer una distinción-, y los latinos en general.

Y aunque nuestras comunidades latinas han soportado ser el chivo expiatorio de los fracasos económicos de este país durante décadas, las comunidades latinas se sintieron enojadas y traicionadas. Pensábamos que habíamos sido reconocidos por nuestra contribución a la sociedad en la que vivimos, y en la construcción de nuestra nación en busca de un mejor futuro para todos. Fue un desagradable despertar; nos tomó a todos desprevenidos. Desde entonces sabemos que somos su objetivo político.

Anuncio

En 2017 Donald Trump tomó juramento como presidente de los Estados Unidos y se dedicó a llenar la Casa Blanca con muchos miembros del gabinete que tienen la tarea de implementar sus promesas políticas. Después de un éxodo sin precedentes de funcionarios a través de una puerta giratoria que se mueve a gran velocidad, sólo se han quedado los que idolatran al primer mandatario y los xenófobos.

Las políticas de Trump están separando a los niños de sus padres en la frontera, se presiona a ICE para que sea despiadado, y como resultado la gente muere por las condiciones de encarcelamiento. La retórica se ha hecho realidad... La guerra contra los latinos ahora se intensifica, debemos tomar posiciones defensivas.

Sin decir que Donald Trump dirigió el ataque, no será fácil disociar sus posiciones de los motivos del atacante en los lamentables sucesos de El Paso, Texas.

Anuncio

Cuando Patrick Crusius, de 21 años, de Allen, Texas, entró en el Walmart de El Paso TX, él también se convirtió en una extensión de la guerra contra los latinos al promulgar su plan terrorista. Al igual que James Alex Fields Jr., de 20 años de edad, quien chocó su auto contra una multitud en Charlottesville o Dylann Roof, quien entró en una iglesia negra en Charleston y mató a nueve feligreses negros, la motivación y la intención eran claras. Fueron alimentados por el odio racista generado por un presidente permisivo que tiene innumerables ejemplos de incitación a la violencia en sus mítines políticos. Y ellos han actuado como agentes y soldados en una misión, que en sus mentes, es patriota. Los latinos, estamos ahora en DEFCON 1 de máxima amenaza.

¿A dónde vamos a partir de aquí? No lo sabemos. Pero si no podemos encontrar una manera de reducir las tensiones, podríamos ver más sangre derramada. La democracia es nuestra mejor esperanza, debemos encontrar una manera de neutralizar la naturaleza subversiva del movimiento nacionalista blanco y asegurarnos de que todos entendemos cómo podemos coexistir con el total de nuestras identidades individuales en favor de un bien colectivo.

Desafortunadamente para nosotros, el problema es que no hay un plan. Todos estamos buscando, esperando que un nuevo grupo de líderes se ponga a trabajar.

*Luis Alvarado es un estratega político republicano y presidente de la Mesa Redonda Legislativa Latina y es un experto en asuntos de la comunidad latina.


Anuncio