Anuncio
Share
Política

Columna: Una semana de una guerra inminente que condujo a... ¿qué, exactamente?

Iranian Supreme Leader Ayatollah Ali Khamenei leads a prayer over the coffins of Gen. Qassem Soleimani and his comrades, who were killed in Iraq in a U.S. drone strike.
El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, dirige una oración sobre los ataúdes del general Qassem Suleimani y sus camaradas, que fueron asesinados en Irak en un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos.
(Office of the Iranian Supreme Leader)

Nuestra semana de casi guerra con Irán no terminó en paz, sino en un tenue e improvisado alto el fuego

Antes de que nuestra capacidad de atención nacional pase desapercibida por la destitución y las elecciones primarias de Iowa y Megxit, vale la pena detenerse para recordar que Estados Unidos estuvo al borde de la guerra con Irán la semana pasada.

Dos adversarios que apenas se hablan entre sí lograron evitar una catástrofe, pero todavía hay mucho de qué preocuparse.

El presidente Trump estableció una nueva línea roja: los actos patrocinados por Irán que atacan a los ciudadanos estadounidenses generarán represalias.

Irán perdió a un general de alto rango pero obtuvo un dividendo inesperado: el parlamento iraquí, molesto por los ataques con misiles estadounidenses en territorio iraquí, votó para ordenar que las fuerzas estadounidenses se fueran. La votación no fue vinculante, pero la administración Trump enfrenta un nuevo problema.

Anuncio

Para el final de la semana, Washington y Teherán regresaron a los preámbulos de una guerra que han llevado a cabo durante los últimos 40 años: sanciones económicas de Estados Unidos contra Irán y ataques de poder iraní contra los intereses de EE.UU en el Medio Oriente.

Pero no es el mismo viejo estancamiento. Es peor, por dos razones.

Primero, Irán se ha acercado a un objetivo estratégico: forzar a Estados Unidos a salir de Irak y, finalmente, del resto del Medio Oriente.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, dijo que “la verdadera venganza” por el asesinato del general Qassem Suleimani por parte de EE.UU el 3 de enero sería “cuando Estados Unidos sea expulsado de esta región y su mano agresiva se corte para siempre”.

Anuncio

Los aliados de Irán en Irak están tratando de ayudarlo a cumplir su deseo. Después de que el parlamento de Bagdad aprobó una resolución para expulsar a las tropas estadounidenses, el primer ministro interino de Irak, Adel Abdul Mahdi, le pidió al secretario de Estado Michael R. Pompeo que enviara una delegación para comenzar a planificar una retirada de Estados Unidos.

El Departamento de Estado rechazó esa solicitud, diciendo que las tropas estadounidenses se quedaban y argumentando que la mayoría de los iraquíes no quieren que se vayan. Esta historia no ha terminado.

“Una retirada estadounidense sería una gran victoria iraní", dijo Douglas Ollivant, quien trabajó en la estrategia de Irak bajo los presidentes Obama y George W. Bush. “Lo que está sucediendo [en Irak] va mucho más allá de las expectativas iraníes”.

Irónicamente, sacar a las tropas estadounidenses del Medio Oriente es uno de los pocos objetivos que Trump tiene en común con los líderes islámicos de Irán. Pero probablemente no quiera irse de esta manera: quedarse sin Bagdad mientras crece la influencia de Irán. De hecho, amenazó con imponer sanciones a Irak, un aliado de EE.UU, si intenta expulsar a las tropas estadounidenses.

En segundo lugar, los líderes de ambos países dicen que apoyan la diplomacia, pero su roce con la guerra empeoró las perspectivas de negociaciones.

Trump dijo que estaba “listo para abrazar la paz con todos los que la buscan”, y Pompeo ordenó a las embajadas estadounidenses que eviten reunirse con grupos armados de oposición iraníes porque podría ser “contraproducente para nuestro objetivo político de buscar un acuerdo integral con el régimen iraní".

Irán también trató de sonar razonable. Rouhani habló con el presidente francés, Emmanuel Macron, quien intentó, sin éxito, desempeñar el papel de mediador en el pasado.

E Irán le pidió al primer ministro de su vecino musulmán, Pakistán, Imran Khan, que interceda con Trump, una jugada intrigante, ya que la ex estrella del cricket parece tener una buena relación con el presidente.

Anuncio

Pero nada de eso parece probable que llegue muy lejos.

Trump y Pompeo no han mostrado ninguna señal de que cumplirían la condición de Irán para sentarse a negociar: una reducción de las sanciones de Estados Unidos que han paralizado la economía de Irán. De hecho, Pompeo anunció el viernes varias sanciones nuevas, que se suman a las más de 1.000 que ya están vigentes.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, calificó a Trump de “inestable”, “un matón” y un “negociador poco confiable”. "¿Quién negociaría con un país que ha ignorado todos los demás acuerdos?”, preguntó el año pasado.

Los observadores de Irán creen que Khamenei quiere ver a Trump perder la reelección este otoño, no porque al ayatolá le gusten los candidatos demócratas, sino porque quiere que Trump falle, especialmente después de la muerte de Suleimani.

“Es probable que los iraníes hayan decidido una estrategia de cambio de régimen”, señaló John W. Limbert, uno de los 52 diplomáticos y ciudadanos estadounidenses que fueron rehenes durante 444 días en Irán en 1979 y 1980.

Irán no quiere darle a Trump el impulso político interno que podría obtener de una reunión cumbre con uno de sus líderes.

“Es bastante difícil ver perspectivas brillantes para las negociaciones en este momento”, manifestó Limbert. “Los iraníes van a querer un resultado que puedan pintar como una victoria. Quieren decir que pusieron a los estadounidenses de rodillas. Eso no suena como algo en lo que la administración Trump estaría interesada”.

Los líderes de Irán no están de humor para hacer concesiones a Trump. En cambio, pueden buscar formas de convertirlo en presidente de un solo mandato, tal como creen que la crisis de rehenes condenó la candidatura de reelección del presidente Carter en 1980, tal vez incluso provocando una nueva crisis antes de noviembre.

Anuncio

Hasta entonces, ambas partes necesitarán una diplomacia cuidadosa para evitar que las hostilidades se intensifiquen nuevamente. Nuestra semana de una inminente guerra no terminó en paz, sólo un alto el fuego tenue e improvisado.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio