Anuncio
Share
Política

Gordon Sondland, uno de los testigos clave, elige salvarse a sí mismo y no a Trump

Donald Trump and Gordon Sondland
El presidente Trump es acompañado por Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, en la Base Aérea de Melsbroek en Bruselas el 10 de julio de 2018. (Associated Press)
(Associated Press)

Minutos después de llegar a la audiencia de destitución de la Cámara de Representantes, el embajador Gordon Sondland dejó claro que había ido a salvar su propia reputación, no la del presidente.

Sondland, que fuera leal a Trump -un antiguo donante republicano de Oregón que hizo fortuna en hoteles- le dijo a la ansiosa fila de legisladores que estaba testificando “a pesar de las directivas de la Casa Blanca y del Departamento de Estado que me negara a comparecer, como muchos otros lo han hecho”.

“Acepté testificar porque respeto la gravedad del momento y creo que tengo la obligación de rendir cuentas de mi papel en estos eventos”.

Luego, con un lote de correos electrónicos y nuevos recuerdos en la mano, empezó su comparecencia.

Anuncio

"¿Hubo un ‘intercambio de favores’?”, dijo. “La respuesta es sí"

Hablando lenta y claramente a partir de una declaración preparada durante mucho tiempo, implicó a todo el círculo íntimo del presidente Trump como parte de un plan para exigir a Ucrania que investigara a los rivales políticos de Trump a cambio de la ayuda militar de Estados Unidos y una visita a la Casa Blanca.

“Todo el mundo estaba al tanto”, dijo Sondland repetidamente, negando que dirigiera una “operación deshonesta”.

“Seguimos las órdenes del presidente”, dijo en otro momento.

Anuncio

Sondland, quien ha tratado de minimizar su participación durante semanas, se enfrentaba a un dilema que casi todos en la órbita de Trump enfrentarán tarde o temprano: Sigue con Trump y corre el riesgo de sufrir daños duraderos, o rompe con él y trata de sobrevivir a su ira.

Sean Spicer, entonces secretario de prensa del presidente, lo supo tan pronto como Trump se instaló en la Casa Blanca en 2017, cuando siguió la exigencia del presidente de mentir sobre el tamaño de la multitud en la inauguración.

¿Su recompensa? Unos cuantos tweets de apoyo y una camisa verde neón cuando se convirtió en concursante de “Dancing With the Stars”. Fue expulsado la semana siguiente.

A otros les fue mucho peor.

El ex presidente de la campaña de Trump, Paul Manafort, su primer asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, y su antiguo asesor político, Roger Stone, fueron todos condenados por crímenes después de intentar proteger a Trump. Ahora están esperando indultos.

Otros colaboradores cercanos abandonaron al presidente.

Michael Cohen, abogado de Trump desde hace mucho tiempo en Nueva York, se encuentra en una prisión federal en Otisville, Nueva York, después de declararse culpable de delitos fiscales, bancarios y de financiación de campaña.

Cohen rompió espectacularmente con su antiguo jefe, pintando al presidente en testimonio jurado como un estafador, un tramposo y un racista. Trump ahora se refiere a Cohen como un mentiroso, un fracasado y una rata.

Anuncio

Anthony Scaramucci, quien duró 10 días como director de comunicaciones de la Casa Blanca antes de ser despedido, se ha convertido en un crítico en Twitter a tiempo completo contra su antiguo jefe.

Otros que se unieron a su reputación para triunfar permanecen dentro de la administración. El general William Barr ayudó al presidente a presentar la investigación del consejo especial sobre la intromisión rusa en la campaña de 2016 y la posible obstrucción como una exoneración completa. Algunos de sus antiguos colegas estaban horrorizados, pero Barr se ha mantenido firme.

La asesora especial Kellyanne Conway, la primera en el círculo de Trump en argumentar a favor de “hechos alternativos” en su defensa, ha resistido una disección pública de su matrimonio, ya que su esposo, el abogado conservador George Conway, se ha convertido en un prominente crítico y blanco de Trump.

Los cálculos de Sondland han sido un misterio. Aunque fue confirmado como embajador ante la Unión Europea, Trump confió en él para desempeñar un papel clave en la política de Estados Unidos hacia Ucrania, un país fuera de su cartera oficial.

En octubre, Trump describió a Sondland en un tweet como “un hombre realmente bueno y un gran estadounidense”, y le instó a no testificar.

Sondland estuvo lo suficientemente cerca de Trump como para llamarlo a un teléfono celular desde un restaurante de Kiev el 26 de julio. Durante la llamada de cinco minutos, que dos empleados de la Embajada de Estados Unidos escucharon en la mesa, informó al mandatario sobre sus esfuerzos para que el nuevo presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, anunciara las investigaciones sobre los demócratas que Trump había exigido.

"Él ama tu trasero”, le dijo Sondland a Trump.

“Así es como el presidente Trump y yo nos comunicamos”, explicó Sondland el miércoles, sugiriendo una camaradería. “Usamos muchas palabras insolentes”.

Anuncio

La semana pasada, Trump dijo que no recordaba la llamada de Sondland desde el restaurante de Kiev. Pero, añadió, “Supongo que Sondland se ha quedado con el testimonio de que no hubo un intento de intercambiar favores”.

Pero Sondland no se atuvo a ese testimonio.

El miércoles, dijo que muchas de las demandas de Trump fueron canalizadas indirectamente, a través de su abogado personal Rudolph W. Giuliani.

“No queríamos trabajar con el Sr. Giuliani”, dijo, pero Trump lo exigió.

Aseguró que Giuliani, actuando en nombre de Trump, le dijo que el presidente no se reuniría con Zelensky en la Casa Blanca a menos que abriera investigaciones sobre las elecciones presidenciales de 2016 y Burisma, una compañía energética ucraniana que empleaba al hijo de Joe Biden, Hunter.

Pero ese vínculo no se estableció con tanta claridad cuando se trataba de los 391 millones de dólares en ayuda de seguridad que Trump había retenido, dijo Sondland.

“El presidente Trump nunca me dijo directamente que la ayuda estaba condicionada a las reuniones”, declaró Sondland. “Lo único que obtuvimos directamente de Guiliani fue que las elecciones de 2016 y Burisma estaban condicionadas a la reunión de la Casa Blanca. La ayuda era personal, ya sabes, supongo”.

“Dos más dos es igual a cuatro”, agregó.

Sondland trató de enmarcar sus esfuerzos en cómo hacer lo mejor en una mala situación. Dijo que creía plenamente en la política oficial estadounidense de que Estados Unidos necesitaba poner su dinero y su apoyo público al servicio de los esfuerzos de Ucrania para construir la democracia y combatir la agresión rusa.

“En pocas palabras, jugamos las cartas que nos tocaron”.

Antes de que Sondland subiera al estrado, las revelaciones más perjudiciales de la investigación de la acusación provenían de empleados de carrera del gobierno, que trataban de la obligación de hablar con independencia del partido político. Trump y sus aliados cuestionaron su carácter y patriotismo.

Sondland, por el contrario, es un hombre de negocios como Trump y una persona con renombre político, que se consideraba a sí mismo como un igual, que se dirigía al secretario de Estado como “Mike”, y que bromeaba con el presidente de un país extranjero.

“Ningún testigo ha derrocado tanto a una defensa presidencial como el embajador Sondland desde John Dean”, dijo Tim Naftali, historiador presidencial de la Universidad de Nueva York, quien señaló que Sondland fue nombrado después de donar un millón de dólares a la toma de posesión de Trump.

“No puede ser desacreditado fácilmente”, dijo Naftali. “No se puede prescindir de él por ser un remanente de Obama, ni puede ser descrito como alguien que no tuvo acceso directo al presidente y que está compartiendo rumores”.

A diferencia de las audiencias de impugnación presidencial de 1974 y 1998, las pruebas de la investigación de Trump no han sido reveladas en tiempo real y en la televisión en vivo. Naftali dijo que eso representa un desafío único para los defensores republicanos del presidente, que se han visto obligados a cambiar sus defensas sobre la marcha.

Dean, el ex consejero de la Casa Blanca de Nixon que se volvió contra Nixon durante las audiencias de Watergate, estuvo de acuerdo.

“Es realmente agradable ver a alguien poner al país por encima del espectáculo”, dijo el miércoles en la CNN, durante un receso en el testimonio de Sondland. “Quiere hacer lo correcto y no va a ser influenciado por la presión del presidente”.

Trump, al ver que se desplegaba todo, reaccionó como a menudo lo hace cuando la gente en su órbita se vuelve contra él, tratando de desprestigiarlo.

“No lo conozco muy bien. No he hablado mucho con él”, dijo Trump al salir de la Casa Blanca para realizar un viaje a Texas mientras Sondland permanecía en la mesa de testigos. “Este no es un hombre que conozca bien. Parece un buen tipo”.

El escritor del Times Eli Stokols contribuyó.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio