Anuncio
Share
Política

Los demócratas no pueden ponerse de acuerdo sobre cómo llamar a su investigación de impugnación, y tal vez eso les convenga

Nancy Pelosi, Jerrold Nadler
Jerrold Nadler, presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes (D-N.Y.), izquierda, y Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes.
(J. Scott Applewhite / Associated Press)

Después de meses de discutir públicamente si se debe iniciar una investigación formal de destitución contra el presidente Trump, los demócratas parecen haber resuelto simplemente no decidir, eludiendo un asunto que divide profundamente al partido.

Los líderes demócratas han desdibujado tanto el panorama sobre cómo están manejando el asunto que sus propios miembros ni siquiera se ponen de acuerdo en cómo llamarlo o caracterizarlo. ¿Investigación de impugnación? No necesariamente. ¿Investigación? Tal vez.

Un número creciente de demócratas de la Cámara de Representantes está ansioso por iniciar un proceso de juicio político contra el presidente Trump, ya que la Casa Blanca rechaza la cooperación con múltiples investigaciones del Congreso sobre sus finanzas, negocios y administración.

Los líderes demócratas insisten en que realmente no hace ninguna diferencia y que todo es sólo una cuestión de semántica. Pero al mantener las cosas vagas y confusas, el partido parece estar apostando a que puede mantener la presión investigativa sobre Trump a la vez que evita un feo enfrentamiento interno sobre el juicio político y permite a los miembros describir el proceso como quieran.

El presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler (demócrata de Nueva York), sorprendió a muchos el mes pasado cuando dijo por primera vez que el panel -sin haber votado sobre el asunto- ahora está llevando a cabo un procedimiento formal de destitución, considerando la posibilidad de presentar artículos de remoción al pleno de la Cámara. Los documentos del Comité, por su parte, se refieren a ello como una “investigación”.

Anuncio

“Algunos llaman a este proceso una investigación de impugnación. Otros lo llaman una investigación de destitución. No hay diferencia legal entre estos términos, y no me interesa discutir sobre la nomenclatura”, dijo Nadler el jueves.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata de San Francisco), no ha llegado tan lejos como Nadler, al decir el lunes que la Cámara de Representantes está “en una senda de investigación” que incluye la posibilidad de un juicio político. Pregúntele a cualquiera de los otros 233 demócratas de la Cámara y obtendrá una variedad de respuestas. En una conferencia de prensa el jueves, Pelosi se enfureció con las preguntas que le hicieron para aclarar el asunto.

Los demócratas de la Cámara de Representantes iniciaron una amplia investigación el pasado lunes sobre si el presidente Trump y los funcionarios de la administración han obstruido la justicia, abusado de su poder o han actuado de manera corrupta, una tarea masiva que podría sentar las bases para el juicio político del presidente.

Anuncio

Pero los demócratas en el Comité Judicial de la Cámara fueron aún más lejos en la dirección de los procedimientos de destitución cuando votaron el jueves de manera partidista para establecer las reglas que rodean cualquier audiencia del comité que implique su investigación de impugnación. Las pautas permitirán a los legistas del comité hasta 30 minutos para interrogar a los testigos y darán a los abogados de Trump la oportunidad de participar, entre otros cambios.

Los líderes demócratas de la Cámara de Representantes, sobre todo Pelosi, se han mostrado reacios a llevar a cabo un juicio político a menos que haya pruebas abrumadoras de apoyo bipartidista.

Al mismo tiempo, la estrategia legal de los demócratas para enfrentar a Trump en los tribunales se verá favorecida por el hecho de convencer a los jueces de que están tomando medidas formales para impugnar al presidente, no simplemente buscando escándalos o tratando de avergonzar al mandatario. En una demanda para tratar de obligar al ex asesor de la Casa Blanca Donald McGahn a testificar en respuesta a una citación, los abogados de la Cámara han subrayado que su testimonio podría “determinar si el comité debe recomendar artículos de destitución contra el presidente”.

Pero su lenguaje jurídico no siempre coincide con lo que dicen en otros lugares. El líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny H. Hoyer (demócrata de Maryland), dijo a los periodistas el miércoles por la mañana que la Cámara no está en una investigación de destitución. Más tarde manifestó que pensaba que se le había preguntado si el pleno de la Cámara de Representantes estaba considerando los artículos de un juicio político y dijo que apoyaba la “investigación” del Comité Judicial.

Otros miembros de la dirección demócrata, cuando se les presiona para que definan lo que están haciendo, han rechazado la pregunta. Argumentan que la diferencia entre la impugnación, la investigación de impugnación y la investigación no es importante. Pero eso ignora el hecho de que durante la mayor parte del verano los demócratas de la Cámara lucharon y debatieron sobre si unirse a la creciente lista de miembros que han anunciado su apoyo a una investigación de destitución.

Las encuestas nacionales han encontrado que el público se ha confundido por las conclusiones de la investigación del abogado especial Robert S. Mueller III sobre la interferencia en las elecciones rusas y la posible obstrucción de la justicia por parte del presidente. Los mensajes contradictorios de una investigación de destitución sólo pueden confundir aún más a la gente y dejar la puerta abierta para que los republicanos definan la agenda de los demócratas.

“No sé por qué estamos fingiendo o sacándole la vuelta”, dijo el representante Scott Peters (D-San Diego). “La Constitución nos asigna este deber, cumplamos con él y llamémoslo como es”.

Varios demócratas, en particular los que quieren llevar a cabo un juicio político agresivo, habrían preferido que la Cámara de Representantes tuviera claras sus intenciones en lugar de retroceder en una de las acciones más dramáticas y consecuentes que puede tomar un Congreso.

Anuncio

“Podrías mirar hacia atrás y decir, Dios, ¿no habría sido bueno si tan pronto como el informe Mueller saliera a la luz, nos hubiéramos puesto a trabajar? Cuánto más avanzado estaría esto y cuán coherente sería esta historia para el pueblo estadounidense”, dijo el representante Jared Huffman (demócrata de San Rafael). “No se ha desarrollado de esa manera, desafortunadamente, así que tendremos que hacer todo lo que podamos con lo que tenemos ahora”.

Hace apenas unos meses, la posición de un legislador sobre una investigación de destitución era una parte definitoria de su identidad política. Varios demócratas dijeron a los reporteros que sopesaban seriamente si apoyaban o no una indagación. Algunos miembros, incluyendo la representante Katie Porter (D-Irvine), publicaron videos para explicar su posición a los electores. Los defensores de la impugnación se alegraron cuando el recuento de los partidarios de la impugnación llegó a la mitad de todos los miembros demócratas - una figura simbólica. A principios de este año, Pelosi había argumentado que se estaba prestando demasiada atención a los llamados a juicio político porque sólo provenían de unas tres docenas de los miembros de todo el caucus del partido.

De alguna manera, mantener las cosas ambiguas ha ayudado a Pelosi a reducir las expectativas ahora que más de la mitad de sus miembros quieren una investigación formal. En efecto, los miembros demócratas de base pueden llamar al proceso como quieran. Los progresistas que por mucho tiempo han estado a favor del juicio político pueden decir que la Cámara de Representantes finalmente está avanzando. Los centristas más escépticos pueden seguir hablando de la “investigación” de la presidencia.

El representante Lou Correa (demócrata de Santa Ana) sostiene que la Cámara de Representantes continúa con su “investigación”, aunque dijo que hay poca luz entre una indagación y un juicio político.

“Pregunto a nuestros abogados expertos: ¿Cuál es la diferencia entre lo que estamos haciendo ahora y el juicio político completo? Y dijeron, muy poco”, manifestó Correa, quien forma parte del Comité Judicial. “Es demasiado para algunas personas y no es suficiente para los demás”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio